Los gallegos del exterior muestran su cara más solidaria durante la pandemia del coronavirus

Entidades de todo el mundo ponen en marcha iniciativas para ayudar a los más necesitados, o culturales para mantener la actividad a pesar de las limitaciones de movilidad

Personal de la Hermandad Gallega de Venezuela.

Las entidades gallegas del exterior están poniendo en marcha diferentes medidas solidarias con las que pretenden contribuir a cubrir las necesidades básicas de las personas que están sufriendo con especial crudeza la pandemia del coronavirus, que en los países de América, como por ejemplo, aun constituye una seria amenaza. Mientras en Europa el Covid-19 presenta un escenario en el que cabe cierto optimismo, el hemisferio sur del continente americano está iniciando el invierno con preocupación y diferentes niveles de precaución en función del Gobierno del que se trate.

Así, la colectividad gallega de países con una histórica tradición de acogida de la emigración gallega, como Argentina o Uruguay, está viviendo con incertidumbre la llegada de la estación fría ideando diferentes fórmulas que ayuden a las y a los más necesitados a hacer frente al coronavirus. También en países como Venezuela o los Estados Unidos, en el hemisferio norte.

Centros gallegos en América

Los gallegos de Argentina son algunos de los más activos en este sentido, con iniciativas como las que pusieron en marcha el Centro Gallego de La Plata, que cede sus instalaciones al Hospital Español de La Plata para que, en caso de necesidad, las utilice. Y el Centro Galicia de Buenos Aires, que también pone a disposición del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de la Municipalidad de Vicente López sus instalaciones para lo que precisen. O la promovida por la Asociación Echando Raíces de Buenos Aires y su entrega de ‘Bolsones solidarios’ (alimentos).

Los Estados Unidos es otro de los países con una importante presencia gallega en el que la colectividad con origen en Galicia más se está movilizando en pro de los más desfavorecidos. Buenos ejemplos de ello son la Casa Galicia de Nueva York, que realiza donación de comidas a hospitales; o el Club España de Newark, en Nueva Jersey, que lleva a cabo una campaña de recogida de alimentos para gente sin recursos. El Centro Orensano de Nueva Jersey, por su parte, también se suma a esta corriente de solidaridad con una recogida de alimentos no perecederos para el Banco de Alimentos.

También Venezuela está mostrando la su vena más altruista a través del centro gallego que aglutina la inmensa mayoría de la colectividad gallega en el país, la Hermandad Gallega de Venezuela en Caracas. La entidad está ofreciendo información sobre asistencia consular, medidas preventivas y consejos, y sigue trabajando en el plan de medicinas, haciéndolas llegar a los hogares que lo precisan y complementando estas actividades con la entrega de donativos a la Asociación Venezolana de Padres con Niños con Cáncer (Asovepanica).

En Uruguay, el Centro del Valle Miñor de Montevideo colabora con el Consulado General de España para la elaboración de la base de datos de personas vulnerables en esta crisis del coronavirus.

Iniciativas individuales

Las iniciativas no sólo parten de entidades gallegas. La colectividad gallega en el exterior también está contando con protagonistas individuales como Juan Lorenzo, residente en Argentina con familia de O Irixo. Es técnico radiólogo especializado en impresión 3D y está haciendo máscaras de protección facial en máquinas de impresión 3D para hospitales que no tienen suministro suficiente. Además, están entregando otros elementos de protección.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *