La muestra ‘El Prado en las calles’ llega a la ciudad Colonia del Sacramento

Al acto de inauguración asistieron el ministro de Educación y Cultura, Pablo da Silveira, el embajador español, Santiago Jiménez, y el intendente de la ciudad más antigua de Uruguay, Carlos Moreira

Santiago Jiménez
Santiago Jiménez, Carlos Moreira y Pablo da Silveira.

La muestra ‘El Prado en las calles’ fue inaugurada en Colonia del Sacramento, la ciudad más antigua del Uruguay que fuera fundada por los portugueses en 1680.

El 1 de enero de 1680 llegan al Río de la Plata provenientes del puerto de Santos, en Brasil, al mando del maestre de campo Manuel Lobo, dos navíos y otros buques menores, que transportaban 400 soldados y artillería con la que pensaban defenderse por si eran atacados por los indígenas.

Antes de comenzar febrero, Manuel Lobo fundó la Nova Colonia do Santíssimo Sacramento que fue el primer asentamiento europeo y la primera ciudad en lo que hoy es el Uruguay. El asentamiento está ubicado en la orilla norte del Río de la Plata, frente a Buenos Aires, a poco menos de 50 kilómetros.

Si bien fue fundada para comerciar con las colonias españolas, tras varias décadas de lucha, fueron expulsados definitivamente los portugueses tras la fundación de Montevideo en 1724, aunque posteriormente Brasil invadiría la Banda Oriental (Uruguay) y la transformó en Provincia Cisplatina, hasta que en 1825 la fuerza libertadora encabezada por Juan Antonio Lavalleja, lograron expulsarles y crear la República Oriental del Uruguay en 1830.

Colonia del Sacramento fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1995 y allí, desde la propia arquitectura de su fundación y los museos que recuerdan los acontecimientos más importantes, son un atractivo turístico que recibe visitantes de todo el mundo.

También atrae su plaza de toros, que ha sido reformada para convertirse en un centro de espectáculo y gastronómico, luego de más de cien años desde que fuera abandonada.

En 1910, Nicolás Mihanovich, un emigrante austro-húngaro radicado en Argentina y constituido en un prominente comerciante que se dedicó al transporte fluvial de pasajeros entre ambas orillas del Plata, construyó la Plaza de Toros Real de San Carlos, un verdadero monumento arquitectónico de hierro fundido en Alemania que sostenía los ladrillos con un estilo neomudéjar muy similar a las plazas de toros de España.

Muestra Museo del Prado
La exposición está instalada en los alrededores de la plaza de toros de Colonia del Sacramento.

Su propósito era trasladar hasta allí al público taurino argentino que no podían disfrutar del espectáculo por prohibirse las corridas de toros. Pero en 1912, el presidente de Uruguay, José Batlle y Ordóñez, prohibió los espectáculos en los que se mataran animales; lo que llevó al intendente de Colonia, Felipe Suárez, a exigirle a Mihanovich que hiciera corridas pero que no hiriera a los toros.

Esto provocó que solamente se realizaron en la plaza 32 corridas, en las que participaron 182 toros, que ninguno murió, y 12 toreros que tuvieron 19 accidentes.

Mihanovich, que tuvo durante décadas el dominio del transporte fluvial de pasajeros entre Buenos Aires y Uruguay, abandonó el Real de San Carlos hasta que la Intendencia de Colonia logró rehabilitar la mitad de esta plaza abriendo en 2021 reconvertida en un sitio de eventos que dispone de la mitad de las gradas con un centro gastronómico.

En sus afueras, el pasado 11 de marzo fue inaugurada la muestra ‘El Prado en las calles’ que trae el Gobierno español para resumir en 50 obras el patrimonio artístico del Museo del Prado.

El embajador de España, Santiago Jiménez, cumple así con lo prometido en Montevideo de que la muestra recorrerá varias ciudades del Uruguay, y acompañado del intendente de Colonia, Carlos Moreira y del ministro de Educación y Cultura, Pablo da Silveira, dejaron inaugurada la exposición que engalana la fachada de la vieja plaza de toros.

El ministro reflexionó en el acto expresando que “el arte nos aporta significado y amplía las fronteras de nuestra sensibilidad”, asegurando que “nos ayuda a descubrir que cada uno de nosotros, además de ser personas, somos historia”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.