Los partidos afrontan las elecciones europeas del 9 de junio como un plebiscito nacional

La izquierda para frenar a la ultraderecha y la oposición como una reacción a la Ley de Amnistía y la corrupción

Por si fuera poco con la aprobación de la Ley de Amnistía, la división del Gobierno en las últimas votaciones en el Congreso, su debilidad en la legislatura que le impidió presentar los Presupuestos Generales del Estado de este año -como obliga la Constitución-, la formación de los gobiernos autonómicos en el País Vasco y Cataluña, el próximo 9 de junio se celebran en España las elecciones al Parlamento Europeo. Este país decide la distribución de 61 escaños y los partidos políticos afrontan esta cita con las urnas como un plebiscito nacional de todo lo antes mencionado, así como de la situación personal del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras la imputación de su mujer y de las posibles derivaciones del caso Koldo que investiga una presunta trama corrupta de comisiones con contratos públicos.

Aunque todas las encuestas, menos la del cuestionado Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) por su cercanía al Gobierno, pronostican una victoria del Partido Popular, el Partido Socialista se agarra a que está recortando esa distancia en los sondeos. Además, Sánchez y sus candidatos se presentan como la única fuerza capaz de para una alianza entre la derecha y la ultraderecha en Europa.

El PP, por su parte, llama al voto de todos aquellos electores defraudados por el PSOE por la Ley de Amnistía y los presuntos casos de corrupción, además de tratar de captar a los centristas próximos a Ciudadanos, como a los socialdemócratas. Vox pide mano dura contra la inmigración, mientras que Sumar y Podemos luchan por lograr escaños, al igual que las formaciones nacionalistas e independentistas y otras más variopintas que se presentan a las elecciones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.