El CRE de Londres no se renueva porque dos de las listas previstas no se presentaron

Al no concurrir la única lista válida, 'Agrupación Popular Española en el Reino Unido', se vio obligada por la normativa a obtener los votos del 10% de inscritos en el CERA, algo casi imposible

El motivo no era otro que poner de manifiesto algunos de los problemas existentes en la legislación actual, como por ejemplo la obligación de obtener el 10% de los votos cuando solo exista una lista válida. En este caso concreto tendrían que obtener unos 4.200 votos.

Hay que tener en cuenta que en las últimas elecciones al CRE de Londres votaron 480 personas. En los comicios al Parlamento europeo la cifra fue ligeramente superior a 2.000 y en las generales de 2008 el número de votos no llegó a 5.000.

Sin embargo, lo que de verdad llevó a los representantes de la ‘Agrupación’ a tomar esta decisión fue poner de manifiesto que los representantes de las listas de ‘Coalición de Españoles en Londres’ y ‘Españoles en el Reino Unido’ habían utilizado su conocimiento de dicha norma para distorsionar el proceso democrático.

El representante legal de la ‘Agrupación Popular en el Reino Unido’, Rodrigo Rodríguez, declaraba que “nuestra Agrupación cuenta con más de 300 miembros y casi 1.000 simpatizantes. Para obtener el 51% de los votos en la últimas elecciones hubiesemos necesitado 241 votos. Creo que está claro quién hubiese sido el ganador de estas elecciones”.

Asimismo ponía de manifiesto el extraño hecho de que los líderes de las otras listas hayan estado en continuo contacto con el Consulado pero hayan decidido no presentarse. “Considero un insulto a la democracia y, sobre todo, al personal del Consulado, lo que estas personas han hecho. Han asediado al Consulado sin parar y después han decidido no presentarse”, señaló Rodríguez.

Desde la Agrupación Popular quieren promover una reflexión sobre la existente legislación en la materia y que, en su opinión, el Consulado espanol en Londres, cumpliendo de una manera impecable en todo momento con la normativa vigente, se ha visto obligado a dedicar recursos humanos y económicos a un proceso que desde un principio estaba abocado al fracaso.