La Xunta garantiza que dejará ‘absolutamente limpias’ las playas de pellets vertidos desde Portugal

Reclama “ya y lo antes posible” los medios del Estado para frenar la llegada a la costa de estos residuos

Trabajadores del operativo de limpieza coordinado por la Xunta en una de las playas.

El presidente de la Xunta, Afonso Rueda, garantizó el pasado 11 de enero que el Gobierno gallego trabajará “hasta el último momento” hasta que las playas gallegas estén “absolutamente limpias” de residuos de pellets que están llegando por el vertido de estos plásticos por parte del mercante Toconao frente las costas portuguesas. “Desde el primer momento el objetivo de la Xunta es claro; no descansar hasta que las playas queden totalmente limpias”, garantizó el mandatario gallego, después de informar del análisis que el Consello da Xunta hizo ese día sobre el impacto del vertido de pellets.

Rueda destacó que el Gobierno gallego ya tenía en marcha con los ayuntamientos un operativo de profesionales para recoger estos pellets y también otros residuos plásticos que se detectan en los arenales. De igual manera, explicó que se está monitorizando la situación en todas las playas afectadas con el objetivo de retirar “lo antes posible los pellets que vayan llegando”. Además, garantizó que el operativo de limpieza de la Xunta “continuará activo y en alerta hasta que no queden ninguno de estos residuos en las playas”.

El presidente demandó que ante este “compromiso de la Xunta” el del Gobierno central “sea el mismo”, en cuanto a sus competencias en el mar en la lucha contra la contaminación y reclamó que no se pongan “excusas”. Por eso, tras haber elevado el Plan de Contaminación Marina Accidental de Galicia (Camgal) al nivel 2, Rueda recordó que la Administración gallega demandó medios para la detección de los residuos en el mar y para que no lleguen a las playas, en referencia a la solicitud de siete lanchas, cuatro barcos, un avión y dos helicópteros y un submarino.

No obstante, lamentó que, pasadas más de 48 horas de la petición de estos medios, Galicia “continúa sin tener esos medios comprometidos por el Gobierno central”. Por lo tanto, reclamó que los envíe “ya y lo antes posible” para colaborar con la Xunta y con los ayuntamientos en la lucha contra esta contaminación, dentro del ámbito de sus competencias, “que es la marina”, recordó.

“Todos los sacos que se intercepten en el mar son pellets que no llegarán a la costa”, argumentó al respecto. “Siempre va a ser mucho más sencillo mientras estén en estos sacos en el agua, y no que se estropeen y lleguen a las playas”, advirtió. “Cada pellet que llegue las playas es un pellet que no se recogió en el mar”, ahondó, sobre la necesidad de la actuación antes de que lleguen a tierra.

En paralelo a la limpieza de las playas, el presidente explicó que su Gobierno va a remitir a la Fiscalía toda la información de la que dispone para que se aclaren todas las circunstancias relacionadas con este vertido. “Nosotros somos los primeros interesados de que se llegue al final de todo esto para determinar los responsables”, aseveró. De igual manera, adelantó que la Xunta trabajará con el sector pesquero y con el sector turístico para evitar cualquier daño su imagen.

Cita en el Parlamento

La vicepresidenta segunda y conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, reinvidicó el día 12 en el Parlamento la necesidad de proteger Galicia, su imagen y sus intereses frente a la desinformación irresponsable alrededor del vertido de pellets plásticos del mercante Toconao en aguas portuguesas y que está afectando al litoral de la Comunidad y otros puntos del Cantábrico. Con este objetivo y durante su comparecencia a petición propia ante la Diputación Permanente de la Cámara, Vázquez Mejuto hizo un llamamiento a la colaboración a nivel político para defender los intereses de Galicia, apelando a la prudencia y al trabajo conjunto de todos los grupos parlamentarios gallegos y de las diferentes instituciones competentes. “La imagen de Galicia es sagrada”, destacó.

Un momento de la comparecencia de a vicepresidenta segunda y conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, ante la Diputación Permanente del Parlamento gallego.

Tras insistir en el mensaje de tranquilidad ante la situación actual y recordar que los análisis encargados por la Xunta y la opinión de los científicos coinciden en señalar la no peligrosidad de los pellets, la vicepresidenta anunció que el Gobierno gallego trabaja en la constitución de un “comité de expertos” con el objetivo de vigilar los posibles efectos del vertido sobre los ecosistemas costeros, anticiparse de ser el caso con la adopción de las medidas necesarias y, en último término, exigir responsabilidades. Esta nueva medida, tal y como explicó, vendrá a complementar y reforzar el trabajo acometido por el Ejecutivo autonómico en los últimos días para hacer frente a la llegada de sacos y de pellets plásticos dispersos a las costas gallegas.

En concreto, se refirió a la activación en base a criterios técnicos del Plan Territorial de Contingencias por Contaminación Marina Accidental de Galicia (Camgal) desde el momento en que tuvo conocimiento oficial de la situación, el 3 de enero; a la puesta en marcha de un operativo medioambiental para la vigilancia, detección y limpieza de los residuos en tierra -que supera ya los 300 efectivos de medios propios-; a la coordinación y apoyo a los ayuntamientos costeros afectados; y a la contratación inmediata de varios estudios técnicos sobre la composición del material, ante el desconocimiento inicial y la falta de información.

Recogidos 90 sacos

De hecho, Ángeles Vázquez elogió la eficacia del dispositivo activado de inmediato por el Gobierno gallego para la detección y limpieza de los restos llegados a la costa y tuvo un agradecimiento especial para todos los trabajadores implicados, tanto el personal medioambiental y de guardacostas de la Xunta como los efectivos de refuerzo contratados. Según los datos recopilados hasta el día 13, la cantidad de pellets plásticos retirados de las playas gallegas por el operativo de la Xunta equivale a casi 90 sacos como los que transportaba el contenedor perdido por el Toconao -con 25 kg de pellets cada uno-, a los que se añade el que recuperó entero el helicóptero de Gardacostas de Galicia Pesca 2 en la costa de Valdoviño. Además, tal y como explicó, desde el día 10 de enero también se están recogiendo de las playas material plástico de otro tipo. En concreto, 695 kg el día 10 y 538 kg el 11, según las primeras estimaciones.

Por todo ello y tras insistir en el buen trabajo realizado tanto por la Xunta como por ayuntamientos y voluntarios, Ángeles Vázquez hizo hincapié en que el Gobierno central debe actuar ya “dentro de sus competencias y, sobre todo, en el mar”, reiterando una vez más la urgencia de que ponga a trabajar los medios marítimos y aéreos solicitados desde Galicia. Al respecto, recordó que el pasado 7 de enero la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, se comprometió personalmente con el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, a ofrecer “toda la colaboración y la ayuda” que se considerara necesaria.

Detalle de las bolitas blancas de pellet.

Sin embargo, recordó que al día siguiente, el ministro Óscar Puente pidió la activación del nivel 2 del Plan Camgal para intervenir y una “vez activado” por la Xunta, indicó, el Ministerio exigió una cuantificación detallada de los medios estatales reclamados por Galicia. “Tras muchos días de idas y vueltas, ahora tenemos constancia de que el Gobierno central sabía desde el 8 de diciembre lo que aconteció con el Toconao”, advirtió la vicepresidenta, incidiendo en que, a pesar de ese conocimiento, tardaron más de un mes en actuar.

En esta línea, insistió en la importancia de evitar que los sacos de pellets plásticos que permanecen aún mayoritariamente en el mar lleguen la tierra, donde su recogida es mucho más complicada.

Intercambio de reproches entre administraciones

El conselleiro do Mar, Alfonso Villares, reclamó el pasado 6 de enero al Gobierno del Estado que activase el Plan Nacional de Emergencias por contaminación dado que el vertido de pellets plásticos que alcanzó la costa gallega provenía de un buque que estaba navegando en aguas portuguesas, y por el tanto, era la Administración central la competente. Villares explicó que, a pesar de las informaciones que se publicaron, la Administración autonómica no recibió comunicación oficial de lo sucedido el pasado 8 de diciembre, cuando el buque mercante Toconao perdió seis contenedores en aguas portuguesas, uno de los cuales contenía pellets plásticos. La primera comunicación, vía email, llegó a la Consellería do Mar el 3 de enero y explicaba lo sucedido así como que el día 20 de diciembre ya había sido comunicado a la Dirección de Costas y a la Delegación del Gobierno sin que nadie del Ministerio informase a la Xunta de los pormenores.

En ese sentido, el conselleiro mostró su preocupación y cuestionó las razones por las que la Administración central no ofreció esa información durante 14 días, ni se puso en contacto con el Gobierno gallego así como el hecho de que no se iniciara ninguna actuación contra esta problemática. El responsable autonómico destacó que es el Ejecutivo central quien tiene acceso a toda la información a través de organismos como la Agencia Europea de Seguridad Marítima o del Gobierno portugués, en cuyas aguas tiene origen el incidente, de acuerdo con la legislación marítima internacional.

La Xunta, señaló, comenzó a tomar medidas desde el minuto uno activando el Plan Camgal a nivel 1 y movilizando al personal de Guardacostas de Galicia y personal de Tragsa para acometer las labores de vigilancia a lo largo de toda la costa gallega y apoyando a los ayuntamientos afectados en los trabajos de limpieza y retirada de los sacos y restos de este material que alcancen la costa.

Por parte del Gobierno de España, el ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, acusó a la Xunta de escudarse en terceros y escurrir el bulto asegurando que el Ejecutivo central no podía “actuar si no se le reclama a través de la activación del nivel 2 de emergencia”. Mientras que la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, afirmó que “la gestión de la Xunta hubiera sido distinta si no estuvieran en precampaña” y tachó de “carta a los Reyes Magos” y de “gran irresponsabilidad” la petición de la Xunta al Gobierno solicitando “hasta un submarino” para hacer frente al vertido de pellets, “tres veces más que para el Prestige”.

El principal partido de la oposición en Galicia, el BNG, reclamó responsabilidades al Gobierno del PP en Galicia mientras que el PSdeG criticó que pasara casi un mes para que la Xunta activara su plan de emergencia para estas situaciones. Tanto estas formaciones como el resto de los partidos de izquierdas y los medios afines evocaron la tragedia del Prestige y quisieron comparar la gestión del PP en ambos casos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.