El Estado registró hasta marzo un déficit de 7.600 millones de euros por la crisis y las ayudas sociales

El superávit de la Seguridad Social cae 2.627 millones de euros

387 millones obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos de ejecución presupuestaria que adelantó el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña. El déficit obtenido debe analizarse teniendo en cuenta el impacto de las diferentes medidas tomadas por el Gobierno para aumentar la liquidez de empresas y familias, además de la menor recaudación, debida a la situación económica actual. Los impuestos directos se situaron en 20.919 millones de euros, un 10,7 por ciento menos. El IRPF disminuye un 9,7 por ciento debido a la caída en las retenciones de trabajo, principalmente por la deducción de hasta cuatrocientos euros, así como por la debilidad del mercado laboral.
En los tres primeros meses del año, la deducción de hasta cuatrocientos euros supuso 1.280 millones de euros. En el Impuesto de Sociedades, la tasa de descenso es de un 32,3%, aunque este dato no es significativo y habrá que esperar al primer pago fraccionado en el mes de abril.
Por otra parte, las cuentas de la Seguridad Social arrojaron un saldo positivo de 8.249,24 millones de euros a 31 de marzo de 2009, frente a 10.876,61 millones de euros obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos de ejecución reflejados en el Sistema de información contable de la Seguridad Social. De este modo, el superávit se redujo en 2.627 millones de euros. Las cotizaciones sociales ascendieron a 26.208,86 millones de euros, lo que representa una disminución interanual de 2,39 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año anterior. En conjunto, la Seguridad Social prevé ingresar este ejercicio un total de 112.436,60 millones de euros en concepto de cotizaciones sociales.