La erupción del volcán de Cumbre Viaje en La Palma obliga a evacuar a más de 6.000 personas

No se han registrado daños personales pero sí materiales que podrían superar los 400 millones de euros

La erupción se produjo en la zona de Cumbre Vieja, en el municipio de El Paso en la isla de La Palma.

A las 15:12 horas del pasado 19 de septiembre dio comienzo en la isla de La Palma una erupción en Cumbre Vieja (en el municipio de El Paso), la primera en España en más de medio siglo. Todo ello tras una fuerte explosión y un seísmo de magnitud 4,2 -aunque en los 8 días anteriores se habían registrado ya alrededor de 25.000 pequeños seísmos-. En el inicio se observaron dos fisuras de centenares de metros de longitud con varios puntos de emisión de fuentes de piroclastos y coladas de lava, llegando a observarse hasta siete grietas. La temperatura de la lava emitida alcanzaba los 1075 grados centígrados y la columna de cenizas volcánicas una altura de 1.500 metros.

En las jornadas posteriores, la lengua de lava ha afectado a más de 400 edificaciones e infraestructuras, dañadas o perdidas, a cerca de una veintena de kilómetros de carreteras y a alrededor de medio millar de campos de cultivo, sobre todo de plátano.

El Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca), activado con previsión el 13 de septiembre, ha logrado evitar hasta el momento daños personales. Se ha evacuado a unas seis mil personas de núcleos como La Bombilla, El Remo, Puerto Naos, Las Manchas, Jedey, Charco Verde, El Charco, Todoque, La Laguna, San Nicolás y Tacande de Arriba hasta Echedey, de los municipios de Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte, a las que las administraciones ofrecieron alojamiento provisional.

Varias carreteras se cerraron al tráfico, al igual que la red de senderos, y se suspendió la actividad lectiva en todos los centros educativos de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte. Incluso se tuvo que cerrar durante horas el espacio aéreo por que el humo y la ceniza afectaban a la visibilidad y se instauró un perímetro de exclusión por mar, paralelo a la costa, a dos millas náuticas del litoral.

Además, se puso en marcha el Comité Científico, coordinado por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, que integran representantes del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), Instituto Geológico y Minero de España (IGME), Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Instituto Español de Oceanografía (IEO), Universidad de La Laguna y Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Un millar de efectivos trabajando

En materia de Protección Civil están trabajando en la gestión de esta emergencia unos 850 efectivos de distintas entidades y administraciones, a los que hay que sumar voluntarios de Protección Civil y otro personal de ayuntamientos de la Isla, que en su conjunto se aproxima al millar de personas.

La atención se centra ahora en el avance de las coladas de lava hacia la costa y los incendios que genera. La caída de cenizas se ha extendido a Villa de Mazo, Breña Alta y Breña Baja, Santa Cruz de La Palma o Puntallana. Y se recomendó el uso de mascarillas FFP2, gafas de protección y guantes y ropa de manga larga, cuando se realicen trabajos de limpieza.

Al cierre de esta edición existe una colada al norte, que circula más fluidamente que la colada del sur, la cual avanza más lentamente -a 30 metros a la hora-, habiendo recorrido una distancia inferior a 2,5 kilómetros.

Las últimas mediciones muestran que la lava del volcán ha cubierto unas 210 hectáreas de terreno, según el sistema de satélites de observación terrestre europeo Copernicus. Pero al área que ha cubierto de ceniza se extiende hasta 1.314 hectáreas.

Los Reyes saludan a un grupo de afectados acompañados de Torres (izq.) y Sánchez (detrás).

Las autoridades se vuelcan con los afectados que ya disponen de ayudas

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, compareció desde el mismo día de la erupción volcánica junto al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez -que permaneció varias jornadas en la isla-, y el titular del Cabildo de La Palma, Mariano Zapata. Todos resaltaron la coordinación entre administraciones y las labores de prevención e información a la población, además de volcarse en ofrecer alojamiento y cobijo a las personas evacuadas y en compensar los daños materiales. De hecho, el Ejecutivo autonómico anunció la compra de cerca de 300 viviendas vacías para poner a disposición de los afectados. Mientras, se les dio cobijo en el cuartel de Breña Baja para realojarlos provisionalmente en centros sociosanitarios, en un hotel del municipio de Fuencaliente y en otros recursos que se habilitan.

El presidente de Canarias anunció el día 24 las primeras ayudas concretas. Torres detalló que se modificará el presupuesto regional para disponer de 6 millones de euros para las personas con mayor vulnerabilidad y otros 7 millones para las empresas damnificadas, con especial atención a las del subsector agrícola. Además, el Gobierno de España declara el día 28 a La Palma como zona catastrófica por el daño que el volcán está suponiendo en el patrimonio de las personas, en las explotaciones agrarias y en los municipios afectados que superan los 400 millones de euros, prepara un amplio plan de reconstrucción y adelanta la celebración en diciembre de la próxima Conferencia de Presidentes en La Palma. Y la UE también aportará ayudas.

Por su parte, los Reyes de España visitaron, el día 23, la zona afectada para conocer la evolución de la erupción, el trabajo de los servicios de emergencia y la situación de los vecinos afectados. Mientras que el Papa trasladó en el Ángelus su “cercanía y solidaridad” a los afectados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *