Mañueco, preocupado por la formación de un Gobierno que “genera incertidumbre e inestabilidad”

Defiende el modelo autonómico por la moderación, el entendimiento y la lealtad institucional que ofrece

Alfonso Fernández Mañueco compareció tras la consulta telefónica de Pedro Sánchez.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, mostró el pasado 7 de enero su preocupación por la incertidumbre y la inestabilidad que genera el nuevo Gobierno, tras la investidura de Pedro Sánchez como presidente.

Fernández Mañueco añadió que España va a seguir funcionando porque tiene entre sus logros un modelo autonómico fuerte, un modelo que se ha configurado como un éxito en comunidades como Castilla y León, donde la calidad de su educación, sanidad, servicios sociales y los propios datos de crecimiento económico así lo demuestran. Y un modelo que actualmente, desde la moderación, el entendimiento y la lealtad institucional, va a continuar contribuyendo al funcionamiento de España.

Por ello, volvió a reclamar un consenso multilateral sobre una de las cuestiones que más afecta a la Comunidad, como es la financiación autonómica. Un consenso que debería estar fundamentado básicamente en la igualdad y solidaridad de todos los españoles independientemente de donde vivan.

Anteriormente, el presidente de la Junta trasladó a Pedro Sánchez, en la ronda de consultas telefónicas con los presidentes autonómicos previas al debate de investidura, su disposición “honesto, sincero y transparente” para defender los intereses de Castilla y León y de los de España. Pero, según aseguró Fernández Mañueco, el Gobierno de la Comunidad estará en frente si lo que pretende es poner en riesgo la unidad de España o incumplir los compromisos con Castilla y León.

Tras la conversación telefónica, Mañueco consideró que Pedro Sánchez no va por el camino adecuado, ni con los mejores “compañeros de viaje”. España, según añadió el presidente autonómico, no puede permitirse un Gobierno pendiente de los que quieren golpear el sistema de convivencia, ni puede permitirse aventuras en el modelo territorial.

El presidente de la Junta abogó por un Gobierno que diese certeza y estabilidad, y que acabase con la parálisis que tanto perjudica a Castilla y León y al resto de España. En este sentido, hizo referencia a la necesidad de que el Estado abonase las cuantías que debía a las comunidades autónomas y mejore el modelo de financiación autonómica, algo que debe hacer desde el consenso multilateral en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y garantizando la igualdad de los españoles en el acceso a los servicios públicos en todo el territorio. Asimismo, le pidió que agilice las infraestructuras pendientes, como el tren de alta velocidad, el ferrocarril convencional, las autovías y el Corredor del Noroeste, y que impulse la Estrategia Demográfica Nacional con políticas de Estado para el medio rural.

Mañueco destacó también que es necesario un Gobierno fuerte que defienda en Europa los intereses de los agricultores y ganaderos; que impulse medidas urgentes para la transición energética en las cuencas mineras, generando alternativas concretas para la economía de zonas como El Bierzo, norte de León y Montaña Palentina; o que tenga una mayor implicación en asuntos como los servicios públicos, especialmente la sanidad, ámbito en el que reclamó la homologación de los médicos especialistas extra comunitarios.

Para estos objetivos, la Junta estará siempre dispuesta al diálogo, según reiteró el presidente de Castilla y León, quien trasladó también a Sánchez que la formación del Gobierno correspondía a los líderes de los partidos representados en el Congreso y en ese ámbito tenía que buscar apoyos para un proyecto común para España.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *