El Centro Salamanca de Buenos Aires acoge la obra ‘Carmen, la flor del embrujo’

Basada en la obra de Bizet y Mérimée el espectáculo dio inicio a las actividades culturales de la entidad para este año

‘Carmen, la flor del embrujo’ está basado en la obra de Georges Bizet y Prosper Mérimée, con la adaptación y dirección de Mony Gally y la producción ejecutiva de Liliana Montiel, siendo presentada en esta ocasión en el escenario del Centro Salamanca de Buenos Aires.
La introducción estuvo a cargo del presidente de la institución salmantina, Manuel Pascua Hernández, expresando su complacencia por la apertura de las actividades culturales del año 2009, con la presentación de éste espectáculo artístico musical.
El espectáculo se desarrolló en ocho escenas, caracterizadas cada una de ellas con distintos motivos musicales: la primera ‘Embrújame’, taranto; la segunda, ‘Tabacalera’, con tangos, cante y jaleo, y marcha; la tercera, ‘Prisión’, con el movimiento lento del adagio; la cuarta, ‘Taberna’, con el ritmo movedizo y vivaz de la seguidilla, sevillanas, fandangos, bulerías, alegrías, romeras y tangos. ‘La farruca’ para la quinta escena, ‘Habitación de Carmen’; la sexta escena, ‘En la montaña’, con ‘Oye como te digo, que no me hablen de amor’, soleá. En la séptima escena, ‘Ala corrida’. Pasodoble y el ‘Final’ en la octava escena.
Mónica Galli, brillante cantante y bailarina, directora del coro rociero del Rincón Familiar Andaluz, de la ciudad de Buenos Aires, fue la responsable de la puesta en escena y directora general de la obra.
Alejandra Fernández, figura central de ésta producción y el elenco integrado por artistas que dan realce al espectáculo logran una brillante puesta en escena.
La directora Mony Gally tuvo una brillante participación en el cante, luciéndose una vez con el encanto y la frescura con su voz cálida y expresiva. El bailaor Juan Naranjo luce en la obra, con fuerza, ritmo y estilo.
Las bailaoras pusieron su nota de gracia y color con el movimiento de la danza y en el plano musical sobresalen los excelentes intérpretes de la guitarra Sergio Enrique y Gonzalo Gainza, de bien ganado prestigio en el ambiente flamenco de Buenos Aires.
La escenografía, el sonido y la iluminación cumplieron acabadamente su objetivo, arribándose así al buen resultado final del espectáculo, que contó también con el aporte de Liliana Montiel, plenamente identificada con la música y la comunidad española en Argentina quién, desde la producción ejecutiva colaboró para el logro de un exitoso resultado, demostrado por la cálida acogida del público que, completando el aforo del salón, premio a los artistas con cerrados aplausos y exclamaciones de júbilo.