Los socios de Casa de Galicia de Montevideo reclaman al presidente Lacalle que estudie la propuesta del grupo Ribera Salud de hacerse cargo de la mutua

El ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, anuncia que “en el día de hoy (24 de febrero) fuimos notificados formalmente por el juzgado que se resolvió la liquidación de Casa de Galicia”

Una de las manifestantes.

Los socios de Casa de Galicia protestaron el día 24 de febrero ante la oficina del presidente uruguayo Luis Lacalle Pou, reclamando una respuesta a la carta que le presentó el grupo español Ribera Salud, quienes están interesados en invertir en Casa de Galicia y así evitar el cierre de la mutualista nacida hace 104 años en manos de emigrantes gallegos en Montevideo.

Pero sin respuesta alguna de Presidencia, el panorama es nefasto para los afiliados al enterarse al terminar la tarde por boca del ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, en conferencia de prensa cómo se desarmará la mutua gallega dejándola sin socios y trabajadores, pronta para su liquidación.

En una lluviosa mañana de verano de la capital más austral del mundo, cientos de socios de Casa de Galicia llegaron a la plaza Independencia a media mañana, donde junto a emigrantes y descendientes tocando panderetas, redoblante y una gaita, recibían el saludo de los automovilistas con sus bocinas que adherían al reclamo del “no cierre” de la mutualista centenaria.

Sin embargo, el presidente Lacalle Pou no los recibió y portavoces presidenciales dijeron a Canal 12 que “tienen que reclamarle a la Justicia que fue la que resolvió cerrar Casa de Galicia”, dejando así una desazón entre los manifestantes que igualmente confían en que el mandatario cumplirá su palabra dada a fines de octubre en el departamento de Durazno, donde afirmaba que “creemos que Casa de Galicia tiene que seguir funcionando y seguirá teniendo la asistencia que ha tenido desde el punto de vista nacional y quizás también desde el punto de vista internacional”.

El ministro de Salud Pública de Uruguay, Daniel Salinas.

Lamentablemente, los sucesos posteriores y la decisión que tomó el juez Leonardo Méndez el pasado 23 de diciembre de cerrar la mutualista llevó a que la urgencia del ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, terminara en la promulgación el pasado 8 de febrero de la ley para repartir entre cinco mutuas a los socios de Casa de Galicia.

Ya comenzó el traslado de los socios

Justamente en esta jornada se comenzó la distribución de los socios adheridos al Fondo Nacional de Salud Uruguayo (Fonasa) y en sus historias laborales ya aparecían en otra mutualista. “Ya no estamos en Casa de Galicia” afirmó una afiliada que detonó la alarma entre varios que también pudieron comprobar adonde están registrados desde el primero de febrero como prestador de salud, que por cierto ninguno es Casa de Galicia como hasta ahora.

Ante esta situación, finalizada la tarde de este jueves, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, en conferencia de prensa informó que “en el día de hoy fuimos notificados formalmente por el juzgado que se resolvió la liquidación de Casa de Galicia”.

Agregó que “para los socios Fonasa (poco más de cuarenta mil) serán trasladados de acuerdo con la ley a su nuevo prestador de salud” recibiendo el viernes 25 de febrero una comunicación a su teléfono móvil para informarles cuál será su nuevo prestador de salud.

Por otra parte, también aseguró que “en función de que estamos aún dentro de la ola ómicron del coronavirus, y que estamos procesando la asignación de los recursos humanos, médicos y no médicos, hasta el 31 de diciembre se continuarán asistiendo en Casa de Galicia”.

Ficha de un socio de Casa de Galicia que ya fue trasladado a otra mutua.

De esta forma los socios de la mutua gallega serán distribuidos en el Hospital Evangélico, Centro Uruguayo de Asistencia Médica (Cudam), Círculo Católico de Obreros del Uruguay, Sociedad Médica Universal (SMU) y Cooperativa Regional de Asistencia Médica Integral (Crami) para los residentes en el departamento de Canelones.

Mantienen la esperanza

Si bien la situación actual no tiene dos interpretaciones, y el Gobierno uruguayo ha determinado cerrar Casa de Galicia, los socios que se manifestaron la mañana del jueves 24 de febrero aún tienen esperanza en que el presidente uruguayo cumpla con su palabra de que la mutua no va a desaparecer, así como también la vicepresidenta Beatriz Argimón que, al aprobar la ley, dijo en el Parlamento que “si el inversor aparecía, se volvía a votar para derogar lo aprobado”.

Patricia Pérez, socia y trabajadora de la mutua, precisó que “el presidente estaba fuera del país y hoy se reintegra, leerá la carta del grupo inversor que se pone a las órdenes para venir a Montevideo y negociar la solución. Esperemos que le da la oportunidad al inversor para salvar a Casa de Galicia”.

Tomás Álvarez, por su parte, respondió ante el asedio de la prensa sobre cómo había llegado a esta situación la centenaria mutua gallega: “Hay directivas que hicieron una mala administración, otras que hicieron una buena administración, pero sin dinero es difícil ser eficientes. Pero no solo son responsables las juntas directivas, tiene responsabilidad el Estado, en particular el Ministerio de Salud Pública”.

Por su parte la socia Sandra Montes se preguntó porqué “le cambian las reglas de juego al inversor, porque ahora le sacan los socios a Casa de Galicia repartiéndolos con otras instituciones”.

La peor decisión del Gobierno uruguayo

También el senador del partido de gobierno, uno de los que no votó la ley de cierre de la mutua gallega, Sergio Botana, repitió que “la ley fue un movimiento erróneo del sistema político”, explicando que “la justicia dio la posibilidad a Casa de Galicia de hacer la defensa que la propia justicia no había dado en el mes de diciembre. Se debió haber esperado el fallo judicial, por espíritu republicano” añadió. Pero además “para evitar los riesgos de hacer algo equivocado y tener que pagar por reclamos que sería innecesario pagar”.

Al respecto se calcula que más de un millar de afiliados de Casa de Galicia reclamarán ante la Suprema Corte de Justicia la inconstitucionalidad de la ley, por lo que de ser favorable a ellos el fallo, los resultados podrían ser perjudiciales para el Estado uruguayo.

“Creo que no está bien que la dejemos caer”

Botana indicó que con cinco millones de euros se lograba el equilibrio que necesitaban las finanzas de la mutua. “Creo que no está bien que la dejemos caer, está bien ir a su rescate, me parece que la sociedad tiene que hacer la inversión necesaria para eso” aseguró el senador del partido de gobierno.

Consultado por la propuesta del grupo Ribera Salud dijo que a los inversores “hay que evaluarlos”, puntualizando que “si la intención es la que yo supongo que es, la de preservar Casa de Galicia, con todo lo que significa con el valor desde el punto de vista del aporte a nuestra sociedad y además con su excelente nivel de atención, indudablemente yo espero que se haga lugar al estudio de esa alternativa”.

Finalmente, Botana agregó que espera “la mejor intención de parte del presidente Luis Lacalle Pou porque “el presidente ha mantenido en ese sentido una conducta de buena intención y de corrección que no tiene por qué modificar en este caso. Creo que va a mantener abierta la posibilidad de que los socios no se tengan que ir de Casa de Galicia, puedan seguir brindando ese servicio, que tiene que ser de alta calidad”.

2 comentarios en “Los socios de Casa de Galicia de Montevideo reclaman al presidente Lacalle que estudie la propuesta del grupo Ribera Salud de hacerse cargo de la mutua

  1. Hace algunos años hemos tenido el honor de conversar con D. Luis Alberto Lacalle Herrera, ex-presidente de Uruguay, con motivo de su recibimiento ,como ilustre cofrade de la internacional ORDEN DE LA VIEIRA, celebrado en el Hotel Colón de Buenos Aires, donde pronunció un emotivo discurso, haciendo gala de sus raices gallegas. cuyo texto conservamos como un tesoro. Mucho nos defraudaría su hijo ,Luis Albert Lacalle Pou, actual Presidente, si no recibe a los representantes de los socios de Casa Galicia, para escuchar sus desesperadas propuestas, que tratan de evitar la desaparición de la entidad de la emigración gallega mas antigua del mundo.

  2. Casa de Galicia es una de las instituciones de la colectividad gallega más importantes de Uruguay, con más de 100 años de existencia. Es mucho más que una institución de asistencia médica. Representa parte del legado cultural que dejaron los emigrantes gallegos al Uruguay. Da trabajo directa e indirectamente a miles de familias, con fuerte influencia en el barrio montevideano donde está.
    Creo que el gobierno y especialmente el presidente se pierde la oportunidad de estar a la altura de los acontecimientos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *