La Xunta abre por primera vez oficinas de retorno en Vigo, A Coruña, Ourense y Lugo

Rodríguez Miranda reitera el compromiso de su departamento con los retornados en sus visitas a las instalaciones de Vigo y Ourense

El secretario xeral y la delegada de la Xunta posan con los representantes de la Fevega y el matrimonio retornado en la oficina de Vigo.
Francisco Vilanova y su mujer reciben información en la oficina de Vigo.
Rodríguez Miranda y Corina Porro atienden a la prensa en la oficina viguesa.
Antonio Rodríguez Miranda (dcha) conversa en Vigo con Francisco Vilanova, retornado de Venezuela en junio. Al fondo, Manuel Pérez y María Fernanda Ruiz, de la Federación Venezolana.
Rodríguez Miranda y Corina Porro dialogan en la oficina de Vigo con el matrimonio retornado y representantes del colectivo venezolano.
Francisco Vilanova.
Rodríguez Miranda (2º por la dcha) y Marisol Días (2ª por la izda) durante su visita a la oficina de Ourense.
Rodríguez Miranda saluda a una de las personas presentes en la oficina de Ourense.

La Xunta de Galicia acaba de poner en marcha sendas Oficinas Integrales de Asesoramiento y Seguimiento al Retorno en Vigo, A Coruña, Ourense y Lugo. Las cuatro entraron en funcionamiento simultáneamente hace un par de semanas. Es la primera vez que este servicio del Gobierno gallego abre sus puertas fuera de Santiago. Las nuevas oficinas vienen, por tanto, a descentralizar la atención al retornado, pero trabajando siempre en estrecha colaboración con la oficina central de Compostela, que dará soporte a todas ellas.

La oficinas de Vigo y Ourense fueron visitadas hoy, 11 de diciembre, por el secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, quien estuvo acompañado por la delegada territorial de la Xunta en cada una de esas ciudades, Corina Porro y Marisol Díaz, respectivamente. El secretario xeral tiene previsto trasladarse también a las de A Coruña y Lugo la próxima semana.

En la ciudad olívica participó también una delegación de la Federación Venezolana de Galicia (Fevega), encabezada por su presidente, Manuel Pérez, y su coordinadora general y también presidenta de la Asociación de Pensionados y Jubilados Venezolanos en Galicia (Apejuveg), María Fernanda Ruiz. Durante la visita, se encontraron con un matrimonio recién retornado de Venezuela que estaba allí recabando información y al que los representantes de la Federación de Venezolanos pudieron transmitir su apoyo moral.

El secretario xeral da Emigración destacó que el de Vigo, como el resto de los nuevos servicios provinciales, es “una oficina integral de asesoramiento y seguimiento”. “Hasta ahora”, dijo, “no eran necesarias estas oficinas fuera de Santiago, porque trabajábamos cara al exterior, pero ahora, con el nuevo compromiso del Gobierno gallego materializado en la Estratexia Retorna 2020, se hacen necesarias estas unidades provinciales”. Dotada con un presupuesto global de más de 235 millones de euros, la Estratexia tiene entre sus objetivos el regreso de más de 20.000 gallegos en el período 2018-2020.

Rodríguez Miranda destacó que las nuevas oficinas están dotadas de “personal técnico especializado en los ámbitos jurídico y social” y constituyen “un lugar de acogida y apoyo a las familias retornadas”, convirtiéndose en el “único lugar de referencia” para recibir este tipo de atención. Se trata de “orientar y acompañar” al retornado y su familia ofreciéndole información sobre todo lo que le pueda resultar útil en los ámbitos social, sanitario, educativo y laboral. “Nos encontramos con casos diarios de gente que quiere volver a Galicia y se encuentra con muchísimas dificultades, especialmente en la tramitación de permisos de residencia para familiares de los gallegos del exterior o en la homologación de los títulos universitarios”, expuso el secretario xeral, quien demandó al Gobierno central una mayor implicación en estas materias. Facilitar el retorno es “un derecho amparado por la Constitución”, pero también “una auténtica riqueza” para Galicia, por “la cualificación académica y la experiencia profesional” de estas personas que le “dan a la sociedad gallega una ventaja competitiva”, enfatizó el representante de la Xunta.

La nueva oficina de Vigo está ubicada en el edificio de la Xunta y funciona en horario de mañana, hasta las 15 horas, mientras que la oficina central de Santiago atiende hasta las 20 horas, para salvar el desfase horario con América. La oficina de Vigo cuenta con una técnica especialista en cuestiones jurídicas y otra en el área social. A todas las personas que pasen por estas oficinas se les abrirá un expediente individual que permitirá hacerles un seguimiento. Rodríguez Miranda recordó que ya existía en Vigo una oficina de información fruto de un acuerdo de la Secretaría Xeral da Emigración y la Federación de Venezolanos, que ahora se complementa con este servicio propio de la Administración gallega.

Rodríguez Miranda recordó que en 2018 retornaron a la Comunidad más de 7.000 personas, de las que más de 2.000 lo hicieron a la provincia de Pontevedra y el 30% de ellas a Vigo. En los últimos diez años, los retornados a la provincia de Pontevedra han sido más de 12.000 y a la de Ourense 8.000, añadió. “Tenemos que apostar por facilitar el retorno, con medidas de integración también para los hijos y los nietos, que son el 80% del medio millón de gallegos que viven en el extranjero”, resaltó el secretario xeral.

La obligación de acoger y ayudar

Por su parte, Corina Porro destacó que la nueva oficina del retorno de Vigo es “un recurso más a favor de las personas que más lo necesitan, que muchas veces vienen solas, con mucho dolor, dejando atrás una vida y un entorno familiar”. “Es nuestra obligación acogerlos y ayudarlos a integrarse en las mejores condiciones”, añadió.

La presidenta de la Asociación de Pensionados y Jubilados Venezolanos en Galicia afirmó a España Exterior que las nuevas oficinas provinciales suponen “un apoyo más” para los retornados, pero también “un apoyo mutuo”, porque son muchas las veces en que desde la Federación tienen que ayudar a los retornados a realizar trámites, ya que, aunque hablen un mismo idioma –el español-, para el emigrante todo es nuevo y a veces tiene dificultades para rellenar un cuestionario o hacer cualquier otro tipo de gestión.

La Federación de Venezolanos tiene su propio oficina de información –fruto de un acuerdo con la Secretaría Xeral- en Ourense y Lugo, además de en Vigo, y proyecta abrir otra en A Coruña.

Francisco y Thais, el enésimo retorno de Venezuela con lo puesto

Durante su visita a la nueva Oficina Integral de Asesoramiento y Seguimiento al Retorno en Vigo, Rodríguez Miranda coincidió con un matrimonio de venezolanos que estaba allí recabando información. Se trata de Francisco Vilanova, nacido en el ayuntamiento de O Porriño (Pontevedra) hace 74 años y emigrado a Venezuela a los 16 años de edad, y su mujer, Thais Pravia, de origen asturiano, quienes retornaron de dicho país el pasado mes de junio.

Francisco tenía junto a otros tres socios siete restaurantes en la ciudad de Valencia, capital del estado de Carabobo, que llegaron a dar trabajo a 150 personas. Sus clientes eran los ejecutivos de la zona industrial, pero al desmantelarse toda la industria por la grave crisis que azota el país –“el 80% de las industrias cerraron y el 20% restante sobrevive malamente”, explica- tuvieron que cerrar todo. Al venirse a España, dejaron la casa al cuidado de su cuñado y contrataron personal para vigilar los restaurantes, a pesar de que les suponía mucho dinero.

Lo más duro para ellos no son las pérdidas materiales, sino la separación de la familia. “Esto es una desgracia. Se acabó hasta la familia”, dice con lágrimas en los ojos el retornado, que cuenta que tienen dos hijos y dos nietos en Miami (EEUU) y otro hijo en Mallorca. Los de Miami se fueron de Venezuela hace once y siete años, uno de ellos porque le secuestraron a un hijo, por cuyo rescate tuvo que pagar mucho dinero. El de Mallorca lleva año y medio en España. Francisco tiene también dos hermanos en Galicia, uno en Ponteareas y otro en los alrededores de Vigo. Fue con ellos con quienes emigró a Venezuela en 1959. Luego regresaron. Comparando esa emigración de ida con esta de ahora de vuelta, el retornado dice: “La diferencia es la edad”. Entonces tenía 16 años y ahora tiene 74.

El matrimonio no tiene casi ahorros. “Ahorré lo mínimo, porque lo reinvertía todo en el negocio y ayudé mucho a los hijos”, explica Francisco. Ahora esperan poder recibir la ayuda puntual al retorno que concede la Xunta y una pensión no contributiva. No cuentan con poder volver en breve a Venezuela porque no ven el final de la dictadura y creen que, en cualquier caso, “la transición va a ser muy larga”. “Es una sociedad corrupta, desde el portero hasta el presidente. Se hicieron dueños de todo y el capital es del Estado”, se lamenta.

UN comentario en “La Xunta abre por primera vez oficinas de retorno en Vigo, A Coruña, Ourense y Lugo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *