Casa de Galicia de Montevideo llega a un acuerdo con sus acreedores y deja atrás la posibilidad de quiebra

La entidad abonará un total de 24 millones de dólares

Manuel Ramos.

“Con 18 millones de euros de deuda y 25 millones de patrimonio, era inviable Casa de Galicia, pero hoy es una realidad que ya hemos superado y hoy es viable, puede pagar sus deudas y después llegar a la excelencia”, aseguró su presidente Manuel Ramos tras sentenciar el juez uruguayo la aceptación del concurso de acreedores con una conformidad del 80% de los mismos.

La justicia uruguaya tuvo que realizar el procedimiento de puro trámite citando a una junta de acreedores donde no se presentó nadie porque la directiva de Casa de Galicia había logrado “tanto en dinero como en firmas una mayoría abrumadora de alrededor de un 80% por lo que el juez homologó el nuevo convenio y a partir de ahí sí diríamos que Casa de Galicia está afuera”, aseguró Ramos quién expresó también que “es el último esfuerzo que estamos haciendo más allá de que hay que seguir trabajando en todo lo que hace para lograr cosas, la excelencia de la atención que también es una meta”.

Justamente sobre esta meta explicó que “no tanto queremos tener una meta en cantidad de socios, aunque queremos llegar a 70.000 (hoy tiene 60.000), sino en calidad, llegar a la excelencia y tener todo lo que tiene que tener una institución de asistencia médica colectiva para llegar a todos los socios y darles la tranquilidad y seguridad de que su salud está bien cuidada”.

Por otra parte también aclaró aspectos financieros de esta fórmula que ha logrado erradicar la quiebra de Casa de Galicia, precisando que “nosotros comenzaríamos a pagar la cantidad establecido en el acuerdo con los acreedores, que es de 24 millones de dólares, en el mes de diciembre, porque en el mes de noviembre de este año se terminan de pagar la deuda pactada con la Dirección General Impositiva y con el Banco de Previsión Social, que es una cantidad muy grande”.

Explicó Ramos que “el primer año, a partir de diciembre, cobrarán los pequeños deudores, con los que tenemos una deuda de hasta 150.000 dólares con cada uno de ellos (alrededor de 700 acreedores), y después quedan los grandes acreedores con los que a medida que se pueda arreglar una quita importante de la deuda se les podrá pagar en forma anticipada o mantener el acuerdo durante 15 o 20 años”, aseguró Ramos.

Tras vencer esta instancia judicial el presidente de Casa de Galicia reflexionó acerca del futuro de la institución gallega con más socios de la diáspora que “es promisorio y muy bueno, tenemos que seguir apuntando cosas pero indudablemente nos va a poner en un lugar de preferencia en el mercado”.

Finalmente expresó que “el apoyo de la Xunta de Galicia es fundamental y va a seguir siendo fundamental. El presidente Feijóo nos recibió a la semana de haber asumido el cargo, le planteamos y nos dijo que volviéramos cuando tuviera todo el equipo formado, cosa que haremos en un mes y aguardamos que la Xunta siga ayudando a Casa de Galicia para equiparla como debe estar”.