De Santiago-Juárez confirma contactos inmediatos para impulsar la reunión de presidentes

También para firman con el País Vasco un convenio

De Santiago-Juárez recuerda que en la última reunión del Grupo de Comunidades para el Desarrollo de los Estatutos se acordó, a propuesta de Castilla y León, que el Grupo de Trabajo organizase un encuentro previo de altos cargos de cada comunidad que sirviera como “reunión preparatoria” del encuentro de presidentes. El consejero y portavoz señala que esta reunión política sería un “paso intermedio” antes de la convocatoria dirigida a los máximos responsables autonómicos.
En esta reunión se quieren abordar cuestiones que son competencia exclusiva de las autonomías y que coinciden, como señala de Santiago-Juárez, con los asuntos que “más preocupan” a los ciudadanos como la sanidad, la educación o los servicios sociales, eso sí, en el marco de una convocatoria que “no va contra nadie” y que se debe convertir en un “espacio de encuentro y reflexión” de las comunidades autónomas sobre su “funcionamiento, evolución y futuro”.
Todos estas cuestiones se analizarán también dentro del próximo encuentro del Grupo de Comunidades para el Desarrollo de los Estatutos que tendrá lugar en Santiago de Compostela los próximos 26 y 27 de septiembre.
Acuerdo con el País Vasco
El consejero de la Presidencia y portavoz también anticipa que se mantendrán los contactos para cerrar las bases de un acuerdo de colaboración con el Gobierno del País Vasco. El pasado julio, durante la reunión de comunidades de Logroño, trasladó personalmente al secretario general de la Presidencia vasco el interés de Castilla y León por rubricar un convenio que recoja, en líneas generales, la colaboración “al servicio de los ciudadanos” que nuestra Comunidad ya ha plasmado con otros 14 territorios españoles en lo que va de legislatura.
Junto a los convenios suscritos con las comunidades que “abrazan” a Castilla y León se han alcanzado acuerdos con otras con las que no se comparten límites territoriales, como las que forman parte del Grupo de Comunidades para el Desarrollo de los Estatutos, una iniciativa que De Santiago-Juárez califica como “especialmente exitosa”. Cuando se puso en marcha, en 2008, estaba compuesta por los gobiernos que se habían dotado de un estatuto de “tercera generación”, entre ellos el de Castilla y León. Poco a poco se ha ido abriendo a la presencia de otros territorios hasta la actualidad, donde ya suma 13 integrantes.