Manuel Losa, el librero y escritor compostelano que siembra cultura gallega en la capital uruguaya

Mantiene su compromiso con la colectividad y recientemente realizó una donación de libros a la Escuela Galicia

Manuel Losa en su librería en Montevideo.

En los círculos universitarios desde el siglo pasado, si precisabas un libro especializado, no había otra forma de conseguirlo que acudiendo a Losa Libros, la librería del gallego Manuel Losa en el barrio del Cordón en Montevideo, muy cerca de Casa de Galicia y del primer Cruceiro Gallego que hoy está ubicado en la fachada de la iglesia de este barrio.

Allí, este emigrante compostelano, junto a su esposa, recorrieron décadas asesorando y llevando el conocimiento a través de las páginas de libros ajenos. Pero desde hace más de una década, comenzó a vender sus propios libros en castellano y en gallego, además de otros títulos en el idioma de Rosalía, convirtiéndose en la primera librería en hacerlo en Montevideo.

Si bien aún sigue liquidando los cientos de libros que están alojados en los estantes de su librería, Manuel Losa también ha escrito tanto de sus propias vivencias de niño gallego emigrante en Uruguay, así como también de otros paisanos que dejaron su pegada en esta orilla del río de la Plata.

Así fue como surgieron sus libros: Relato de un emigrante… de Santiago de Compostela a Montevideo, El vendedor de libros, La Galicia de Montevideo una biografía de Xesús Canabal, Don Xesús Canabal Fuentes, fillo predilecto de O Pino, Cuatro historias de emigrantes, El bosque de la condesa, Dos cofres de plata y otros relatos, Desde el otro lado del mar: los regresos del emigrante, El pasadizo secreto. La última fuga, De Compostela y el Camino de Santiago, Estación Queguay pueblo Lorenzo Geyres; y sobre las instituciones de la colectividad Hogar Español de Montevideo, Centro Gallego de Montevideo, y Unión Hijos de Morgadanes.

Pero su siembra no ha sido solamente de esculpir en las páginas de sus libros las palabras que describieron parte de la vida en la emigración gallega, sino también de ir sembrando en las nuevas generaciones esos relatos que descubren cómo se construyeron las instituciones y la cultura de la tierra de Breogán por Uruguay.

Recientemente estuvo nuevamente donando casi un centenar de libros en la Escuela Galicia de Montevideo, justamente en la que recuerda con cariño haber estado cuando el 28 de julio de 1962 se puso una placa en su antiguo edificio de las calles Roxlo y Paysandú, nombrándola Escuela Galicia tal como lo aprobara el Parlamento de Uruguay en una gestión que se iniciara en 1961. Fue la primera vez se designaba una escuela pública con el nombre de una región y no de un país, como era lo acostumbrado.

Nombramiento de la Escuela Galicia en 1962.

Losa, desde la década del ochenta del siglo pasado, viene donando libros a esta escuela, recordando cuando en 1961, a solicitud de Pepe Fernández, acompañó a dar una charla al sexto grado a Antón Crestar, un galleguista y republicano que les habló a los alumnos sobre geografía, costumbres, industrias y forma de ser de la gente de Galicia.

Recuerda Losa que Crestar quedó sorprendido “cuando al finalizar la disertación los alumnos cantaron A Rianxeira”.

El pasado 12 de octubre, Losa brindó una charla a los alumnos de la Escuela Galicia junto al presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago, Jorge Torres, pero en esta oportunidad dialogaron sobre el Camino de Santiago y la celebración del Año Santo Xacobeo en 2021 y 2022.

En su libro Cuatro historias de emigrantes, Losa cuenta en la biografía de Antón Crestar Faraldo, la unión de la Escuela Galicia de Montevideo con la emigración gallega aquí y los alumnos de esta escuela ya lo tienen presente desde los primeros grados cuando sus maestras les enseñan sobre la comunidad que le da nombre a su centro de estudios.

En el ‘curruncho gallego’ que Losa mantiene aún en su librería de la calle Colonia y Tacuarembó, además de sus libros, también vende distintos títulos de editoriales en idioma gallego que solamente se pueden conseguir allí y que son muy apetecidos por descendientes y hasta emigrantes, o simplemente por curiosos.

Pero el compostelano Manuel Losa también toca el bombo en la banda de Gaitas Irmandade del Centro de Bolos Valle Miñor, además de integrar o haber pasado como directivo de varias instituciones de la colectividad gallega.

Archivado en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.