Long Hope presentó su demanda contra Noruega ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo

La asociación de exmarinos cuenta con el apoyo del Gobierno que se personará en la causa

Rueda de prensa de Long Hope.

La asociación Long Hope, formada por exmarinos españoles enrolados en buques noruegos, que no percibieron ninguna pensión de jubilación por su trabajo entre los años 1945 a 1994 -antes de que el país nórdico estableciera un tratado comercial con la UE- presentaron el pasado día 5 una demanda ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo contra el citado Estado.

Un abogado noruego, Marius Reikeras, será el que les lleve esta causa ante la corte comunitaria. La basa en cuatro artículos del Convenio internacional basado en la Covención Europea de Derechos Humanos. Son el 1 que afecta a la propiedad personal, en el que entran las pensiones, el 16 que implica al derecho a la igualdad entre ciudadanos de diversos países, y los 6 y 13 que se refieren a la tutela legal efectiva, lo que no consiguió Long Hope en sus casi cinco años de lucha en todas las instancias judiciales de Noruega.

«Noruega tuvo un trato discriminatorio hacia estos trabajadores», afirmó Marius Reikeras. El letrado señaló en una rueda de prensa celebrada el pasado 22 de noviembre en la Facultade de Dereito da Universidade da Coruña (UDC) que se incluyó un apartado específico en la demanda en el que se solicita «prioridad» en el caso ya que los demandantes son jubilados. «La normativa lo contempla así», precisó el profesor de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la UDC, Xosé Manuel Carril, que asesora al colectivo.

El portavoz de Long Hope, Alberto Paz, anunció en la rueda de prensa que el día anterior se habían reunido en Madrid con representantes del Gobierno en funciones, entre ellos el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell. En el encuentro les comunicaron que España se personará en el caso. «Mandó un escrito a Estrasburgo pidiendo que el tribunal acepte la demanda a trámite. Y una vez aceptada, España se personará como Estado para defendernos», señaló Alberto Paz.

En la actualidad, son 212 los integrantes de la plataforma, todos ellos gallegos, que respaldan la demanda presentada que se espera, por razón de edad -desde que comenzaron sus reivindicaciones ya fallecieron bastantes-, sea aceptada a trámite, instruida y resuelta en un plazo de uno a dos años por la corte europea.

Desde Long Hope no descartan una solución diplomática del conflicto, algo que la asociación de exmarinos ve lejana. «El Gobierno había fijado una reunión con Noruega, pero no aparecieron. España mandó una carta reclamándola, pero sigue sin fecha», manifestó Paz. El representante de Long Hope recalcó su intención de conseguir «justicia social»: «No le pedimos ni un duro a Noruega, solo los derechos sociales que nos correspondan. Tantos años trabajados, tanta pensión», reclamó.

 

Archivado en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *