Marea Granate exige que se facilite el acceso a las PCR y la gratuidad de estas para la emigración española

Este colectivo de españoles en el exterior señala que “durante la pandemia las medidas contemplando nuestra situación han sido nulas y gran parte de la emigración sigue excluida del derecho a la salud”

El colectivo Marea Granate exige que las pruebas PCR que a partir del 23 de noviembre se exigirán a los viajeros que lleguen a España por vía área o marítima sean gratuitas para los españoles residentes en el exterior.

“Nos sentimos abandonados y ninguneados por las instituciones españolas, que hablan de ‘turismo seguro’ al imponer esta medida, ignorando al colectivo migrante”, señalan desde Marea Granate en un comunicado.

Explican que en muchos países es difícil o imposible realizar la prueba con tan poca antelación –72 horas antes de la llegada– y en otros es necesario pagar cantidades inasumibles para muchas personas. “Esta medida se convierte así en un cierre de fronteras encubierto de cara al retorno navideño, provocando que éste sea un artículo de lujo accesible solo a quienes puedan permitírselo”, afirman.

Así, desde Marea Granate demandan que, en el caso de visitas familiares, se garantice la posibilidad de realizar PCR de forma gratuita a la llegada a territorio español a aquellas personas que, por motivos logísticos o económicos, no pudieron realizarse el test en su país de residencia o de residencia del familiar migrado con el que han ido a reunirse.

El pasado 11 de noviembre el Gobierno español anunció la necesidad de que los viajeros internacionales tengan que acreditar un test PCR negativo realizado en las 72 horas previas a su desplazamiento para poder entrar en territorio español. La medida, que entrará en vigor el próximo día 23 de noviembre, se aplicará solo a viajes en avión o en barco. Se exigirá, además, que el resultado de la prueba esté escrito en castellano o inglés. Acto seguido, la ministra de Exteriores Arancha González Laya precisó que quienes no muestren dicha prueba al llegar a España serán sancionados con multas de hasta 6.000 euros.

Desde Marea Granate afirman que el anuncio cae como un jarro de agua fría al ver cómo, frente a un eventual retorno en Navidad, “se nos exigen requisitos sin la más mínima reflexión sobre su viabilidad ni sus costes, sin dar ninguna facilidad alternativa y bajo amenaza de una multa desorbitada”.

Indican, además, que en muchos de los países de acogida la PCR se efectúa en casos muy concretos bajo prescripción médica y hacerla por cuenta propia es bastante caro, por ejemplo, en Irlanda cuesta entre 150 y 200 euros, o Dinamarca, donde cuesta 350euros. Además, los retrasos en la obtención de resultados y el previsible colapso de los laboratorios si dicha medida se extiende a nivel europeo hará imposible el desplazamiento para gran parte de la emigración, afirman.

Por ello, desde Marea Granate piden al Gobierno que “garantice el acceso a las pruebas, así como su gratuidad, a los emigrantes españoles y a los residentes en territorio español que no puedan acreditar la PCR exigida, sin penalización ni multa ninguna. Las medidas sanitarias extremas (y ésta lo es) deben garantizar la accesibilidad de las mismas a toda la población en igualdad de condiciones”.

Nula atención a los emigrantes durante la pandemia

Además, este colectivo de emigrantes españoles señala que “durante la pandemia las medidas contemplando nuestra situación han sido nulas, y gran parte de la emigración sigue excluida del derecho a la salud –al igual que gran parte del colectivo migrante residente en el estado español–, a pesar de la crítica situación sanitaria y de la promesa de universalidad de la sanidad del pacto de gobierno”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *