El Centro Federico García Lorca representó a la colonia en el Desfile de la Independencia Argentina

La delegación andaluza fue la más numerosa de las colectividades que participaron en Tucumán

La comitiva del Centro Andaluz Federico García Lorca de Tucumán en el desfile de la celebración de la Independencia.
Niñas y jóvenes del cuerpo de baile de la Institución guiadas por su profesora Sandra Maldonado, junto a señoras ataviadas con trajes típicos andaluces, mantones y abanicos.
Una pareja de socios mayores, vestidos a la usanza de la época, representaban a los inmigrantes a su llegada a este país, llevando en sus manos un enorme canasto con alimentos y una antigua valija de madera.
La amplia delegación del Centro Andaluz Federico García Lorca de Tucumán en la celebración de la Independencia.

Desde 1991 cuando el presidente de la Nación argentina en ejercicio de sus funciones decretó que esta ciudad de Tucumán fuera Capital de la República el día de la Declaración de la Independencia, cada 9 de julio los tucumanos vivimos una jornada de fiesta que este año fue especial por cuanto, además de los festejos por el bicentenario de la Revolución de Mayo, después de una década retornó el desfile cívico- militar.
La máxima autoridad nacional, la presidenta Cristina Fernández, vino a presidir junto a todo su gabinete los actos conmemorativos. En horas de la mañana se hicieron presentes en el Salón de la Jura de la Independencia Argentina en el solar de la Casa Histórica donde rindieron homenaje a los próceres de l816 y en horas de la tarde presenciaron el multitudinario desfile en el Parque Centenario 9 de Julio.
Originalidad
El Ente Tucumán de Cultura organizó este importante acontecimiento invitando a las colectividades asentadas en esta ciudad a participar activamente del mismo.
La colectividad andaluza estuvo representada exclusivamente por el Centro Andaluz Federico García Lorca y fue la más numerosa. Más de 70 de sus miembros desfilaron a lo largo del extenso recorrido fijado por los organizadores, destacándose por su originalidad.
Encabezando el grupo, una pareja de socios mayores, vestidos a la usanza de la época, representaban a los inmigrantes a su llegada a este país, llevando en sus manos un enorme canasto con alimentos y una antigua valija de madera. Luego, integrantes de la sub-comisión de jóvenes portaban banderas y estandartes identificatorios y a continuación, junto a señoras ataviadas con trajes típicos andaluces, mantones y abanicos, niñas y jóvenes del cuerpo de baile de la Institución guiadas por su profesora Sandra Maldonado, hicieron la delicia de autoridades y público asistente pues no dejaron de bailar por sevillanas mientras recorrían el trayecto prefijado.
La comisión directiva del centro felicitó y agradeció a todos los socios que representaron tan dignamente al mismo desafiando la fría temperatura reinante ése día y su inestimable colaboración.