Asesinado un sacerdote español en Cuba

El cadáver de Mariano Arroyo fue encontrado en la casa parroquial del Santuario de la Virgen de Regla, en La Habana

El obispo de Santander, Vicente Jiménez Zamora, ha expresado su "profundo dolor" y su "más enérgica protesta" por el asesinato del sacerdote cántabro Mariano Arroyo, cuyo cadáver fue hallado en la casa parroquial del Santuario de la Virgen de Regla, en La Habana

Jiménez Zamora afirma, en un comunicado que, en estos "tristes momentos" la fe y el dolor unen en la oración a la familia del religioso asesinado, a sus amigos y a la Archidiócesis de San Cristóbal de La Habana, donde ejercía su ministerio "este buen sacerdote entregado al Servicio del Evangelio, de los más pobres y necesitados".

El obispo pide a Dios que conceda el "descanso eterno" al sacerdote cántabro y que "convierta el corazón de piedra en corazón de carne de los causantes de esta triste muerte, que es semilla del Reino de Dios".

El cadáver del párroco de Regla, que era natural de la localidad cántabra de Cabezón de la Sal, fue encontrado apuñalado y quemado, y es el segundo caso de un sacerdote español asesinado este año en Cuba.