La Reina inauguró la Reunión Anual de Directores del Cervantes, más de dos años después de la anterior

El ministro de Asuntos Exteriores afirma que el Instituto “debe liderar la estrategia para optimizar el potencial del español”

La Reina con los directores del Instituto Cervantes.

La Reina inauguró el 20 de diciembre en San Sebastián la Reunión Anual de Directores del Instituto Cervantes, una cita que, tras no poderse celebrar en la edición de 2020 por la situación sanitaria, encara múltiples retos, entre los que destacan la digitalización y la expansión por nuevos países. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; el director del Cervantes, Luis García Montero, y el consejero de Cultura y portavoz del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, intervinieron en la ceremonia que tuvo lugar en el centro cultural Tabakalera de la capital guipuzcoana.

Del 20 al 22 de diciembre se abordarán cuestiones como el proceso de transformación digital, las repercusiones de la pandemia, las distintas modalidades de enseñanza de español (presenciales y en línea), la situación de la plantilla o la extensión de la institución en áreas estratégicas como Estados Unidos, Asia o África subsahariana.

Una reunión anual muy esperada que ha contado con la colaboración de la Diputación Foral de Guipúzcoa, el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de San Sebastián. Es la primera vez que los más de 70 directivos del Instituto en España y en un total de 47 países se reúnen en el País Vasco, y la segunda ocasión en una comunidad con lengua cooficial (la anterior fue en Galicia en 2005)

José Manuel Albares afirmó que esta reunión anual “es uno de los actos más importantes de los que puede participar un ministro de Asuntos Exteriores, porque el Instituto Cervantes es un emblema de la acción exterior de España”.

Destacó que en 2022 el Gobierno va a poner en marcha una estrategia para potenciar internacionalmente la difusión del español y su enseñanza, en estrecha cooperación con diversos ministerios, lo que contribuirá a fortalecer la lengua de casi 600 millones de personas. También tendrá como objetivos facilitar su implantación en los órganos internacionales y consolidar su presencia en plataformas digitales y “start up” en esta época de auge de la inteligencia artificial.

Y es que “desde el Gobierno asumimos la responsabilidad de optimizar todo el potencial del español”, para lo cual recientemente se ha modificado la secretaría de Estado para Iberoamérica, el Caribe y el Español en el Mundo con nuevos cometidos relacionados con el idioma. El Cervantes “debe liderar esa estrategia”, por ser “un referente internacional” en la promoción del español, una lengua que es un patrimonio común y que “tenemos la obligación de proteger y proyectar aún más”.

Con esta reunión, el Instituto cierra las celebraciones del 30.º aniversario de su creación, aprobada por una ley ampliamente consensuada en 1991 por todos los grupos parlamentarios. “Ese espíritu de consenso sigue siendo fundamental en momento en que algunos prefieren el grito frente al dialogo”, es “un ejemplo de que juntos podemos ir mucho más lejos”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

“Hay que tomar decisiones”

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, agradeció a la Reina su presencia en esta reunión que “para la familia del Cervantes es decisiva”: no se pudo celebrar en 2020 y ahora “hay que tomar decisiones” para responder a determinados problemas y situaciones. El curso 2020-2021 “ha sido más duro que el anterior, pero podemos estar orgullosos porque la respuesta del Instituto ha sido notable”.

Entre los retos que se afrontan, explicó, la expansión en tres áreas clave: Estados Unidos (el Gobierno aprobó en julio la apertura de un centro en Los Ángeles), Corea del Sur (cuya Aula Cervantes, hoy dependiente de Tokio, ascenderá a la categoría de centro, para lo cual se aprobado el presupuesto necesario), y África subsahariana. En este subcontinente destaca Dakar (Senegal), inaugurado por la Reina el pasado 13 de diciembre, y que se complementará con Aulas (como la de Abiyán) y un observatorio de la lengua española.

García Montero hizo una encendida defensa de las lenguas cooficiales porque “asumimos la diversidad lingüística como una riqueza, asumimos el orgullo democrático de un país que defiende su pluralidad lingüística con voluntad de entendimiento”.

Insistiendo en la idea de respeto a la diversidad y la pluralidad de lenguas y culturas de España, resaltó que, de las más de siete mil actividades culturales celebradas en el último curso académico, más de un millar están relacionadas con las lenguas cooficiales; de ellas, unas 350 con el euskera y la cultura vasca.

30 años del Cervantes

Tras los discursos de inauguración se celebró el panel titulado ‘30 años del Instituto Cervantes: evolución y perspectivas de futuro’, con los directores de Casablanca (María Jesús García), Tokio (Víctor Ugarte), Nueva York (Richard Bueno) y Bruselas (Ana Vázquez).

García Montero moderó este encuentro en el que los cuatro directores, uno por continente, explicaron la situación actual y la previsible evolución de la lengua española en los respectivos países.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *