El Centro Galicia de Buenos Aires acoge una romería para clausurar el Mes de la Hispanidad

Vila Alén, presidente de la Federación de Sociedades Españolas, expresó su pesar por la crisis catalana

José María Vila Alén dando su discurso.
Acudieron las entidades españolas en Argentina.
Cientos de personas se animaron a acudir a la romería.
En el festejo se degustaron platos típicos españoles.

A esta cita acudieron las más altas autoridades representativas del Gobierno español en el país austral, como el embajador, Javier Sandomingo; el cónsul general en Buenos Aires, Rafael Tormo; y el consejero de Empleo y Seguridad Social, José Luis Mira Lema.

Una vez concluido el acto religioso, las autoridades acudieron a una recepción acompañadas por algunos de los directivos más importantes de las instituciones de la colectividad.

Entre ellos destacó la presencia del presidente de la Federación de Sociedades Españolas de Argentina, José María Vila Alén, y el presidente de la Asociación Patriótica y Cultural Española, Horacio Selas. Estas dos entidades son las responsables de la organización de los festejos por el Mes de la Hispanidad. Además, acudió el presidente de la Federación de Sociedades Castellanas y Leonesas, Pedro Bello, y la presidenta del Consejo de Residentes Españoles (CRE) de Buenos Aires, María Teresa Michelón Martínez.

José María Vila Alén, que también preside el Centro Galicia de Buenos Aires, fue el encargado de dar la bienvenida a todos los presentes. En su discurso inaugural puso en relieve la importancia que tiene reunirse para celebrar el Día Nacional de España. Se refirió al descubrimiento de América como un hecho, entre tantos otros, que dio lugar a la grandeza histórica de España, y a que en la actualidad el idioma español sea hablado por más de 500 millones de personas en 21 países.

A continuación, centró la atención en el tema de mayor importancia de la actualidad en España, la declaración independentista de Cataluña .

Después de felicitar al embajador por lo expresado en los últimos días al respecto y señalar que “ha estado brillante, dando argumentos sólidos e irrebatibles”, Sandomingo comenzó hablando sobre cómo le impactó personalmente la crisis catalana: “Estos días los estoy pasando mal, estoy triste, a veces furioso, porque nosotros, que no siempre hemos sido capaces de organizar nuestra convivencia de manera civilizada y pacífica, llevábamos 40 años en los que lo habíamos conseguido y en los que hemos vivido los momentos más prósperos y creativos de nuestra historia. Ahora estamos poniendo en peligro esa convivencia por motivos absolutamente innecesarios y que no tienen razón de ser”.

No obstante, se mostró optimista en que todo se resolverá pacíficamente y de la mejor manera. “Creo que al final conseguiremos superar esta situación y, como solemos hacerlo, saldremos más fortalecidos, porque cada vez que damos uno o dos pasos atrás, luego damos seis o siete zancadas hacia adelante, y lo haremos todos juntos porque son nuestros paisanos”, resaltó.

Con esta misma idea de unión, lamentó el hecho habitual de la ausencia de las colectividades catalana y vasca en los festejos por el Mes de la Hispanidad, por lo que animó a todos los directivos presentes “a que hagáis un esfuerzo para que el año que viene nuestros amigos catalanes y nuestros amigos vascos también estén aquí y que les digan que los esperamos con los brazos abiertos porque son uno más de nosotros”.

El embajador concluyó su intervención expresando el honor sentido al ser el representante de España en Argentina, “un honor doble por serlo en un país tan cercano a nosotros en tantos aspectos, y un honor triple o cuádruple por el hecho de que lo más inmediato que tengo que representar aquí es a todos vosotros. Quiero que sepáis que siempre lo haré lo mejor que pueda para que nuestra dignidad colectiva y nuestra personalidad histórica esté lo mejor representada y defendida posible, porque sé que ustedes lo hacéis todos los días del año”.

Posteriormente, las autoridades se trasladaron hasta el solar en el que se encontraban los chiringuitos con comidas típicas españolas y en el que se ubicó el escenario principal en el que a lo largo de toda la tarde se desarrolló un espectáculo artístico con la participación de numerosos grupos de música y baile de diversas instituciones de la colectividad.