Ambas entidades hubiesen deseado menos complicaciones

Las divergencias entre Galicia Saúde y el Centro Gallego que están reflejadas en el texto final del acta también fueron reafirmadas por Vello y López Dobarro en sus declaraciones a la prensa. Así, el presidente del Centro Gallego expresó: “Queríamos que este traspaso viniera con la tranquilidad de que todas las pautas laborales estaban cumplidas; lamentablemente no es así, y no es lo único que el Centro Gallego asume haciéndose cargo de problemas económicos anteriores” y añadió: “De la misma manera que estamos solucionando todo para que esta casa pueda continuar, tengan la seguridad de que dentro de nuestras posibilidades lo que quedó en el camino también será solucionado por el Centro Gallego”.
Por su parte, López Dobarro afirmó que el traspaso del personal se demoró “de manera excesiva e inexplicable” y que debería haberse realizado con anterioridad “dada la implicación que tiene para las más de 1.200 familias que viven de sus salarios y de lo que el hospital del Centro Gallego genera”. Además, recordó que el traspaso se produjo gracias a que Galicia Saúde inició el pasado 27 de abril una notificación formal para motorizar esta acción, y subrayó que cuando tomó la gestión del hospital, la Fundación “se hizo cargo de un montón de responsabilidades impagas hasta ese momento por el Centro Gallego”.  
El representante de la Fundación Galicia Saúde recalcó que la Xunta de Galicia fue la responsable de tomar la iniciativa de devolver la gestión del hospital al Centro Gallego, tal como lo pidió Vello durante la campaña electoral que lo puso al frente de la institución, y concluyó: “Los gobiernos no escapan a sus obligaciones, y la Xunta de Galicia es un gobierno serio que no sólo tiene que velar por la gestión de la Fundación en lo que le compete, sino también por los gallegos que viven en Argentina y por los ciudadanos que viviendo en Galicia pagan sus impuestos y tienen derecho a que su dinero sea gestionado de la mejor manera y con la mayor eficiencia posible”.