Miranda recorre la situación actual ante la pandemia de los gallegos en Suiza, Francia y Liechtenstein

El secretario xeral da Emigración concluye así esta nueva ronda de contactos con la colectividad gallega de Europa, después de mantener un encuentro telemático previo con la de Alemania, Reino Unido y Portugal

Un momento del encuentro telemático.

El secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, quiso hacer un recorrido por la realidad de la colectividad gallega en Europa en esta crisis que el coronavirus está causando en todo el mundo con diferente intensidad. Así, luego de un encuentro telemático con los gallegos de Alemania, Reino Unido y Portugal, el titular del departamento autonómico celebró una videoconferencia con los de Suiza, Francia y Liechtenstein. Los dos primeros países destacan por ser los estados del viejo continente con una mayor presencia gallega, ocupando el primer y segundo puesto, respectivamente, en la lista de habitantes de origen gallego empadronados.

Suiza, receptor histórico de la emigración gallega, especialmente en la segunda mitad del siglo, alberga hoy un total de 41.106 habitantes de origen gallego, erigiéndose en el quinto país del mundo con más presencia gallega. Francia, por su parte, ocupa el octavo lugar en la lista mundial con 19.362, por delante de otros como Alemania o el Reino Unido. La reunión virtual sirvió, además, para recoger las distintas necesidades y situaciones de los centros gallegos situados en estos territorios.

Más de una decena de entidades

La videoconferencia contó con la representación de la Asociación Rosalía de Castro de Berna, el Centro Gallego de Lucerna, la Promoción de la Cultura Galega, la Asociación Cultural Galega ‘A Roda’, la asociación ‘As Xeitosiñas’ Grupo de Baile y Banda de Gaitas de Zúrich, el Centro Recreativo Cultural Ourense, la Sociedade A Nosa Galiza, la Sociedade Galega Sementeira, el Centro Galego de Olten, la Peña Española de Grabs, Val do Rhin, el Centro Gallego de Marsella y el Centro Español Apóstol Santiago de Liechtenstein.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *