La sociedad gallega Hijos de Lorenzana de Cuba celebró su tradicional fiesta del Conde Santo

Medio centenar de personas se dieron cita en el salón Galicia del Centro Gallego de La Habana

María del Carmen Baamonde Lombardero se dirige a los asistentes.

El pasado 27 de agosto, la Asociación Hijos de Lorenzana de La Habana celebró la tradicional festividad del Conde Santo con una actividad que se desarrolló en el salón Galicia del emblemático Palacio del Centro Gallego de La Habana.

Con las palabras de María del Carmen Baamonde Lombardero, presidenta de Hijos de Lorenzana, quedó inaugurada la ceremonia quien dio la bienvenida a los asociados participantes, quienes fueron informados sobre la historia de esta tradicional fiesta patronal de Lourenzá, que se celebra todos los años en el mes de agosto.

La presidenta destacó la importancia de la fecha y se produjo un animado intercambio de anécdotas sobre lo que para el medio centenar de asistentes ha supuesto la emigración, resultando muy interesante para todos sobre todo la presentación de imágenes del Conde Santo como las representan en Lourenzá.

El conde Osorio Gutiérrez fue un personaje de la España medieval del siglo X perteneciente a la nobleza de Galicia y emparentado con los reyes astur-leoneses. Fue el fundador del monasterio de San Salvador de Villanueva (Lugo) donde ingresó como monje en los últimos años de su vida.

Durante ese espacio de tiempo sus contemporáneos le consideraron un hombre santo, atribuyéndole diversos milagros los que fueron más numerosos después de su muerte.

A su muerte fue venerado como santo y se hacían peregrinaciones hasta su sepulcro. Con el tiempo se le dedicó un día festivo y una romería que coinciden con el último domingo de agosto. Se le atribuyeron numerosos milagros (resurrección de al menos cuatro muertos y curación de enfermos).

La Asociación Hijos de Lorenzana se fundó en la capital cubana el 24 de abril de 1911. A partir de ese año la entidad comenzó a celebrar la Fiesta del Conde Santo el último domingo del mes de agosto. En sus inicios, los emigrantes de Lourenzá en Cuba acordaron crear y sostener cuatro escuelas, una en cada una de las parroquias del ayuntamiento y donaron, además, un reloj para la torre de la Iglesia de San Salvador, actualmente en funcionamiento. Es por este motivo que en el año 1913, el Concello acordó declarar Hijos Predilectos del Ayuntamiento a todos los residentes en la Isla de Cuba que formaban parte de la Sociedad.

Hijos de Lorenzana cuenta actualmente con 297 personas asociadas, de las cuales 14 son de origen gallego, una madrileña, 145 son descendientes españolas y el resto cubanos.

La actividad concluyó con un brindis ofrecido a los participantes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *