La Federación de Asociaciones Gallegas de Uruguay recibe a la delegada de la Xunta en el país

La entidad está revisando sus estatutos, aprobados hace 30 años

La delegada de la Xunta en Uruguay, Elvira Domínguez, con los directivos de las entidades que forman parte de la FAG y la presidenta de la Federación, María Gil.

El pasado 15 de septiembre la Federación de Asociaciones Gallegas (FAG) del Uruguay, que preside María Gil Pereira, se reunió con todos los delegados de las doce instituciones en su asamblea mensual en el club Hijos de Morgadanes.

No se trato de una reunión más, sino que en ella recibieron por primera vez a la delegada de la Xunta de Galicia en Uruguay, Elvira Domínguez, que tras la bienvenida de su presidenta recibió los estatutos de la FAG autenticados por notario, ya que “estamos estudiando entre todos los clubes federados si es necesario actualizarlos ya que tienen casi tres décadas de aprobados”, explicaba Gil quien puntualizó que “lo importante es poderlos cumplir y si hay que modificarlos para tener una mejor acción, debemos hacerlo”.

En dichos estatutos se establece como fines y propósitos: servir de nexo entre las asociaciones integrantes, representar a la comunidad gallega frente al gobierno de Uruguay, el reino de España y el autónomo de Galicia, así como todas las organizaciones e instituciones nacionales e internacionales.

Esta representación se basa en temas de “interés para la comunidad gallega y sus asociaciones, sin interferir en las facultades que tiene cada una de las asociaciones federadas”.

También se establece como objetivo el “propender a la unificación de las Asociaciones Gallegas radicadas en el Uruguay”, lo que se demanda como importante para poder lograr sortear la crisis económica y de falta de directivos que se ha vivido a partir de la pandemia del Coronavirus y la liquidación de la mutua Casa de Galicia, que ha golpeado en la que era uno de los pulmones que oxigenaban a la colectividad en Montevideo.

También establecen los estatutos “el mantener lazos culturales y sociales con Galicia, sus gentes, su lengua, su cultura y su historia”, así como también con otras instituciones similares, además de expresamente destacar la ayuda a brindar “a la Escuela Galicia u otro instituto que participe en el quehacer gallego, lengua, historia y su cultura”.

Asimismo, deja establecido la relación con la Xunta de Galicia y el Gobierno español, asegurando que “se procurará la presencia de representantes de las distintas comunidades gallegas, en los consejos de instituciones de la Comunidad Autonómica u otros organismos a crearse, relacionados con su actividad”.

Busca el estatuto asegurar “la presencia de representantes de la FSG (actualmente FAG) en el Consejo Federal de las Comunidades Gallegas (o similar en el futuro) no inhibiendo, por ello a las asociaciones federadas de ejercer los derechos correspondientes; por vía de ejemplo voz y voto, en tanto sean reconocidas comunidades gallegas reconocidas por la Xunta de Galicia”.

Los delegados han recibido también los estatutos y se estudiará en la próxima reunión las modificaciones necesarias para actualizarlo a la realidad actual de la colectividad gallega en Uruguay.

Delegada recibe reclamos

Luego ya metida dentro de la reunión donde se actualizó la información de las instituciones presentes, en particular la A Casa de Galicia CHC que agradeció la ayuda recibida por Bergantiños para guardar el material artístico que le devolviera el síndico para actuar en el festejo del Día de Galicia, lo que sin duda demuestra la unión que esta Federación ha marcado como impronta, según confesó la presidenta María Gil.

Pero la delegada Domínguez, que les visitaba por primera vez, recibió las observaciones de parte de las instituciones en relación a “los programas obradoiros que tenían una expectativa que no fue satisfecha”, al realizarse los mismos en forma virtual; asegurando que “vamos a ver si los podemos mejorar y volver a realizar esos obradoiros como se hacían antes de la pandemia”.

Intervención de Elvira Domínguez durante la asamblea.

La representante del Gobierno gallego en Montevideo se mostró reconfortada “al ver un espíritu de cooperación entre las instituciones donde, sin celos, se apoyan unas a otras, se apoyan en planteos como el que hicimos hoy de la visita de Xavier Díaz ofreciendo los locales céntricos para su clase magistral pero sin pelear que fuese su sede la que lo recibiera, sino que con generosidad se van a poner de acuerdo para lograrlo”.

Por otra parte, en cuanto a los objetivos de la Xunta de Galicia y de la Federación afirmó que “pienso que están totalmente alineados, y en lo que no estén lo vamos a tratar de alinear para que se potencien y las sinergias positivas hagan que seamos más y funcionemos en forma sistémica”.

Acerca de los reclamos, explicó que se lleva el deber de “mejorar los obradoiros para que no cumplan no solamente el objetivo cultural y de la lengua, sino de fortalecimiento del espíritu de la galleguidad en nuestro país”.

Por otra parte, también confesó que “vamos a trabajar en equipo para poder fortalecer las instituciones procurando que no caigan, no perder instituciones en el camino, fortalecerlas y apoyarlas, y creo que entre todos lo vamos a lograr”.

Una casa con historia

La reunión de la Federación fue realizada en la sede de Hijos de Morgadanes, una institución que tiene 104 años de fundada y la única en esta margen del Plata que ha financiado una escuela en Galicia, donde no solamente se la construyó, sino que también solventaban a los maestros para que los niños de su pueblo no tuvieran que sufrir como ellos lo hicieron cuando llegaron a Uruguay sin instrucción.

Pero en particular tuvo un significado para la delegada de la Xunta que por primera vez se reunía con la federación, ya que “mi padre es de Prado, pertenece a Morgadanes, y (esta) es la primera institución a la que estuve afiliada desde toda la vida, después también estuve en el Pontevedrés. Pero Morgadanes para mí me tuvo como tesorera cuando era jovencita, así que tiene un valor simbólico para mi que agradezco a la presidenta de la Federación, que no se si lo hizo queriendo o no, pero realmente me alegra muchísimo”, culminó emocionada Elvira Domínguez.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *