3.000 agentes controlarán el tráfico de drogas en el entorno de las escuelas

El plan responde a la disminución de la edad de inicio del consumo

El ministro del Interior justificó el dispositivo en la disminución de la edad de inicio en el consumo hasta situarse en los 14 ó 15 años.
El ministro del Interior explicó que el plan complementa a otro que entró en vigor el 2 de enero y que está centrado en la vigilancia de las zonas de ocio y de diversión, y añadió que ambos dispositivos se extenderán al menos durante los próximos dos años. En cuanto al plan para luchar contra el tráfico de drogas a pequeña escala y el consumo de estupefacientes, el objetivo es conseguir que la enseñanza y la formación de los niños y jóvenes se realicen en un entorno de convivencia seguro y saludable. Según la información del Ministerio del Interior, el consumo de estas sustancias se traduce en el aumento del número de menores que demandan tratamientos contra la adicción.
Pequeña escala
Los planes operativos sobre el entornos de los centros escolares contarán con una serie de medidas concretas, que se se centrarán en los grupos o personas que a pequeña escala centran su actividad delictiva en las inmediaciones de las zonas educativas, de forma que las grandes organizaciones de narcotráfico seguirán recibiendo un tratamiento específico y diferenciado. Se elaborará un Mapa de Puntos de Riesgo específico para zonas escolares que servirá para planificar intervenciones puntuales y elaborar planes concretos, según informó el Ministerio del Interior.
El Ministro del Interior también presentó el Plan Estratégico de Respuesta Policial al Tráfico Minorista y Consumo de Drogas en las Zonas de Ocio y Diversión, que entró en vigor el 2 de enero y se extenderá al menos dos años. El plan recoge una serie de actuaciones que se desarrollarán para incrementar la presión sobre quienes desarrollan estas actividades ilegales e impedir y erradicar el tráfico ilícito de drogas en los espacios utilizados por los ciudadanos para el ocio y el esparcimiento. El objetivo es garantizar el desarrollo de las actividades de ocio y diversión en entornos seguros y saludables.
Además, los agentes dirigirán su actuación hacia el control y la sanción de la tenencia y consumo de drogas en vía y locales públicos, de forma que actuarán en contra de los locales y establecimientos en los que se tolere o favorezca el consumo de dichas sustancias. Para ello se elaborará un Mapa de Puntos de Riesgo, específico para zonas de ocio y diversión, que servirá de guía para la planificación de los Planes Operativos.