La incidencia acumulada de covid-19 se duplica en solo dos semanas en plena sexta ola de la pandemia

Las comunidades autónomas preparan restricciones y piden un paraguas jurídico al Gobierno

El Ministerio de Sanidad elevó, en los últimos datos oficiales al cierre de esta edición, correspondientes al 19 de noviembre, la cifra total de contagios por covid-19 en España desde el inicio de la pandemia a 5.080.663. Son 55.024 más respecto al 5 de noviembre, lo que supone una media diaria de casi 4.000 en lo que ya se comienza a considerar como la sexta ola de la pandemia en el país. Así, la incidencia acumulada (IA) a 14 días pasa a 111,95 casos por cada 100.000 habitantes, recuperando cifras de hace más de dos meses, frente a los 53,77 del 5 de noviembre. Por tanto, España se mantiene todavía en el nivel de riesgo medio (de 50 a 150 casos) al que volvió el pasado día 5, tras abandonar el riesgo bajo en el que estaba desde el 7 de octubre. En lo que llevamos de mes de noviembre los contagios diarios se han multiplicado por siete y la incidencia a 14 días ha subido 59 puntos.

Una comunidad autónoma -Navarra- ya está en nivel de riesgo muy alto y otras cuatro en riesgo alto -Aragón, Baleares, País Vasco y Cataluña-. Ya no queda ninguna en nueva normalidad: Galicia y Extremadura están en riesgo medio, como la mayoría del mapa autonómico. Ceuta (42,75), Extremadura (58,08) y Asturias (58,7) son las que registraron los mejores datos. España todavía se mantiene lejos de los datos de la ola que asola Europa, donde los peores datos se dan en Austria (1.711,7), Chequia (1.439,8) y Bélgica (1.308,9). En el polo opuesto, Suecia (107,2) e Italia (174,3), junto a España.

La tasa de positividad se sitúa en el 4,54% del total de las pruebas diagnósticas realizadas. La Organización Mundial de la Salud considera que a partir del 5% está descontrolada la transmisión del virus. Por edades, el grupo ahora más afectado es el de menos de 12 años, único sin vacunar, con una incidencia acumulada de 166,18. Le siguen el grupo de entre 40 y 49 años (131,82) y el de 30 y 39 (117,15).

Más de 300 fallecidos

Según los datos del Ministerio, 87.810 personas con prueba diagnóstica positiva han fallecido desde que el virus llegó a España, frente a las 87.504 del 5 de noviembre. Son 306 más, lo que da una media diaria inferior a 22 muertes. Hay que recordar que las cifras del Gobierno no incluyen las defunciones con síntomas compatibles pero sin prueba diagnóstica ni los decesos de las residencias, que podrían llevar la cantidad total a 120.000 víctimas, como reconocen otras fuentes oficiales tras analizar el exceso de mortalidad o las estadísticas de las comunidades.

Días atrás se supo que en 2020 se produjo el récord de muertes en España con 493.776, un 18% más con respecto al año anterior, según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística. De ellos, 60.358 son víctimas confirmadas del virus y 14.481 lo fueron con sospecha de estar afectados por el covid-19. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad solamente reconoce en su último informe de 2020 a 51.078 fallecidos por coronavirus.

Actualmente, hay 2.398 pacientes ingresados por Covid-19 en toda España (frente a los 1.793 de hace dos semanas) y 458 en UCI (386 el 5 de noviembre). La presión hospitalaria por el virus se sitúa en el 1,93% (era del 1,45%) y en un 5,02% de las camas UCI (frente al 4,23% de hace 14 días). Con estas cifras, España se mantiene en la llamada nueva normalidad, según la ocupación global de las camas en los hospitales, al ser menor de dos, y la abandona según la ocupación en UCI, al ser mayor de cinco, y pasa a riesgo bajo.

El 79% de la población tiene la pauta completa de la vacuna, porcentaje que aumenta al 89% si consideramos sólo la población diana, los mayores de 12 años, y más de 3,3 millones de personas han recibido una dosis de refuerzo. Además, se aprobó la administración de éstas a las personas con edades comprendidas entre los 60 y los 69 años y al personal sanitario y de las residencias de mayores.

En esta situación, el Gobierno rechazó nuevas restricciones pese al repunte de contagios y limita las armas necesarias para combatir el virus a la mascarilla y la vacunación. Las comunidades autónomas, sin embargo, piden un paraguas jurídico que unifique medidas sobre todo ante los no vacunados. De hecho, el 60% de las personas ingresadas en las UCI no están vacunadas.

El Gobierno ve la pandemia en la recta final mientras que las comunidades preparan restricciones. Así, el País Vasco, Navarra, Castilla y León, Aragón y la Comunidad Valenciana estudian que sea necesario el pasaporte covid para acceder a la hostelería o el ocio, tal y como pusieron en práctica en su momento Galicia y Baleares.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *