Celebración de la festividad de la Mare de Déu por la Casa Regional de Valencia de Sevilla

En un entrañable acto se impuso la insignia de oro a la Camarera de la Virgen

Con el arzobispo de Sevilla en la iglesia de San Esteban para la ofrenda a la Dolorosa.
Directiva, socios y falleras en la iglesia de San Vicente para la ofrenda de flores a la Virgen.

Con un día soleado y precioso, como suele ser normal por estas fechas, antes de dirigirse a la Iglesia de San Vicente Martir, donde se venera a la Mare de Déu, un grupo formado por señoras vestidas de valencianas, alicantinas y flamencas, así como caballeros con el traje típico valenciano, se dirigieron a la iglesia de San Esteban, en la cual se ubica la Virgen de los Desamparados sevillana, es decir, una imagen preciosa de la Virgen. Esta Virgen Dolorosa  sale en procesión por las calles de Sevilla el Martes Santo y en su frontal ocupa un lugar preferente la Geperudeta.

Al terminar la misa de esta hermandad, la comitiva entró en la iglesia haciendo una ofrenda de flores a la Virgen sevillana. Fuimos recibidos por el Arzobispo de Sevilla, quien dió una bendición especial a todos los que participaron en la ofrenda.

De allí partieron a la iglesia de San Vicente donde tenían la misa a la Mare de Déu a la una de la tarde. Se celebró una ofrenda de flores a la Virgen, la cual se encontraba entronizada en el altar mayor de la parroquia. A continuación se celebró una misa cantada, al terminar ésta se cantó la Salve y a continuación se disparó una gran traca en la plaza colindante a la parroquia.

Finalizados los actos religiosos, un gran número de socios se reunió en el Hotel Bécquer de Sevilla, en el que  celebraron una gran comida, y un gran acto de confraternidad valenciana, concediéndole la insignia de oro de la Asociación a la Camarera de la Virgen, que además de Camarera es también su florista.

Con la tarde ya avanzada se despidieron recordando con cariño y emoción todos los sentimientos que habiamos sentido en tan entranñables actos.