Los más de 400 emigrantes del ‘Viaje del Retorno’ regresan a Buenos Aires

El crucero Costa Pacífica atracó en Génova y desde allí volaron de regreso a la capital argentina

Los pasajeros forman cola para descender del buque.
Los autobuses que llevaron a los pasajeros hasta el aeropuerto de Génova.

La gran ilusión que tenían los emigrantes españoles y los hijos y nietos de emigrantes que se embarcaron el pasado 3 de marzo en el ‘Viaje del Retorno’ con el objetivo de homenajear a sus antepasados realizando el mismo viaje en barco, aunque en sentido inverso, que hicieron ellos cuando dejaron España en la primera mitad del siglo XX para hacerse la América, se transformó en una odisea.

El hecho de no poder descender del crucero Costa Pacífica en ningún puerto español (Santa Cruz de Tenerife, Arrecife, Lanzarote y Málaga figuraban en el itinerario) ante la negativa de las autoridades españolas, con todo el dolor que ello implica, pasó a ser una preocupación secundaria cuando, luego de que el Gobierno francés también les prohibiera el descenso en Marsella, la prioridad se transformó en conseguir un vuelo de regreso a Buenos Aires ante la noticia de que iban a desembarcar en Génova, una de las ciudades italianas más afectadas por el coronavirus.

Las intensas negociaciones que los organizadores de ‘El Retorno’ encararon con las autoridades de Costa Cruceros para que intercedieran ante el Gobierno italiano y la cancillería argentina finalmente rindieron sus frutos y, además de conseguir vuelos de regreso, se aseguraron contar con un corredor sanitario que les garantizara su salud, con buses exclusivos destinados a ellos para que de las escalerillas del buque sean trasladados directamente a las escalerillas de los aviones que despegarían con rumbo al aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires.

De esta manera, los más de 400 integrantes del contingente de ‘El Retorno’, iniciativa organizada por las federaciones de sociedades españolas e italianas en Argentina, finalmente pudieron contar con la cuota de tranquilidad necesaria para retornar a sus hogares y seres queridos.

La mayor parte del contingente que integró el ‘Viaje del Retorno’ llegó a Buenos Aires el pasado domingo 22 de marzo en tres vuelos provenientes de Génova, en donde poco más de cien pasajeros quedaron a la espera del último avión para poder regresar a Argentina luego de haber logrado que se les garantizaran todas las medidas sanitarias para el cuidado de su salud.

Luego de intensas tratativas entre la cancillería argentina, autoridades italianas y los responsables de la empresa Costa Cruceros, se logró poner en marcha un corredor sanitario. Con esta medida se aseguró el traslado directo de los pasajeros en buses exclusivos que los recogieron en las escalerillas del Costa Pacífica para trasladarlos hasta el aeropuerto de Génova, a tan sólo seis kilómetros del puerto, en donde descendieron directamente frente a las escalerillas del avión, lugar en el que fueron sellados sus pasaportes. Desde allí fueron partiendo en tres vuelos chárter de la empresa Neos Air que hicieron una breve escala en Tenerife para reaprovisionarse de combustible.

Según un comunicado publicado por ‘El Retorno 2020’ en su página de Instagram, los últimos 105 pasajeros que aún quedaban en Italia tenían confirmado su regreso a Buenos Aires en un vuelo de la aerolínea Privilege Style que hizo escala en Madrid y llegó a Buenos Aires la mañana del lunes 23 de marzo.

Al provenir del país que actualmente cuenta con la mayor cantidad de víctimas fatales, y a pesar de que ningún pasajero del Costa Pacífica presentó síntomas de haberse contagiado de coronavirus a bordo, una vez llegados a Buenos Aires todos deberán someterse a la cuarentena preventiva y obligatoria para quienes arriban a Argentina desde el exterior, además de cumplir con el resto de las medidas dispuestas por el Gobierno que preside Alberto Fernández.

Cabe recordar que el ‘Viaje del Retorno’ fue una iniciativa de la Federación de Sociedades Españolas de la República Argentina (Fedespa), a la que luego se sumó la Confederación de Sociedades Italianas (Feditalia), que tuvo por objetivo homenajear a los emigrantes españoles e italianos que llegaron al puerto de Buenos Aires en la primera mitad del siglo pasado, haciendo en barco el mismo trayecto, pero con recorrido opuesto.

Si bien el itinerario original preveía escalas en Tenerife y Barcelona, las autoridades españolas prohibieron el descenso de los pasajeros en ambos puertos, por lo que el buque siguió viaje hasta Marsella, donde sólo pudieron bajar del crucero los ciudadanos de nacionalidad francesa, para finalizar el recorrido en Génova.

Más allá de que el colectivo español que formó parte del viaje no pudo cumplir el sueño de bajar en la tierra de sus abuelos y padres, entre la comunidad de ‘El Retorno’ se vivió con mucha emoción y alegría el hecho de que los italianos y descendientes que formaron parte del contingente pudieran llegar al puerto de Génova, desde donde emigraron sus antepasados.

El presidente de la subcomisión de Turismo de Fedespa, Ernesto Ordoñez, resaltó a España Exterior que más allá de las vicisitudes por las que tuvieron que pasar desde el momento en que se conoció a bordo del Costa Pacífica la declaración de pandemia a causa del COVID-19, durante el viaje las comunidades española e italiana formaron lazos de amistad y camaradería que se reforzaron a partir de las numerosas actividades que compartieron, destacando especialmente el coro que actuó en el teatro del buque, y cuyas experiencias quedarán registradas en el libro de ‘El Regreso’ que Fedespa publicará como testimonio del viaje.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *