Barreda anuncia que el Gobierno autonómico invertirá 190 millones para luchar contra el paro

El presidente destacó que beneficiará a 90.000 personas y aportará respaldo financiero a las empresas

Barreda, ante los datos relacionados con el aumento del desempleo, ha resaltado que la Comunidad “no mira hacia otro lado”.
Según ha explicado el presidente, serán alrededor de 90.000 personas las que podrán beneficiarse de estas actuaciones dirigidas a la mejora de la formación y la recualificación de trabajadores desempleados y ocupados; el apoyo a las empresas en la formación de trabajadores adecuada a sus necesidades en sectores estratégicos para el desarrollo económico regional.
Asimismo, esta inversión se destinará a la orientación profesional para el empleo y el autoempleo de trabajadores en paro; ayudas para las empresas para fomentar la contratación indefinida; impulso a la contratación en prácticas de jóvenes cualificados; búsqueda de nuevos yacimientos de empleo; extensión del ‘cheque-empleo’ a hombres mayores de 45 años, así como apoyo decidido a los trabajadores autónomos y a las empresas de economía social.
Así lo ha manifestado Barreda durante el pleno extraordinario de las Cortes regionales para analizar el incremento del paro durante el último año. En su intervención, ha desgranado cada una de las medidas adoptadas por el Ejecutivo castellano-manchego en estos frentes y ha insistido en que “nuestra misión en estos momentos es atender de forma individualizada y personal a todos los trabajadores en situación de desempleo para que puedan regresar cuanto antes al mercado de trabajo”.
Cuatro herramientas
Barreda ha explicado que este trabajo se está desarrollando a través de cuatro herramientas básicas: el diálogo social, la colaboración con los Ayuntamientos y las empresas y la mejora continua y constante del Servicio Público de Empleo de Castilla-La Mancha (Sepecam).
Por medio de estas herramientas, ha señalado que en 2008 fueron 32.000 personas paradas las que han tenido una oportunidad de empleo, con una inversión de casi 70 millones de euros; y más de 73.000 trabajadores han participado en acciones formativas del Sepecam, dedicándose más de 100 millones de euros.
“No olvidemos que estamos viviendo un tiempo desconocido, la primera gran crisis de la mundialización”, ha recordado el presidente, y aunque ha reconocido que los datos del desempleo son preocupantes para Castilla-La Mancha “como para toda España y todo el mundo”, tiene confianza en las posibilidades de la región para salir adelante, ya que “sólo confiando en nosotros mismos y todos juntos remando en la misma dirección vamos a ser capaces de superar esta situación y mirar hacia el futuro”.
Datos del desempleo
Respecto al paro registrado, el presidente ha indicado que, en febrero, la región cuenta con 155.680 personas desempleadas, incrementándose en 2008 en 55.862 personas, de las que 34.322 lo han hecho en el último trimestre. Por sexos, el paro está afectando de manera más significativa a los hombres, con un crecimiento de los parados de más del 114%.
Por sectores, la construcción y los servicios acumulan más del 77% del aumento de desempleados en el último año, mientras que Guadalajara y Toledo registran más de la mitad del incremento del paro, en gran medida por el “efecto frontera” con Madrid, tras exportar trabajadores ahora se importa paro.


Un Estatuto que proteja a la región

El presidente, José María Barreda ha asegurado, tras el cierre del plazo de presentación de enmiendas a la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha que quiere “que se apruebe un buen Estatuto que defienda los intereses de la región”. “He dialogado, negociado y flexibilizado”, afirmó Barreda, que explicó que el Grupo Parlamentario Socialista ha aceptado nuestros planteamientos, así como el Gobierno de España y eso se ha concretado en las enmiendas presentadas.
Barreda ha explicado que el Grupo Parlamentario Socialista ha presentado sus enmiendas manteniendo la fecha de 2015 para el final del trasvase Tajo-Segura, asegurando una reserva estratégica de al menos 600 hectómetros cúbicos no trasvasables en los embalses de cabecera que serían para uso de la cuenca del Tajo.