La vicepresidenta de Uruguay participa en la celebración del Día de Galicia en Montevideo

Beatriz Argimón acompañó a los representantes de las entidades que participaron en la ofrenda floral al monumento a Rosalía de Castro en la plaza de Galicia de la capital del país

Elvira Domínguez, Celestino Alonso, Beatriz Argimón y Charo Gil durante la ofrenda.

Con la presencia de la vicepresidenta de Uruguay, la mañana del pasado 24 de julio se celebró el Día de Galicia en la plaza homónima de la rambla montevideana, a orilla del Río de la Plata que presentaba una “néboa” que, con los bailes y música de los conjuntos tradicionales de las instituciones de la Federación de Asociaciones Gallegas, llevó a emigrantes y descendientes imaginariamente a la tierra de Breogán.

La convocatoria y organización estuvo a cargo de la Federación de Asociaciones Gallegas del Uruguay (FAG), que preside María ‘Charo’ Gil, y contó con la presencia de la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón Cedeira, y los representantes diplomáticos Constantino Alonso Rodríguez, canciller del Consulado español, y Francisco Javier Manrique, jefe de la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Asimismo, fue el primer acto público de la nueva delegada de la Xunta de Galicia en Uruguay, Elvira Domínguez. No faltaron directivos de las doce instituciones que conforman la FAG, integrantes de los cuerpos de baile, canto y danzas tradicionales de las mismas, además de público en general.

La Banda de Parada de la Armada uruguaya interpretó los himnos español y uruguayo.

Luego de la interpretación de los himnos uruguayo y español a cargo de la Banda de Parada de la Armada, dirigida por el suboficial de primera Juan Cardozo, fue la banda de gaitas del Valle Miñor la que lanzó los acordes del himno gallego.

La banda de la Armada fue fundada el 24 de abril de 1917, el mismo año en que en diciembre su fundaba la extinta Casa de Galicia, y fue justamente esta institución la que solicitó a la Diputación de A Coruña la donación de tres gaitas para la banda y dictó cursos a tres marinos para que interpretaran el instrumento gallego.

La pequeña Agustina le regaló un ramo de flores a la vicepresidenta uruguaya.

En esta ocasión, comentaba a España Exterior su director Juan Cardozo, uno de los marineros se jubiló (fue la última directora de esta banda, Natalia Sanabria) y ahora integra la de gaitas del Valle Miñor, en tanto los otros dos efectivos estaban en misiones fuera del país, por lo que no pudimos disfrutar de las gaitas marineras.

Sin embargo, la interpretación del himno gallego por parte de la banda que incorporó a integrantes del grupo coral O Son da Ruxidoira, contagiaron a los presentes y llenaron de Galicia a la neblina rioplatense.

La Federación aglutina a todas las instituciones

En tanto la pequeña Agustina, ataviada con ropa tradicional gallega, le entregaba un ramo de flores a la nieta de pontevedreses y coruñeses, la vicepresidenta de Uruguay Beatriz Argimón, la presidenta de la FAG, Charo Gil, invitaba a la mandataria a colocar una ofrenda floral al pie del busto de Rosalía de Castro que donara Casa de Galicia en el siglo pasado y que preside mirando el Río de la Plata la plaza que homenajea a la comunidad autónoma española.

Posteriormente, fue Gil la encargada en agradecer a autoridades, directivos y público en general la presencia en este acto que organizó la Federación, explicando la importancia de la fiesta nacional de Galicia en el día del Apóstol y cómo se aprovechaba este domingo 24 para festejarlo más tarde en el tradicional ‘Xantar de Irmandade’ en el Centro Pontevedrés.

Charo Gil se dirige a los asistentes.

Pero no quiso dejar pasar la ocasión para nombrar a cada una de las instituciones que hacen diariamente que la Federación continúe cumpliendo su función de aglutinar y representar a todos los clubes, recibiendo una salva de aplausos a medida que les nombraba.

También reflexionó ante la presencia de dos vicepresidentas en el acto, la de la República y ella misma como vicepresidenta del Centro Gallego más antiguo del mundo, que “vamos construyendo países más solidarios, más humanizados, y con sentimientos patrióticos con igualdad de género, pero manteniendo la sabiduría de nuestros antecesores, hombres que forjaron instituciones sólidas que hoy se mantienen a través de los años”.

Luego sería el representante del Consulado español, el canciller Constantino Alonso, quien también saludo a “todos los representantes de las organizaciones y entidades gallegas que ejercen la labor día a día en defensa y ayuda de la colectividad de los gallegos y gallegas del Uruguay”.

Antes de que comenzara el despliegue de los cuerpos de baile del Centro Gallego, Valle Miñor, Unión Hijos de Morgadanes, A Casa de Galicia y Centro Pontevedrés, fue la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimon, la que se dirigió emocionada al colectivo del que confesó que no le era ajeno ya que tuvo abuelos pontevedreses y coruñeses.

Bailes gallegos en la plaza de Galicia de Montevideo.

Repasó su historia en esa nubosa mañana afirmando que “me consta el compromiso generación tras generación de hacer permanecer vigentes los valores que pertenecer a la colectividad implica”.

Señaló que “desde los cantos, la gastronomía, las reuniones en familia donde todo implica hablar de ese pedazo de tierra que tanto los ha identificado y los sigue identificando. No hay nada más lindo en el desarrollo personal, de recibir de distintos lados afectos diferentes que implican una cadena donde de todos vamos recibiendo, afectos, valores, pero fundamentalmente compromiso allí donde estamos de resaltar precisamente el recordar de dónde venimos, pero seguramente en donde estamos tenemos que aportar para construir a la sociedad donde formamos parte y nos ha recibido”.

Agradeciendo la invitación y el recordatorio de la fecha patria, pidió que “sigan contribuyendo a hacer de este país, nuestro país, un Uruguay más fuerte”.

Cuerpos de baile de la colectividad.

Posteriormente la vicepresidenta fue consultada por España Exterior sobre su sensación de participar de un acto donde la institución convocante es presidida por una mujer, así como también la jefatura de la Delegación de la Xunta, explicando que “los valores que transmitimos (las mujeres) somos pilares cuando abandonamos el lugar donde nacimos y por distintas circunstancias venimos a otros países”.

Agregando que “si hay mujeres que han protagonizado una autentica construcción son precisamente las mujeres de la comunidad gallega. Así que estén hoy en lugares de relevancia de las autoridades de la comunidad, significa un reconocimiento que comparto y me alegra”.

La fiesta en la plaza de Galicia culminó a todo baile entre público y los integrantes de los conjuntos tradicionales de las instituciones, que, bajo el ritmo de la banda de gaitas, recorrieron la explanada frente al Río de la Plata con ritmo gallego.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *