La falta de comunicación entre las haciendas forales y la agencia tributaria alemana perjudica a los pensionistas retornados

El PSdeG de Ourense alerta que los organismos fiscales de País Vasco y Navarra no enviaban información sobre gallegos residentes en estos territorios que recibían una prestación del país germano y que al trasladarse a Galicia y pasar a depender de la AEAT están recibiendo liquidaciones de impuestos atrasados de entre 1.500 y 5.000 euros

En estos últimos días, la Secretaría Provincial de Migracións del PSdeG-PSOE de Ourense ha recibido quejas de emigrantes retornados de Euskadi, que en algún momento de su vida trabajaron en Alemania a los que la Agencia Tributaria de España (AEAT) les está comunicando que deben abonar el llamado impuesto del 5% a la hacienda alemana por las pensiones percibidas de este país entre los años 2016-2022, al estar residiendo en Bilbao, Rentería o Vitoria.

El secretario provincial de Migracións, Luis Gulín Iglesias, explica que el Finanzamt Neubrandenburg (agencia tributaria alemana), al no recibir comunicación de las haciendas forales sobre la situación fiscal de estos contribuyentes, “requirió a la AEAT para comunicar a los afectados sus obligaciones pendientes con el fisco germano con la orden de embargar cuentas y bienes vía Hacienda española si no se abona en un plazo determinado las deudas tributarias”. En este sentido, cabe señalar que muchos de ellos ya estaban sometidos a embargos parciales de su pensión alemana por parte del organismo fiscal germano cuando residían en territorio foral.

“Al constatar Alemania que en los últimos años las personas afectadas residen en Galicia, ya bajo competencia de la AEAT y no de las haciendas forales, el Finanzamt Neubrandenburg envía a la Hacienda española comunicaciones de liquidación de las deudas tributarias que oscilan entre 1.500 y 5.000 euros, solicitando su colaboración para su ejecución correspondiente”, afirma Gulín.

Desde el área de Migracións del PSdeG-PSOE de Ourense indican que estos casos deberían ser tratados en la Junta Arbitral del Concierto Económico, un órgano de deliberación entre la Administración Tributaria del Estado y las Diputaciones Forales, para evitar estos disgustos o falta de información para todos aquellos contribuyentes residentes en territorio foral que tengan la pretensión de trasladar su residencia fiscal al territorio de la AEAT.

Por último, Luis Gulín apunta que también algunos de los retornados de Euskadi y Navarra “ignoraban su obligación de realizar la declaración de la renta en Galicia al creer estar exentos por tener, a mayores de la pensión española, una alemana de 1.800 euros anuales”. En este sentido apunta que “la razón reside que en las haciendas forales el límite exento para el segundo pagador está establecido en 2.000 euros anuales, y no en los 1.500 euros como en el resto de España”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.