Manuel Losa, el librero escritor que narra la historia de la emigración gallega en Montevideo

Este compostelano que llegó a la capital uruguaya en 1953 es uno de los personajes de la cultura gallega en la ciudad

Manuel Losa presentando el libro sobre el Hogar Español en Montevideo.

El librero Manuel Losa, devenido en escritor, continúa relatando su vida y la de otros emigrantes gallegos en el Río de la Plata, pero también regala sus libros y el grupo O Son da Ruxidoira de Casa de Galicia recibió los suyos.

Agradecidos por el obsequio, tanto estos emigrantes y descendientes gallegos que cultivan en el arte de la música, canto y baile gallego la “morriña” propia y de sus antepasados, también lo han hecho los niños de la escuela pública Galicia de Montevideo, que ya tienen en su biblioteca varios ejemplares que les permiten descubrir aquellas historias de emigrantes y sus instituciones aquí en el Uruguay.

O son da ruxidoira de Casa de Galicia ensayan y disfrutan leyendo los libros que Manuel Losa les regaló.

Manuel Losa Rocha, con ocho décadas a cuesta, reside aún en la capital uruguaya donde llegó a fines de 1953 junto a sus padres, pero ahora con la familia que formó junto a su esposa Elsa, están pensando en retirarse de la librería pero confiesa que ahora con la pandemia, tienen detenida la decisión esperando un mejor momento.

Pero volviendo a aquel 1953 cuando embarcó en A Coruña y atravesó el Atlántico, confiesa que “al pisar la explanada adoquinada del puerto de Montevideo se mezclaron la melancolía, el deslumbramiento y la indiferencia”.

Su primera impresión de su nuevo mundo había pasado y “en una casa muy humilde del barrio de La Unión vivíamos catorce entre tíos, primos y nosotros. Mi mundo ideal había quedado muy lejos y el mundo soñado de mi madre no era tal. Pronto lo pudimos comprobar”, asegura desencantado recordando aquellos primeros días de la emigración.

Sin embargo aquel adolescente, Manolito, reflexiona que “yo tuve la mejor suerte pues a los once días de haber llegado ya estaba trabajando como mandadero en una fábrica de productos químicos, en Capurro, un barrio fabril a dos leguas de distancia”.

En aquel trabajo “me trataron muy bien” afirma, reconociendo que “hasta me acriollé enseguida. Fueron cuatro años de gloria que me ayudaron a olvidar mi paraíso”.

Losa reconoce que era ingrato, “era lo que más quería y lo quería olvidar. Claro, si nunca más podré volver, para qué tanto recordar” se preguntaba para alejarlo de su mente.

El descubrimiento del escritor

Luego la vida le llevó a pasar buenos y malos años junto a su esposa Elsa, con quienes conformaron una familia unida que ha sido sostén en los momentos amargos y disfrute permanente.

Comenta que “el oficio de contador de historias”, como él se califica, comenzó hace dieciséis años cuando había ido a Galicia a recibir en la Diputación de Pontevedra, como vicepresidente del Centro Gallego de Montevideo. el premio “Entre Culturas” que fue ese año compartido con el Consello da Cultura Galega”.

Allí la conselleira de cultura de O Pino, María José Gómez, le consulta si conocía a Jesús Canabal Fuentes sobre quien tenía el propósito el Concello de nombrarlo Hijo Predilecto. Claro que le conocía e inmediatamente aceptó el pedido de recopilarle información sobre la vida de Canabal en la emigración.

Losa asegura que “allí nació, quizás sin darme cuenta, la inquietud de que algunas historias, no solo de instituciones sino también de ciertos emigrantes, fueran conocidas en Galicia”.

Un año trabajando a fondo en ese tema y en el otoño de 2006 Manuel Losa estaba acompañando a las hijas de Canabal, Iris, Delia y Berta, en la Casa del Concello de Arca, donde en un acto solemne homenajeaban a su padre. Antes en Montevideo ya había conseguido la autorización de ellas para escribir la historia de este emblemático emigrante que fuera uno de los que financiaron las bases para que Montevideo fuera considerada en el siglo pasado la Galicia cultural de la diáspora.

Así es como se plasmaba en 2008 su tercer libro Don Jesús Canabal Fuentes. Hijo Predilecto de O Pino, el que había sido precedido por Relato de un emigrante… de Santiago de Compostela a Montevideo y El vendedor de libros.

Las historias de la emigración escritas por Losa llegaron a Galicia editándose en lengua gallega, publicando también en Cataluña otro libro, El pasadizo secreto. La última fuga.

Otros libros suyos fueron acumulándose en la biblioteca de los emigrantes y descendientes gallegos en Uruguay, como también en bibliotecas de Galicia, como Cuatro historias de emigrantes, Desde el otro lado del mar. Los regresos del emigrante, y las historias netamente uruguayas recogidas en sus libros Hogar Español de Montevideo, Unión Hijos de Morgadanes, Estación Queguay. Pueblo Lorenzo Geyres y Centro Gallego de Montevideo.

Más adelante publicaría también varias biografías de emigrantes gallegos a Uruguay, como la del recientemente fallecido Eduardo González Portela; Jesús Rama; Ángel Domínguez, presidente del Hogar Español; Manuel Rodiño Buceta, expresidente del Centro Gallego y del Club Español; Juan Bouza Martínez; Eliseo Rivero Freire, expresidente del Hogar Español y del Centro Ourensán; y recientemente la de Julio Ríos Serapio, actual presidente del Centro Gallego más antiguo del mundo.

El Arquivo da Emigración Galega ya tiene varias de sus obras a disposición para la consulta libre, pero Manuel Losa afirma que “si el supremo lo permite, seguiremos aportando algún granito más de arena al conocimiento de la emigración gallega, española y las historias habrán de continuar”.

El pasado se empapa en el futuro

Confiesa que “otros trabajos literarios están esperando turno, mejor dicho, mejores momentos para su publicación. Novela histórica, historias de amor juvenil como El secreto de Nieves, La carta de Amelia. Ambos publicados en digital, en Amazon.com. El chófer de la línea 76, Un viaje al olvido. Relatos con valores, Dos cofres de plata, Cinco días en Londres, El niño ciego, El bastón de don Nicanor, Empalme Álamos, Treinta y cinco libras esterlinas, Andresito, Que Dios se lo pague, Los libros del estante, El billete de 500 pesos. Algunos de ellos con el tema de la emigración presente” puntualiza el librero devenido en escritor.

Losa con la banda de la Irmandade.

Losa, que además de participar activamente en el Centro Gallego desde la directiva o comisiones de cultura y hasta en las romerías integrando también su otra pasión, la música gallega en la banda de gaitas Irmandade del Valle Miñor, también es integrante de la Asociación de Empresarios Gallegos del Uruguay y ha trabajado incansablemente en la directiva del Hogar Español de ancianos, demostrando tanto en sus libros como en su vida social, la integración y respeto por devolverle a sus paisanos el cariño que recogió en la emigración y así apaciguar el dolor de la morriña de los que aún continúan lejos de ella.

Archivado en

3 comentarios en “Manuel Losa, el librero escritor que narra la historia de la emigración gallega en Montevideo

  1. Me honrra felicitar al celebre escritor Manuel Losa , nacido en Santiago de Compostela , donde nació mi abuela Manuela García de Pampin. Recice mi abrazo , mi querido amigo Manuel, que sigan tus éxitos !!

  2. Me encanto la nota. Conozco a Loza cuando vendía libros en el Instituto Arias de mecánica y electricidad UTU. Lo vi muchos años después y siempre con su modestia y amabilidad. He estado muchas veces en su librería comprando libros técnicos y me reencontre con Graciela una funcionaria de el. Os mando un abrazo Manuel. Hoy tengo 70 años y en aquella época unos 20.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *