Mañueco convoca elecciones anticipadas para el próximo 13 de febrero y cesa a los consejeros de Ciudadanos

Asegura que los socios de Ciudadanos le han traicionado al pactar a sus espaldas sobre los presupuestos

Alfonso Fernández Mañueco explicó los motivos para adelantar las elecciones autonómicas.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, firmó el lunes 20 de diciembre el decreto de disolución de las Cortes de Castilla y León y de convocatoria de elecciones anticipadas, que se celebrarán el 13 de febrero del próximo año, ante la pérdida de confianza y falta de lealtad por parte de sus socios del partido de Ciudadanos (Cs), según explicaron desde la Junta.

El decreto se publicó en el Boletín oficial de Castilla y León el martes 21 de diciembre e indica que la campaña electoral se celebrará entre el 28 de enero y el 11 de febrero. La sesión constitutiva de las Cortes se establece para el día 10 de marzo.

Fernández Mañueco ha asegurado que los socios de Cs le han traicionado al pactar a sus espaldas sobre los presupuestos. “Es una traición dañina para la Comunidad”, según ha denunciado el presidente, quien ha asegurado que con esta deslealtad rompen el pacto de gobierno.

Así pues, ha informado que PSOE, Por Ávila y Ciudadanos, como han podido comprobar en los últimos días, se han dado la mano para beneficiar a unas provincias en perjuicio de otras, quebrando el principio de igualdad y cohesión territorial entre provincias.

“El chantaje de apoyos por privilegios funciona con Sánchez. Conmigo, no funciona. Si alguien ha creído que voy a vender el interés del conjunto de Castilla y León por mantenerme en el sillón, se equivoca principio a fin. Por encima de mi puesto están todas las personas de Castilla y León. Yo arriesgo mi presente personal para garantizar el futuro de las personas de Castilla y León”, ha destacado el presidente de la Junta de Castilla y León.

Fernández Mañueco ha insistido en que todo el mundo sabe que le gustaría agotar la legislatura, lo ha repetido una y otra vez, pero esta situación es insostenible. “No es de recibo que se pacten unos presupuestos a espaldas del presidente”, ha sentenciado el jefe del Ejecutivo autonómico.

A la pérdida de confianza en sus socios de Gobierno, Mañueco se ha referido también a que la estabilidad en las Cortes está en peligro por las intrigas del señor Tudanca, siguiendo la estela de Sánchez.

Ha subrayado que existe un riesgo cierto de moción de censura inminente del PSOE, Podemos, Ciudadanos, tránsfugas y miembros de otras fuerzas políticas. “Vivimos un momento tenso por la pandemia, con la recuperación económica de familias y empresas en juego”, según ha reconocido el presidente, quien ha dicho que “un Gobierno Frankenstein” y basado en tránsfugas sería “nefasto” para Castilla y León.

Ante estos hechos, el presidente ha querido dar la palabra a las personas de Castilla y León para que decidan con su voto el futuro que quieren para la Comunidad. Por ello, ha anunciado que ha firmado el decreto de convocatoria de elecciones a las Cortes de Castilla y León. Se publicará mañana, martes 21, en el Boletín Oficial de Castilla y León y en el Boletín Oficial de Estado, lo que conlleva la disolución de las Cortes, el inicio del proceso electoral y la llamada a las urnas a todos los hombres y mujeres de Castilla y León.

Remodelación del Gobierno autonómico

Por otra parte, con carácter previo, Fernández Mañueco ha procedido a remodelar el Consejo de Gobierno para afrontar las obligaciones del ejecutivo hasta la conformación del nuevo Gobierno que saldrá tras las elecciones.

Así, ha cesado al vicepresidente y consejero de Transparencia, de Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, y las funciones de la Consejería la asume el consejero de la Presidencia, Ángel Mariano Ibáñez. También ha cesado a la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, y su trabajo será asumido por el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Javier Fernández Carriedo, que también desempeñará la portavocía del Gobierno. Otros ceses han sido el del consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, y el de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, cuyas responsabilidades serán asumidas por la consejera de Educación, María del Rocío Lucas y por el nuevo consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez Ramos, el único nombramiento nuevo. Todos los consejeros cesados formaban parte de Cs.

El presidente ha agradecido a los consejeros salientes su trabajo, pero ha manifestado que está convencido de que ha tomado la decisión correcta pensando en el interés general de Castilla y León.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *