La Xunta permitió que 900 gallegos del exterior pudieran reforzar su formación en Galicia

Más del 70% de los que participaron en las primeras convocatorias están residiendo y trabajando en la Comunidad Autónoma

Beneficiarios de las BEME en un acto de entrega de diplomas.

La Xunta de Galicia destinó, desde 2018 a 2021, 8 millones de euros para becas formativas destinadas a jóvenes gallegos residentes en el exterior con el objetivo de que pudieran estudiar un máster o un ciclo de formación profesional superior, a través de las Becas Excelencia Mocidade Exterior, BEME.

Estas ayudas forman parte de las acciones específicas de la Estratexia Galicia Retorna que puso en marcha la Secretaría Xeral da Emigración en 2018 y que se prorrogó por causa del covid-19 a lo largo del presente 2021.

Entre los datos que cabe destacar que en total se ofertaron ya 900 plazas, llegando alumnos gallegos del exterior de más de 20 países distintos, destacando, por número de solicitudes, las procedentes de Argentina, Venezuela, Uruguay, Brasil y Reino Unido.

Del análisis de la situación de los participantes en las primeras convocatorias se desprende que más del 70% están residiendo y trabajando en Galicia, y su edad media se sitúa alrededor de los 29 años.

La Xunta impulsa a través de estas ayudas el retorno de currículos brillantes al tiempo que contribuye a la fijación de población en la Galicia territorial, con el fin de ayudar en el regreso de más jóvenes a Galicia.

La beca, cuyo importe es de 7.000 o 7.650 euros (según la persona beneficiaria proceda de Europa o del resto del mundo) por curso completo de 60 créditos ECTS, se destina a cubrir los gastos de matrícula, viaje, alojamiento y manutención en la Galicia territorial. Quienes se matriculen en un curso de mayor duración (90 créditos) dispondrán de un presupuesto total de hasta 11.475 euros (en función del continente de origen del alumno).

El objetivo de las BEME no es solo atraer cada año a gallegos que viven fuera y que completen en la comunidad su formación especializada, sino que trabajen en Galicia y que fijen también en el territorio gallego su residencia definitiva.

En este sentido, todos los beneficiarios de estas ayudas cuentan también con una orientación laboral con la que se pretende no sólo captar para Galicia el talento más brillante de entre los jóvenes residentes fuera fomentando el retorno de la población activa laboral, sino también facilitarles su establecimiento definitivo en la comunidad. La oferta se centra en estudios con capacidad de absorción en el tejido productivo y laboral gallego.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *