Depositar el voto en una urna pero sin mesas electorales

La modificación propuesta por la Comisión  Constitucional incluye lo que se denomina voto en urna de los residentes en el extranjero.
Sin embargo no se trata propiamente del voto en urna que conocemos y que se realiza en una mesa electoral. Se trata simplemente de depositar el voto en una urna situada en el consulado, sección consular “o en los lugares que, a tal efecto, se habiliten para ello”. Sí es cierto que se le añaden ciertas garantías hasta ahora no contempladas.
En concreto, en el que sería el punto 5 del artículo 75 se indica que la urna estará custodiada por un funcionario consular y podrán estar presentes representantes de las candidaturas.
En estas urnas se podrá depositar el voto “el miércoles, jueves y viernes anteriores al día de la elección”.
Para ello, el elector acreditará su identidad ante el funcionario consular mediante el pasaporte, el DNI o la certificación de nacionalidad o de inscripción en el Registro de Matricula Consular expedidas por el Consulado en el país de residencia y, “previa exhibición y entrega” de uno de los certificados de inscripción en CERA que previamente ha recibido, depositará el sobre dirigido a la Junta Electoral competente para su escrutinio, una vez que el funcionario consular estampe en dicho sobre el sello de la Oficina Consular en el que conste la fecha de su depósito.
Asimismo, los responsables consulares deberán ocuparse de la guarda y custodia de las urnas y, al finalizar el plazo, expedir un acta que contendrá el número de certificaciones censales recibidas y las incidencias, si las hubiera.
Al día siguiente, es decir el sábado anterior al día de la votación, los sobres y el acta se enviarán al Ministerio de Asuntos Exteriores, desde donde se procederá al envío urgente de dichos sobres a las juntas electorales correspondientes.