Entrevista con el exsecretario xeral da Emigración de la Xunta de Galicia, Antonio Rodríguez Miranda

“Más de 100.000 gallegos del exterior han sido atendidos en esta legislatura mediante alguno de nuestros programas sociales”

“El gran cambio en estos años ha sido, sin duda, convertir a Galicia en tierra de retorno. Si el siglo pasado fue el de la emigración, queremos que este siglo sea el de retorno a Galicia de los emigrantes, de los hijos y nietos de aquellos que un día tuvieron que partir”

Antonio Rodríguez Miranda
El exsecretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda.

Antonio Rodríguez Miranda ha cumplido algo más de once años dirigiendo la política de la Xunta de Galicia a favor de los gallegos residentes en el exterior como secretario xeral da Emigración. Ante la próxima cita electoral, Rodríguez Miranda -que deja su cargo para ir en las listas del PPdeG- hace balance de lo realizado, describe la situación presente de la diáspora gallega y adelanta las líneas de actuación para el futuro.

-Desde diciembre de 2012 es usted el responsable de las políticas dirigidas a la Galicia exterior y al retorno. ¿Cuál es la situación de la diáspora gallega ahora mismo y en qué se diferencia de la que se encontró cuando accedió al cargo?

Nuestro compromiso se mantiene con la misma intensidad que el primer día. Las prioridades han sido y son la atención a la colectividad en el exterior y el retorno. En este sentido, hemos trabajado durante esta década. El gran cambio en estos años ha sido, sin duda, convertir a Galicia en tierra de retorno. Si el siglo pasado fue el de la emigración, queremos que este siglo sea el de retorno a Galicia de los emigrantes, de los hijos y nietos de aquellos que un día tuvieron que partir.

Por este motivo, pusimos en marcha una primera Estrategia Retorna, a la que hemos dado continuidad con una segunda que estamos impulsando para traer de vuelta a casa a 30.000 gallegos del exterior, el 60% de ellos menores de 45 años.

Las cifras corroboran el éxito de estas políticas: según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, sólo el último año han retornado casi 8.000 gallegos, en lo que supone el mejor número desde que hay registros.

Y todo ello sin olvidarnos de nuestra colectividad, presente en más de 140 países de todo el mundo, y con la que hemos reforzado los programas de atención social, fortalecido los vínculos con las nuevas generaciones y con las entidades gallegas, e impulsado iniciativas de proyección exterior de Galicia.

Para dibujar la imagen de la situación actual de nuestra colectividad tenemos que analizar los países más relevantes por presencia de conciudadanos gallegos, y vemos que las circunstancias económicas, sociales y políticas en muchos de ellos, situados en el continente americano, se han degradado muy significativamente en los últimos años, una situación muy distinta a los situados en Europa. Desde el punto de vista cuantitativo podemos afirmar con orgullo que desde 2009 tenemos casi 23.000 emigrantes menos, es decir, personas que nacieron en Galicia y residen en el exterior, solo en este último año, esta cifra descendió en más de 5.600 personas, y al mismo tiempo, logramos saldos migratorios positivos récord y cifras de retorno nunca antes registradas.

Todo ello acompañado de unas políticas públicas por parte de la Xunta de Galicia que han estado en constante evolución, que han sabido adaptarse, de forma rápida y eficaz, a las circunstancias cambiantes de los países más importantes con presencia de conciudadanos gallegos, incluida una pandemia.

-¿Cómo ha cambiado la relación de los gallegos del exterior con el Gobierno autonómico en este tiempo y cuáles son las demandas más relevantes de la colectividad?

Durante estos años creo que puedo decir con orgullo que hemos estrechado los lazos con nuestra colectividad, con esa Galicia exterior que es una parte igual de relevante, en nuestro pasado y para nuestro futuro, que la Galicia territorial.

Esa Galicia exterior suma más de medio millón de gallegos que representan lo mejor de nuestra sociedad por todo el mundo, siendo un ejemplo de creatividad, de innovación, de perseverancia, de integración, de diversidad y de solidaridad; y, por supuesto, de amor a las raíces. Por este motivo, nuestro trabajo consiste en adaptarnos a sus demandas, en saber estar ahí, apoyando a esa Galicia que crece más allá de las fronteras de nuestra tierra, colaborando con ellos, con los centros y asociaciones, impulsando iniciativas, promoviendo su desarrollo personal y colectivo, y facilitando, en todos los casos en los que lo desean, el retorno a casa, a su hogar, a una Galicia que los espera con los brazos abiertos.

-En su tarea al frente de la Secretaría Xeral da Emigración se podría diferenciar entre la atención a los ciudadanos gallegos en el exterior, la atención a las comunidades gallegas y todo lo referido al retorno. En el primer ámbito el programa de ayudas individuales a los emigrantes necesitados es el que cuenta con una mayor dotación presupuestaria. ¿Cuál ha sido la evolución de esta iniciativa en sus años al frente de la Secretaría da Emigración?

Somos conscientes de la muy difícil situación que atraviesan muchos de los gallegos que viven en el exterior, una realidad a la que no queremos ni podemos ver ajenos.

Le voy a dar un dato: para el año que viene el presupuesto de estas ayudas es de 4 millones de euros, es decir, el doble que en el año 2013, cuando inicié mi responsabilidad como secretario xeral da Emigración. Un esfuerzo que vale la pena, y que no hace sino reflejar el compromiso continuo de la Xunta con las personas gallegas en situación de vulnerabilidad alrededor del mundo.

“Solo en la última legislatura destinamos unos 13 millones de euros a las ayudas económicas individuales, llegando a más de 7.000 familias gallegas cada año y este año también reforzamos el presupuesto de ayudas a los casi 200 centros gallegos del mundo, poniendo a su disposición 3,2 millones de euros”

También es un importante esfuerzo y compromiso con la gestión eficiente de este tipo de ayudas de carácter social, que antes de que termine este mes se publicará la orden para este 2024, por lo que, no solo llegaremos a más gente con ese incremento presupuestario que comentaba, sino que recibirán su ayuda atendiendo así a la necesidad de dotar de recursos a estas familias lo más rápido posible.

De este modo, sólo en la última legislatura destinamos unos 13 millones de euros a solo estas ayudas económicas individuales de carácter social, llegando a más de 7.000 familias gallegas cada año, especialmente afectadas por las dificultades de esta época. Un apoyo que intensificamos de modo especial durante los años de pandemia.

-¿Qué otras acciones realizan para apoyar a nuestros emigrantes?

Las políticas sociales son una de nuestras prioridades, y más en un momento económico como el actual y por ello desarrollamos múltiples programas en este sentido. Hemos multiplicado nuestros esfuerzos con el objetivo de dar la mayor cobertura posible a todos los gallegos del exterior y, de modo más concreto, a quienes residen en países cuya situación previa ya era preocupante, o se encuentran en un estado de mayor vulnerabilidad.

Más de 100.000 gallegos del exterior han sido atendidos en esta legislatura mediante alguno de nuestros programas sociales: ayudas económicas individuales, apoyo directo a residencias de ancianos y centros de día, programas de medicinas, coberturas sanitarias básicas, ayudas de emergencia o oficinas sociales situadas en los centros gallegos, son algunos de los mecanismos para llegar cada día a más gallegos y gallegas del exterior que lo necesitan.

-En cuanto a las comunidades gallegas en el exterior, en líneas generales, ¿cuál es su situación actual? ¿Cómo les ha afectado la pandemia a los centros y qué ayudas ofreció la Xunta, a través de la Secretaría, para paliar sus efectos?

Las comunidades gallegas en el exterior son el mejor ejemplo de la capacidad de Galicia y de los gallegos para adaptarse a la evolución de los tiempos y a las dificultades de cada momento, esa inmensa capacidad de resiliencia, la innata ‘afouteza galega’.

Unas comunidades que trabajan para apoyar a los gallegos del exterior, sí, pero también para mantener su legado y seguir conservando y transmitiendo nuestra cultura. Y unas comunidades que durante los años de pandemia volvieron a ser ejemplo de humanidad, de compromiso firme con los más necesitados, y de voluntad de servicio: garantizando su pervivencia; readaptando las distintas actividades; y apostando por las nuevas tecnologías para mantener el contacto.

En esta legislatura que ha estado marcada profundamente por la pandemia, como bien recuerdas, que afectó de forma muy profunda al funcionamiento y obtención de recursos de nuestras entidades, la Xunta reforzó y adaptó en semanas las líneas de ayudas para que nuestras entidades pudieran hacer frente al pago de sus gastos fijos como alquileres o suministros, aun estando cerradas. Y lo que es más grave, tuvimos que hacer un esfuerzo especial para suplir a quien realmente es responsable y tienen las competencias, el Estado español, que en el momento que las entidades más lo necesitaban, se puso de espaldas a nuestra colectividad en el exterior, eliminando las ayudas más importantes que otorgaba a nuestros centros.

-Siguiendo con los centros, la renovación generacional o la unificación siguen siendo asuntos pendientes ¿Desde su punto de vista qué camino deben seguir estas entidades para garantizar su continuidad?

Creo sinceramente que en ambos procesos se han dado y se están dando pasos importantes. Del mismo modo que creo que nuestro trabajo es acompañarlos en este camino, respetándolos y ofreciéndoles nuestro apoyo para garantizar el futuro de nuestras entidades.

Un futuro que pasa, qué duda cabe, por apostar por la incorporación de los jóvenes a las tareas y responsabilidades asociativas, garantizando de este modo la esencia de esa galleguidad universal que se materializa a través de los centros y casas de Galicia esparcidos por el mundo.

Antonio Rodríguez Miranda
Miranda afirma que ha visitado prácticamente todos los 200 centros gallegos que hay en el exterior.

Desde el Gobierno gallego estamos convencidos de que los jóvenes son el presente y el futuro de Galicia y pensando en ellos trabajamos en la Galicia exterior con distintos programas ya consolidados.A través de las Escolas Abertas, los Obradoiros, o el Conecta con Galicia –que actualizamos a ese Conecta con el Camino para disfrutar de la experiencia xacobea– acercamos la Galicia territorial a esa otra Galicia exterior, poblada por miles de descendientes de gallegos que mantienen firme el vínculo con nuestra tierra.

Pero también hemos adaptado nuestras políticas culturales a las necesidades de las nuevas generaciones de gallegos en el exterior como pueden ser la formación en lengua y cultura, a través de medios telemáticos o la apertura de la red de bibliotecas de Galicia a todos los gallegos del exterior. El Centro Dramático Gallego cruzó el Atlántico por primera vez en su historia en esta legislatura para representar obras de teatro gallego en diferentes países de América, pero también nuestro cine estuvo presente, ya que, en colaboración con la Academia Galega do Audiovisual, llevamos ya dos años proyectando el cine gallego más premiado en nuestras entidades del exterior. Todo esto solo es una muestra del esfuerzo que estamos haciendo para desarrollar todo un conjunto de acciones transversales con las que llegar cada día a más juventud en el exterior.

-¿Qué otras actuaciones dirigidas a los centros desarrolla la Secretaría Xeral da Emigración?

Nuestros centros son la esencia de la galleguidad, por eso nuestro trabajo con ellos y la relación que mantenemos es continua. Algo que, por supuesto, se materializa en muchas y diversas iniciativas.

Así, y más allá de los programas ya mencionados que facilitan su funcionamiento, la mejora de sus infraestructuras y el refuerzo de sus actividades, desde hace muchos años impulsamos iniciativas como los Obradoiros y las Escolas Abertas, programas que resultan fundamentales para transmitir nuestra cultura y la integración de la nueva generación de gallegos en el exterior.

Conscientes de su importancia, este año también reforzamos el presupuesto de ayudas a los casi 200 centros gallegos del mundo, poniendo a su disposición 3,2 millones de euros.

-¿Considera que existe una relación cercana y próxima entre la Administración autonómica y las comunidades gallegas? En estos años al frente de la Secretaría Xeral, ¿cuántas entidades ha visitado?

Por supuesto, nuestra relación es cotidiana. Como le decía, las entidades son parte de nuestro quehacer diario y una parte muy importante de esa galleguidad universal. Por este motivo, cada año que comienza analizamos y reforzamos los mecanismos de trabajo que unen la Galicia territorial con esa Galicia exterior, con la voluntad de seguir colaborando para garantizar su presente y su futuro.

Una cooperación que se plasma, por supuesto, en compartir vivencias, celebraciones y jornadas que facilitan, precisamente, el refuerzo de los vínculos. En estar presente de forma continua.

En el Registro de la galleguidad tenemos cerca de 200 entidades esparcidas por todo el mundo. Uruguay, Argentina, Cuba, Venezuela, Perú, Costa Rica, Chile, Brasil, Alemania, Bélgica, Francia, Portugal, Reino Unido, Suiza, Canadá, Estados Unidos… Podría decirle que durante estos años he tenido la suerte de visitarlos a prácticamente todos y sólo puedo estar agradecido por su recibimiento y por redescubrir Galicia en cada uno de esos rincones.

-En los últimos años el fomento del retorno se ha situado como una prioridad dentro de las políticas de la Secretaría da Emigración. ¿Por qué?

Son varios los motivos que nos hacen estar convencidos de que el siglo XXI será el del retorno. Un proceso que desde la Xunta apoyamos con una primera Estrategia Retorna a la que, después de prorrogarse dos años con motivo de la pandemia, le hemos dado un mayor impulso con la nueva Estrategia Galicia Retorna que abarca hasta el 2026.

Esta apuesta se sustenta sobre tres realidades. Una legal, apoyada, entre otras normas, por el propio Estatuto de Autonomía de Galicia, que confiere a los gallegos y gallegas de la diáspora el derecho a volver a casa. Otra demográfica, porque a nadie se le escapa que Galicia, como el resto de occidente, viene experimentando en las últimas décadas un importante proceso de transformación social. Y una tercera, que hace del retorno una oportunidad que posibilita la mejora de la competitividad y productividad del tejido empresarial.

-El programa de Bolsas Excelencia Mocidade Exterior (BEME) se ha convertido en una de las joyas de la corona de la política hacia la Galicia exterior. ¿Cuáles son los principales datos de esta iniciativa (presupuesto, número de beneficiarios, cuántas personas deciden quedarse en Galicia, etc.)?

Efectivamente, las becas BEME es una de las iniciativas de la que nos sentimos más orgullosos. Un programa que facilita la vuelta a casa de gallegos que muy jóvenes tuvieron que salir en plena crisis económica de la pasada década y que ahora regresan, siendo aún jóvenes, pero con la experiencia de haber vivido, estudiado y trabajado en el extranjero, y con el convencimiento de que es Galicia, su tierra, el lugar donde quieren desarrollar su vida. Pero también es el regreso de los hijos y nietos de aquellos que un día tuvieron que partir, para construir la Galicia de hoy. En ambos casos, se incentiva el retorno del talento gallego, la mejora de nuestra tierra y el desarrollo de cientos de historias personales, académicas y profesionales.

“Con las becas BEME y las de Formación Profesional, en esta legislatura, hemos ofrecido ya cerca 2.000 oportunidades de retorno, fortaleciendo Galicia a través de la educación y de la integración profesional. Además del apoyo financiero, las becas cuentan con un acompañamiento desde las oficinas de retorno y una orientación laboral personalizada de este modo conseguimos que más del 80% de los becados se queden en Galicia”

Con las becas de máster y Formación Profesional, en esta legislatura, hemos ofrecido ya cerca 2.000 oportunidades de retorno, fortaleciendo Galicia a través de la educación y de la integración profesional. Una apuesta que reforzamos este año, con 250 becas que, además, incrementan de nuevo su cuantía, lo que eleva el presupuesto total por encima de los 2,5 millones, 250.000 euros más que en la anterior convocatoria.

Cada uno de los beneficiarios dispondrá, así, de una beca para cursar sus estudios de postgrado en las universidades del sistema público gallego, con una cuantía que oscila entre los 8.000 y los 12.500 euros. Esta cifra varía en función de la duración del máster y del origen geográfico de los estudiantes.

Pero, además del apoyo financiero, las becas cuentan con un acompañamiento desde las oficinas de retorno y una orientación laboral personalizada, que facilita el retorno activo de nuestros jóvenes y su integración definitiva, respaldados por una oferta académica alineada con las necesidades del tejido productivo y laboral. De este modo conseguimos que más del 80% de los becados se queden en Galicia, impulsando aquí sus proyectos familiares y profesionales.

-Usted ha señalado en varias ocasiones que el puntal de las políticas de retorno son las oficinas de asesoramiento. ¿Podría explicar con más detalle esta idea?

Efectivamente, estas oficinas son como la guinda del pastel del retorno. Cada año son más los gallegos que regresan a Galicia. Como le decía, solo el último año cerca de 8.000 personas decidieron volver a nuestra tierra, un récord en la serie histórica. Para todos ellos, para atender sus necesidades y demandas y acompañarlos personalmente en el proceso de retorno, pusimos en marcha estas oficinas en Santiago, A Coruña, Lugo, Ourense y Vigo.

Unas oficinas que cuentan con personal cualificado para resolver dudas y facilitar orientación, no sólo a la hora de realizar trámites, sino también desde el punto de vista social, para el acceso al mercado laboral, para conocer las distintas ayudas o prestaciones a las que pueden optar o tienen derecho, o incluso en el ámbito fiscal.

“Las oficinas de asesoramiento al retorno, desde que iniciaron su actividad en el año 2020, han atendido a cerca de 16.000 personas con sus familias y han dado respuesta a más de 60.000 consultas. Y este año hemos superado las 700 iniciativas emprendedoras de retornados que se pusieron en marcha con apoyo de la Xunta de Galicia”

Además, acabamos de activar la primera Oficina Móvil de Atención a las Personas Emigrantes Retornadas, que está recorriendo Galicia para acercar los servicios y apoyos necesarios a los retornados, abarcando las villas del rural gallego y su zona de influencia. Los diferentes ayuntamientos de Galicia están recibiendo la visita de esta oficina itinerante, asegurando de este modo que nadie se quede sin acceso a las herramientas y recursos necesarios para facilitar su establecimiento en Galicia tras el retorno.

Por darte un dato que muestra la importancia de estas Oficinas, desde que iniciaron su actividad en el año 2020, han atendido a cerca de 16.000 personas con sus familias y han dado respuesta a más de 60.000 consultas.

-¿Qué otras iniciativas ha puesto en marcha para facilitar el regreso a la Comunidad de los gallegos en el exterior?

Tenemos en marcha una ambiciosa Estrategia que se extiende hasta el 2026 y que, entre medidas propias y transversales, suma 450 millones para facilitar el retorno a Galicia de 30.000 gallegos en este período.

Esta Estrategia suma 100 medidas distribuidas en cuatro áreas prioritarias: de asesoramiento y seguimiento, social, educativa y laboral.

Ahí figuran iniciativas como las mencionadas BEME o las oficinas, pero existen muchas más actuaciones. Por ejemplo, en el área social estamos facilitando el acceso a los retornados a todas las prestaciones a las que tienen derecho, desde la tarjeta sanitaria hasta la Tarxeta Benvida en el caso de los recién nacidos o el Carné Xove que ofrece importantes descuentos a nuestros jóvenes.

Antonio Rodríguez Miranda
El extitular de Emigración destaca la importancia de la Estratexia Galicia Retorna que cuenta con 450 millones de euros.

También me gustaría destacar otra de nuestras grandes líneas de actuación, como es el programa de ayuda al retornado emprendedor. Una iniciativa que facilita la puesta en marcha de negocios a los gallegos y gallegas que han vuelto a casa, facilitándoles apoyos que pueden alcanzar los 10.000 euros por persona y proyecto. Este es otro de los programas que más satisfacciones nos aporta ya que este año hemos superado las 700 iniciativas emprendedoras de retornados que se pusieron en marcha con este incentivo de la Xunta de Galicia.

Y todo ello sin olvidar las ayudas extraordinarias para gastos de retorno, que con un máximo de 6.000 euros, tiene por objeto ayudar con los gastos extraordinarios en el momento de la llegada. En este 2023 hemos ampliado su presupuesto en 1 millón de euros, hasta los 2,7, para no dejar sin este apoyo a ninguna de las más de las 900 familias que la han recibido.

-En el último año se han aprobado dos medidas muy importantes para los españoles residentes en el exterior. Por un lado, se ha facilitado el acceso a la nacionalidad a través de la Ley de Memoria Democrática. Por otro, se ha eliminado el voto rogado y se ha mejorado el sistema de participación electoral. ¿Qué opinión le merecen estas dos medidas?

Nuestra idea es clara: apostamos por una ley de nacionalidad específica sin plazos ni limitaciones ideológicas, que desvincule el acceso a la nacionalidad de la ideología para que puedan recuperarla todos los descendientes.

No tiene ningún sentido vincular la nacionalidad con los tristes y lamentables acontecimientos que vivió España durante la Guerra Civil y con la dictadura. La ciudadanía española no puede depender del plazo ni de las causas por las que se dejó España: el exilio, sí, pero también otros motivos como las causas económicas deben tenerse en cuenta a la hora de conseguir la nacionalidad.

“Desde el Gobierno actual no han desarrollado todas las posibilidades previstas en la modificación de la LOREG para acercar los centros de depósito de voto a los lugares de residencia de los ciudadanos en el exterior. En estas elecciones gallegas solo se ha hecho con el Consulado Honorario de Valencia en Venezuela, aunque hubiera sido muy necesario extenderlo a los consulados honorarios de Mar de Plata en Argentina o el de Santos en Brasil, por citar dos de los ejemplos más relevantes”

En cuanto al voto rogado, en Galicia lo tuvimos siempre claro: era un sistema que dificultaba enormemente el ejercicio de un derecho fundamental y que, por lo tanto, debía ser cambiado.

Estoy orgulloso de que mi partido haya sido impulsor y partícipe de este cambio, que es de justicia. Este Partido Popular de Fraga, de Feijóo y ahora del presidente Rueda que está siempre atento a las necesidades de nuestros ciudadanos en el exterior y toma medidas para atenderlas.

Las últimas elecciones demuestran que el nuevo sistema es mucho más efectivo, registrándose un aumento de la participación. Un sistema que nosotros siempre hemos promovido y defendido con la voluntad de que los ciudadanos que residen fuera pudiesen recuperar el ejercicio real de este derecho fundamental.

-Respecto al procedimiento de voto para las próximas elecciones autonómicas del 18 de febrero de 2024, ¿puede la Xunta proponer cuáles serán los centros habilitados para el depósito de los sobres de votación dada la amplia extensión de centros gallegos esparcidos por todo el mundo?

Es una competencia que corresponde en exclusiva al Estado español y lamentablemente desde el Gobierno actual no han desarrollado todas las posibilidades previstas en la modificación de la LOREG para acercar los centros de depósito de voto a los lugares de residencia de los ciudadanos en el exterior. La ley permite que se pudieran extender a los consulados honorarios e incluso a los diferentes centros que agrupan a la colectividad española en el exterior. En estas elecciones gallegas solo se ha hecho con el Consulado Honorario de Valencia en Venezuela, aunque hubiera sido muy necesario también extenderlo a lugares como el consulado honorario de Mar de Plata en Argentina o el Consulado Honorario de Santos en Brasil, por citar dos de los ejemplos más relevantes y que reiteradamente los propios CRE habían demandado.

-Ahora deja su cargo para presentarse en las listas del PPdeG por Ourense…

Seguiré actuando como lo he hecho durante toda mi vida. Con la máxima dedicación y entrega esos miles de gallegos del exterior que tanto me han dado y a los que nunca podré agradecerles todo lo que me han aportado. No importa el puesto de responsabilidad pública en el que me encuentre, mi compromiso con ellos estará siempre al máximo nivel.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.