La Reina Letizia inaugura el nuevo Instituto Cervantes de Dakar, en Senegal

En el país hay 350.000 estudiantes y 3.000 profesores de español

Un momento de la inauguración.

La Reina Letizia inauguró el 13 de diciembre el nuevo Instituto Cervantes de Dakar (Senegal), el primero en África subsahariana y la mayor apuesta hasta ahora por estrechar lazos con ese país plurilingüe y por incrementar la influencia de la lengua española y su cultura en todo el subcontinente. El director del Instituto, Luis García Montero, y el secretario de Estado para Iberoamérica y el Caribe y el Español en el Mundo, Juan Fernández Trigo, acompañaron a la Reina en la primera inauguración que celebra el Cervantes desde 2012 (que fue la de Cracovia, en Polonia).

Ambos intervinieron en la ceremonia junto con el ministro de Cultura de Senegal, Abdoulaye Diop, en un colorido acto celebrado en una carpa junto al edificio remodelado que acoge el centro Cervantes. Entre los invitados, se encontraban la embajadora de España en Senegal, Olga Cabarga, y la embajadora de Senegal en España, Mariame Sy.

“Contar con la presencia de la Reina –dijo García Montero al abrir su discurso– no solo representa una vez más el apoyo de la Casa Real a nuestra institución. Representa también la importancia que la nación española da a la tarea cultural que debe intensificar las relaciones entre nuestro país, Senegal y el África subsahariana”.

“Contar aquí –continuó– con el secretario de Estado responsable del español en el mundo, una Secretaría recién fundada, representa el valor, la importancia que el Gobierno da a nuestra lengua y su cultura dentro de la diplomacia y las relaciones internacionales, en un momento en el que la colaboración, la cooperación y el interés por el continente africano ocupan un eje de trabajo trascendental”.

“Un país con muchas posibilidades de futuro”

García Montero reiteró que “la tarea del Instituto Cervantes es y será siempre un viaje de ida y vuelta” porque “nuestro trabajo es conseguir que el conocimiento de España en Senegal suponga también el conocimiento de Senegal en España”. Abogó por tender puentes con “un país fuerte en pleno desarrollo económico y cultural y con muchas posibilidades de futuro”, con el cual el Cervantes quiere estrechar lazos a través de la cultura y el conocimiento, que “son el mejor modo de vencer prejuicios”.

“Enseñar un idioma y una cultura es un viaje de ida y vuelta que sirve para cooperar, para enriquecernos mutuamente”, apostando “por un trabajo de reconocimiento mutuo y respeto”. Este objetivo no se limita a Senegal, sino que se extiende a toda África, “el área lingüística más compleja y más rica del mundo”, con entre mil y tres mil lenguas. Solo en Nigeria hay 521, resaltó.

García Montero anunció además que la biblioteca del centro de Senegal llevará el nombre del poeta cubano Nicolás Guillén, “representante insigne de la cultura afroamericana que tanto ha enriquecido el idioma español”, quien “quiso levantar una muralla para defender la dignidad humana frente al racismo y la injusticia”.

África: un desafío ambicioso

Por su parte, el secretario de Estado respaldó el “desafío ambicioso” que acomete el Cervantes por expandir el español en el continente africano, una gran tarea que debería continuar con nuevos centros que consoliden esta presencia. Los datos corroboran, dijo, el interés por el español, con más de 350.000 estudiantes y 3.000 profesores de español en Senegal, si bien recomendó no caer en la autocomplacencia, porque “a menudo nuestro esfuerzo ha ido por detrás de nuestro éxito.”

También el ministro senegalés de Cultura incidió en la notable presencia de la lengua española en la enseñanza en su país. En un discurso en francés con repetidas alusiones de Don Quijote, Abdoulaye Diop aseguró que la cooperación cultural bilateral es buena y se va a reforzar aún más con el desembarco definitivo del Instituto Cervantes.

A continuación, se celebró un breve debate sobre el español en el país, a cargo de Leontine Ndiaye y Ángela Rodríguez Perea, ambas profesoras de la Universidad Cheikh Anta-Diop y miembros de APES (Asociación de Profesores de Español de Senegal). Moderó la mesa redonda el director del Cervantes de Dakar, Néstor Nongo Nsala.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *