La nueva regulación del voto exterior estará en vigor en los comicios de mayo solo si se tramita por vía de urgencia

Para el Partido Popular es necesario garantizar la identidad del votante en todo el proceso y desde Ciudadanos indicaron que tienen algunas dudas sobre la propuesta aunque consideran que se pueden resolver en su tramitación

Los socialistas Rafael Simancas y Gregorio Cámara.

Una vez que el PSOE y Unidos Podemos han presentado la propuesta para modificar la regulación del voto exterior ahora queda por ver si entrará en vigor para las elecciones autonómicas y europeas del próximo mes de mayo. Ambos grupos han solicitado que la Mesa del Congreso la tramite por el procedimiento de urgencia y que una vez admitida el Pleno de la Cámara Baja la aborde mediante la “tramitación directa y en lectura única”. Solo si la Mesa del Congreso admite esta solicitud será posible que la eliminación del voto rogado sea una realidad en los próximos comicios.

El portavoz del PSOE en la subcomisión para la reforma electoral, Gregorio Cámara, señaló a España Exterior que confían en que la tramitación por vía de urgencia de la proposición de ley orgánica para eliminar el voto rogado cuente con el apoyo de Ciudadanos, necesario para que esta iniciativa esté en vigor en las elecciones del próximo mes de mayo. Solamente hay de plazo hasta el próximo 2 de abril que será cuando se convoquen los comicios autonómicos y europeos a celebrar el 26 de mayo.

Desde Ciudadanos indicaron a este medio que “estamos empeñados en acabar con el voto rogado y que esa reforma entre en vigor para las próximas autonómicas”, sin embargo consideran que “la propuesta con la que se ha trabajado en la subcomisión nos suscita dudas por dos temas: la papeleta en blanco, sobre todo, en el Senado, por cómo puede afectar a las únicas candidaturas abiertas; y dudas sobre las garantías de la identificación del votante, para evitar posibles fraudes”.

Consideran que estas dudas “las tiene que resolver la Junta Electoral Central, ya que es el órgano técnico que se pronuncia sobre estos temas, el órgano técnico que luego tendrá que resolver posibles reclamaciones, y vamos a ver qué pasa en la tramitación”.

Desde la formación naranja recalcan que “la reforma ha de hacerse, pero hay que hacerla bien. No nos oponemos a la tramitación urgente, la reforma ha de hacerse y en la tramitación se pueden resolver estas dudas que nosotros planteamos”.

Escollo para el Partido Popular

La diputada y responsable de Emigración del Partido Popular, Ana Vázquez, explicó a este medio que el principal escollo para apoyar la iniciativa está en la identificación del votante. Es decir, si la documentación para votar se envía de oficio -sin una previa identificación del solicitante, lo que es el actual voto rogado- debería existir una identificación posterior para garantizar que quien vota es efectivamente la persona cuya documentación aparece en el sobre de votación y que no lo hace otra en su lugar. Vázquez indicó a este medio que si su propuesta es aceptada, estarían a favor de la tramitación urgente.

Por su parte, Irene Montero de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, insistió en la necesidad de tramitar esta proposición de ley orgánica por la vía de urgencia. “Esperamos que Ciudadanos mantenga su compromiso” de que antes de las elecciones de mayo el voto rogado haya sido suprimido.

Gregorio Cámara explicó sobre la iniciativa que su objetivo es mejorar y establecer un procedimiento adecuado para el ejercicio del derecho al voto de todos los españoles residentes en el exterior, en condiciones de igualdad y de manera justa”.

“Hemos procurado conseguir el mayor consenso posible”, aseguró Cámara, quien lamentó que “el Partido Popular se ha opuesto in extremis y ha presentado su propia propuesta, que tiene muchos defectos y es inviable, según el grupo de expertos” y confía en que el resto de grupos parlamentarios “se sumen durante la tramitación” a la iniciativa.

Gregorio Cámara reafirmó el “compromiso del Grupo Socialista de resolver este problema, que se generó con la reforma de 2011” y “facilitar el ejercicio del derecho al voto de los españoles residentes en el exterior”. Con esta iniciativa se persigue “que la participación aumente”. “Esta proposición de ley puede dar un tratamiento justo y en igualdad de condiciones para el ejercicio del derecho fundamental del voto”, dijo el portavoz socialista, que insistió en el “llamamiento a todos los grupos parlamentarios para intentar llegar a un acuerdo en el proceso de tramitación que permita utilizar este procedimiento en las próximas elecciones del 26 de mayo”.

Txema Guijarro, de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea destacó que “el PSOE diese el paso” puesto que consideraban que tenía ciertas reticencias ya que apostaba por que debían llegar a un consenso con el PP. Sin embargo, según Guijarro “el PP no ha querido si quiera entrar a un debate serio y profundo para poder solventar el problema que se generó en 2011”.

Propuesta realista

En su opinión la propuesta es “realista” e intenta respetar al máximo los planteamientos realizados por el grupo de trabajo de técnicos del Gobierno. Entiende que esta reforma, si se aprueba, conllevará un enorme desafío logístico para la Administración. De todos modos, Guijarro señaló que su grupo se ha ceñido a las posibilidades reales que había de tener una solución a corto plazo, que hay “cuestiones de contenido que hubiésemos preferido resolver de otra forma”.

En cuanto a la propuesta del PP, el diputado de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea criticó que “está fuera de foco completamente” y que “ellos saben que lo que están planteando es absolutamente imposible”. En definitiva, para Guijarro la propuesta presentada por el Grupo Popular “es una propuesta construida para decir no al trabajo realista que se ha venido realizando hasta ahora para poder implementar de facto esa reforma”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.