La economía de la Comunidad registró un crecimiento interanual del 2,9% en el 1º trimestre

El Ejecutivo autonómico mantiene su previsión del 2,7% para todo el año

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, presentó los datos de la contabilidad regional el pasado 6 de junio.

El Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla y León registró un crecimiento interanual del 2,9% en el primer trimestre de 2018, una décima más que el anterior. La variación intertrimestral se mantiene en 0,9% en este periodo, según la contabilidad regional presentada el pasado 6 de junio por la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo. Estos datos llevaron a la titular de Economía y Hacienda a asegurar que la previsión del crecimiento del 2,7% establecida en los presupuestos “no se cambia”.

Por sectores, Pilar del Olmo destacó el crecimiento del agrario, con una subida interanual del 12,2%, cuando en el periodo anterior bajó un 11,0%, en lo que tuvo un destacada comportamiento la producción agrícola, más que la ganadera. La industria obtuvo un crecimiento del 0,4%, inferior al observado en el periodo anterior, del 1,6%, por un peor comportamiento de las manufacturas.

El sector energético decreció un 4,3%, menos que en el trimestre anterior, cuando lo hizo un 8,5%, debido principalmente al comportamiento de las ramas extractivas. La construcción también se desaceleró en Castilla y León en el primer trimestre, pasando de un crecimiento del 3,3% al 2,9%, debido a una menor actividad de la edificación no residencial y de la obra civil.

El sector de los servicios aumentó algo menos que en el periodo anterior, un 3,2%, cuando en el anterior creció un 3,7%, ante el descenso de los servicios de mercado, del 4,3% del trimestre anterior pasó al 3,5.

El sector con más peso en la economía de Castilla y León sigue siendo el de los servicios, aunque ha bajado del 69,8% al 68,7%, seguido de la industria, que ha subido al 20,2% desde el 19,8%; la construcción, que también ha subido, del 6,8% al 6,9%, mientras que la agricultura y la ganadería, aunque también ha subido, se queda en un 4,1%.

La demanda interna descendió en su aportación al PIB, del 3,3% al 2,6%, pero el comportamiento del sector exterior fue positivo y pasó del -0,5% del trimestre anterior al 0,3% del primer trimestre de 2018, de tal manera que las exportaciones crecieron un 0,5% y las importaciones un 0,2%.

La inversión también creció un 4,7% pero fue un crecimiento inferior al del trimestre anterior, cuando lo hizo en un 5,0%, debido a que la aportación de la inversión en bienes de equipo bajó del 4,2% al 3,5%.

El empleo a tiempo completo tuvo un descenso interanual del 0,4%, con una menor contracción en el sector primario (-4,7%), mayores crecimientos en la industria (10,2%) y construcción (7,0%), y un descenso en los servicios (-3,1%), lo que supuso 4.361 puestos de trabajo menos, lo que contrasta, según la consejera, con los 12.261 afiliados más a la Seguridad Social.

Con estos datos del primer trimestre, la consejera de Economía y Hacienda expresó su esperanza de que 2018 “va a ser mejor” que el año anterior y que se cumplan las previsiones de que crezca al menos un 2,7%.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *