Medio millar de personas celebran en Curitiba la Fiesta del Rocío

Es la 29ª edición que organiza la Casa de Andalucía de la ciudad brasileña

Casa de Andalucía de Curitiba
Llegada de la imagen de la Virgen del Rocío.

La fiesta del Rocío ya es tradicional en Curitiba, una fiesta que este año celebró su 29ºedición. Es una fiesta muy esperada por su sentido gastronómico, cultural y religioso.

La paella es uno de los grandes atractivos de la fiesta ya que se prepara para 500 persona. “Antiguamente se hacían varias paellas, pero la encargada de la cocina, María Blanca Barco, decidió que era mejor cocinar una sola. Entonces, su marido, cónsul honorario de España en aquel entonces, Saturnio Hernando, fue a una fábrica de trabajan con hierro y encargó esa paella”. Con los años se ha formado un gran equipo de cocina, que sigue dirigiendo Blanca Barco a sus 85 años acompañada por Aurelio Baggio.

La fiesta no es solo la comida, hay todo un trabajo por detrás que no se ve, desde el envío de invitaciones para la fiesta a 1.800 familias, la decoración con 2.000 farolillos que dan un aire andaluz, los paneles con imágenes de Andalucía, el escenario y las mesas para acomodar a 500 personas, además del todo el equipo que trabaja y baila, llegando a 600 personas.

“La fiesta atrae a mucha gente, sea por la devoción, por la tradición o por la paella”, cuenta Blanca Hernando, presidenta de la Casa de Andalucía. La entrada de la Virgen del Rocío con el ‘Salve Rocío’ y todos los que la siguen detrás es muy emocionante, no hay quien no suelte una lágrima, sea por devoción, o por recordar a sus seres queridos.

Casa de Andalucía de Curitiba
Los grupos de baile sobre el escenario.

“Es una fiesta que hace que los andaluces vuelvan a sus orígenes. En cada edición participan más andaluces, y son descendientes de tercera generación que quieren rescatar su historia. Muchos de ellos ya no tienen a sus abuelos o bisabuelos vivos, pero quieren honrar su memoria y pasarles a sus hijos una tradición y no solo una nacionalidad”, comenta Blanca Hernando que también es cónsul honoraria de España en Curitiba. “No hay que olvidar que el Estado del Paraná recibió un número muy alto de andaluces a finales del siglo XIX”, añade.

La presidenta del Centro Español, María del Carmen Pastor, cuyo padre era de Macael, Almería, agradeció a todos su presencia y destacó que es importante la participación de la comunidad andaluza para el mantenimiento de las tradiciones.

Tradición que es mantenida por el Grupo Luna de Sevilla, dirigido por maestro, director y coreógrafo Aurelio Baggio desde hace 26 años, El grupo de baile brindó al público tangos, soleá, rumbas y sevillanas. Los niños, como siempre, fueron la alegría de la fiesta. Los profesores agradecieron a los padres que se dedican semanalmente para que sus hijos aprendan a bailar.

Para terminar la fiesta, el público se lanzó a bailar por sevillanas que pusieron el punto final a una fiesta que no quería terminar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.