La Xunta pone en valor el programa Malaikas que permitió crear redes de apoyo social con 200 mujeres migrantes participantes

La secretaria xeral da Igualdade, Susana López Abella, mantuvo un encuentro de trabajo con los representantes de la Fundación Juan Soñador que lo desarrolla desde 2017 en A Coruña, Lugo, Ourense y Vigo

La secretaria xeral da Igualdade, Susana López Abella, con los representantes de la Fundación Juan Soñador.

La secretaria xeral da Igualdade, Susana López Abella, mantuvo el pasado 28 de abril en Santiago de Compostela una reunión de seguimiento del proyecto Malaikas que la Xunta, a través de la Consellería de Emprego e Igualdade, mantiene con la fundación Juan Soñador de apoyo a las mujeres inmigrantes en situación de vulnerabilidad o en riesgo de exclusión social.

El Gobierno gallego apoya la labor especializada que la Fundación Juan Soñador desarrolla a través del proyecto Malaikas para el empoderamiento de mujeres migrantes en situación de vulnerabilidad y riesgo de exclusión social con intervención en las ciudades de Lugo, Vigo, Ourense y A Coruña. Los objetivos de este son incrementar las redes de apoyo social de las mujeres que participan en la iniciativa y ayudarlas a afrontar situaciones personales, familiares o sociales a través de espacios grupales y comunitarios.

Se lleva a cabo una labor de sensibilización a la ciudadanía sobre la situación de las mujeres migrantes, a través de un enfoque de igualdad y género. De este modo, cuentan con un espacio de acogida diario donde pueden recibir la información que precisen y utilizar medios tecnológicos, al tiempo que se les ofrece participar en talleres de formación.

En 2020, un total de 180 mujeres resultaron usuarias del espacio de acogida e información en el marco de este programa que se viene desarrollando desde 2017. Otras 66 mujeres tomaron parte en los talleres formativos y de empoderamiento de esta entidad.

Redes de apoyo social

En las redes de apoyo social, cada beneficiaria cuenta con otras dos mujeres jóvenes con las que poder contar en su vida diaria. Tal y como destacó Susana López Abella, los grupos Malaikas en cada ciudad “aumentaron sus redes de apoyo comunitario y ahora cuentan con grupos de participantes con las que se relacionan también en su vida privada, con los que se mejora su bienestar emocional y la posibilidad de afrontar situaciones personales y familiares”.

Las usuarias de este programa valoran la experiencia como muy positiva en sus vidas, así lo manifestaron el 70%, diciendo sentirse más fuertes y motivadas.

Malaikas está cumpliendo de este modo con el objetivo de contribuir a que las mujeres rompan su aislamiento y se junten con otras personas que vivieron procesos migratorios semejantes. La Xunta valora muy positivamente que en estos cuatro años más de 200 mujeres creasen alianzas que tienen los grupos Malaikas como referencia. “Más todavía en un año en el que la Covid-19 hizo que las mismas se fortalecieran”, expresó la secretaria xeral da Igualdade.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *