ESPECIAL NÚMERO 1.000

Modernización, protección y futuro en Castilla y León

Por Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León

Alfonso Fernández Mañueco.

España Exterior publica su número 1.000 y lo considero una excelente noticia. Suponen nada menos que 24 años de trabajo duro y dedicación constante para atender las necesidades informativas de los españoles a los que las circunstancias de la vida les hace vivir lejos de nuestra Patria.

En este tiempo, transcurrido desde su fundación, se ha ganado por derecho propio ocupar uno de los principales espacios en el ámbito de la información relacionada con la emigración española convirtiéndose así en una referencia fundamental y necesaria de toda la colectividad española en el exterior.

Un instrumento muy valioso para reforzar vínculos y consolidar lazos en la distancia. Mi más cordial enhorabuena por tan encomiable labor y mis sinceros deseos de que pueda continuar con ella muchos años más. Agradezco también la oportunidad que me brinda para dirigirme a todos los castellanos y leoneses que residís y trabajáis fuera de nuestras fronteras.

A todos os digo que sois una parte muy importante de Castilla y León. Vuestra presencia y recuerdo entre nosotros es constante.

Os llevo en el corazón, y siempre estaré agradecido al afecto que recibo de vosotros y al cariño con el que me habéis tratado cuando he tenido la oportunidad de visitaros en alguno de los centros y comunidades que sostenéis con vuestro amor a Castilla y León.

Todos hacéis, día a día, que Castilla y León y, por ende, España, esté muy presente en el lugar del mundo donde os podáis encontrar.

Porque cada uno de nuestros paisanos en el exterior sois siempre imagen de Castilla y León. Sois una parte muy importante de ella y sois un camino de llegar a ella. Como personas y como profesionales que seguís manteniendo los vínculos con la tierra que os vio nacer o de donde proceden vuestros ancestros sois y seréis siempre nuestros inigualables heraldos.

Por eso os necesitamos. Necesitamos vuestra colaboración para que Castilla y León siga haciéndose viva y presente fuera de sus fronteras. Necesitamos vuestro orgullo por vuestra tierra y que los demás perciban ese orgullo a la hora de acercarse y conocer a Castilla y León.

En resumidas cuentas, cada uno de vosotros es nuestro mejor embajador.

Plenamente consciente de este protagonismo que asumen los castellanos y leoneses del exterior, nuestro Estatuto de Autonomía recoge “el reconocimiento de su origen o procedencia y el derecho a colaborar y compartir la vida social y cultural de Castilla y León”.

Junto a ello, establece como uno de los más importantes principios rectores de las políticas públicas de la Comunidad “el ejercicio efectivo del derecho de los ciudadanos de Castilla y León a vivir y trabajar en su propia tierra, creando las condiciones que favorezcan el retorno de quienes viven en el exterior y su reagrupación familiar”.

Como es lógico, este ha sido siempre uno de los más importantes objetivos de cualquier Gobierno de Castilla y León y, por supuesto, lo es también del mío. Para ello, en diciembre de 2020 aprobamos un importante documento estratégico como es el III Plan de la Ciudadanía Castellana y Leonesa en el Exterior 2021-2024.

Contempla ayudas para la protección de los castellanos y leoneses residentes en el exterior que se encuentren en situación de necesidad –algo especialmente importante en estos duros momentos-, se establecen líneas de colaboración y de soporte financiero a las entidades y asociaciones de nuestra tierra y se favorece el retorno de ciudadanos y oriundos de Castilla y León que así lo deseen, a través de iniciativas como el ‘Pasaporte de vuelta’. 

El Gobierno que me honro en presidir en Castilla y León no olvidará nunca a sus hijos que viven lejos de ella. Queremos, por el contrario, revivir y fortalecer nuestros lazos afectivos.

Y resulta especialmente reconfortante que una parte muy importante de vosotros no olvidéis nunca los vínculos con vuestra tierra de origen. A todos vosotros, quisiera enviaros un mensaje de esperanza y optimismo sobre Castilla y León.

Hemos vivido momentos muy dolorosos en esta pandemia del Covid-19.  Una pandemia global que todos hemos sufrido, con pérdida de seres queridos, que ha impedido el contacto personal, que ha limitado la expresión de nuestros afectos a familiares y amigos.

Por fortuna, en Castilla y León, gracias al refuerzo sanitario y a la esperanza de la vacunación, atisbamos ya la luz al final de este túnel y esperamos que todos los países del mundo puedan seguir pronto la misma senda.

A pesar de la dureza de la crisis, mi Gobierno en la Junta de Castilla y León ha continuado trabajando para impulsar el cambio que comenzamos en 2019, al principio de esta legislatura, para impulsar la modernización, la protección de las personas y las oportunidades de futuro.

Afrontamos el futuro desde un profundo proceso de modernización. En todos los ámbitos de nuestra sociedad. En la economía. En la administración. En los servicios públicos. En las áreas urbanas y el mundo rural.

Un camino que comienza por el impulso de una nueva economía, que responda a los desafíos del futuro en una imparable globalización. Dando el impulso a sectores estratégicos que aportan estabilidad y calidad en el empleo, como la industria de la automoción o la producción energética. Con un sector agroindustrial moderno y competitivo.

Modernización y nueva economía que implican profundizar en la transformación digital, especialmente en conectividad. Porque los nuevos tiempos exigen avanzar en la digitalización de la información, la producción y la prestación de servicios, como la telemedicina, la teleasistencia avanzada para nuestros mayores o el teletrabajo.

Modernización que, en fin, supone también apostar por la sostenibilidad. Muy conscientes del protagonismo que están adquiriendo la economía sostenible, el llamado “reto verde”, y los objetivos de la Agenda 2030.

Es precisamente a través de instrumentos como España Exterior como podéis conocer de primera mano este importante esfuerzo de toda la sociedad de Castilla y León que, evidentemente, contribuirá a que nuestra tierra –vuestra tierra- sea un lugar más próspero y con mayor bienestar.

Y, con estas claves, aspiramos a que nuestra tierra se vuelva a llenar de gente, haciendo de Castilla y León una tierra suficientemente atractiva para que vengan otros, especialmente los que de ella salieron tiempo atrás.

Este es, en suma, el mensaje que quisiera hacer llegar a todos cuantos lean estas líneas. El mensaje de mi Gobierno en una Comunidad en progreso y modernización, integradora y abierta a cuantos quieran acercarse a ella. Y, en este empeño contamos con el esfuerzo de todos los castellanos y leoneses, vivan donde vivan.

Con mi agradecimiento, una vez más, a España Exterior, que me permite transmitir este mensaje.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *