Magdalena Palacios fue reconocida como Emigrante del Año en el Real Club España de México

Al acto acudió el cónsul general de España, Manuel Hernández Ruigómez, y directivos de diferentes entidades de la colectividad

Real Club España de México
Intervención del cónsul Antonio Hernández Ruigómez y a la izquierda Magdalena Palacios.

El pasado 8 de junio se llevó a cabo la tradicional ceremonia de homenaje al Emigrante del Año en Ciudad de México, reconocimiento que en esta ocasión fue concedido a Magdalena Palacios Martin, mejor conocida como Paloma. El evento se llevó a cabo en las instalaciones del Real Club España, ubicadas al sur de la capital mexicana.

El festejo inició, como ya es costumbre, con la ofrenda floral ante el monumento al Emigrante Español localizada en los jardines de la asociación. En el acto estuvieron presentes el cónsul general de España en México, Manuel Hernández Ruigómez, el presidente del Club España, Francisco Salvador López, y los presidentes de las distintas asociaciones españolas en este país.

Real Club España
Magdalena Palacios Martín se dirige a los asistentes.

Más tarde, los asistentes pasaron al auditorio Miguel Cervantes, en donde el cónsul español entregó el reconocimiento a Magdalena Palacios, quien fue elegida por su incansable participación en las distintas secciones del club, a las cuales dedicó gran parte de su vida. Su amor a España, y especialmente a Madrid, ha sido tan grande que, tras conocer la capital española por primera vez, decidió cambiar su nombre de Magdalena a Paloma, en honor a la Virgen.

Durante su intervención, Manuel Hernández Ruigómez, destacó la importante labor que llevan a cabo los emigrantes españoles en todo el mundo y agradeció, al mismo tiempo, la calidez y generosidad con que los mexicanos los han recibido siempre.

A continuación, los presentes disfrutaron del espectáculo musical ‘Canto con alma’, un dueto de voz y guitarra que ofreció un selecto repertorio compuesto de música clásica española, con obras de Manuel de Falla y Agustín Lara entre otros y que remató con el conocido ‘México lindo y querido’ del autor Chucho Monge, canción predilecta de la homenajeada.

La noche culminó con un vino de honor en el salón contiguo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.