La Comunidad incrementa su liderazgo nacional en la gestión de la dependencia

El Observatorio Estatal destaca que logra incluso superar la alta puntuación que ya mantenía

Alicia García, consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, presentó los resultados.

El Observatorio Estatal para la Dependencia señala que, un año más y por undécimo dictamen consecutivo, Castilla y León es la comunidad autónoma que mejor está gestionando la dependencia en España. El dictamen destaca que, mientras la media nacional baja, Castilla y León es capaz de seguir superándose pese a estar en niveles muy elevados y seguir creciendo. Mientras la media nacional baja del 4,9 al 4,6, Castilla y León experimenta una nueva subida y crece del 8,9 del dictamen de 2017 al 9,29 del actual. En el dictamen de 2018, diez comunidades no llegan al 5 y nueve bajan su puntuación respecto al dictamen del año anterior.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, destacó el 21 de marzo varios aspectos que señala el Dictamen del Observatorio Estatal para la Dependencia, basado en la opinión de los profesionales de los Servicios Sociales de España, y que explican la valoración que se da a Castilla y León.

En primer lugar, Castilla y León registra el mayor número de personas atendidas desde que se inició la implantación del Sistema de Dependencia, con 88.709 beneficiarios, lo que supone 3.408 beneficiarios más que el año anterior. Estas más de 88.700 personas recibieron 115.507 prestaciones, lo que supone que casi 26.800 personas recibieron dos prestaciones, con una ratio de prestaciones por persona beneficiaria del 1,30%, superior a la media estatal del 1,23%.

Casi sin lista de espera

Respecto a la tasa de desatención o lista de espera, el Observatorio señala que frente al 24,5% de media estatal, en Castilla y León esta tasa es residual, con solo un 1,4%. También resalta el dictamen que es la comunidad con mayor porcentaje de beneficiarios sobre su población potencialmente dependiente, un 13,03% frente al 9,25% de media estatal. Castilla y León es la única comunidad con plena atención, con 98,6% de personas atendidas, más de 23 puntos por encima de la media nacional.

Destaca así mismo el informe la evolución positiva de la Comunidad respecto a sí misma, al alcanzar en 2017 la máxima tasa de cobertura habida en su historia, con 15 dependientes por cada 1.000 habitantes.

Castilla y León es la comunidad que está teniendo la mayor capacidad para generar empleo en España en dependencia. Genera 50 empleos por cada millón de euros invertido, la tasa más elevada de España. Cuenta con 26.000 personas trabajando en dependencia y ha generado 2.000 trabajadores más en el último año. La importancia de todo esto se refleja también en el retorno económico y el dictamen señala que en Castilla y León el Sistema es capaz de generar unos retornos de 29 millones de euros, provenientes de las cotizaciones a la Seguridad Social, IRPF de los trabajadores o recaudación de IVA por los servicios prestados.

La alta creación de empleo y la elevada tasa de retorno deriva, según el informe, del incremento del número de personas atendidas y de basar la atención en servicios profesionales. En este sentido, destaca que el 79% de las personas dependientes recibe servicios profesionales.

El dictamen recoge que la financiación del Sistema de Dependencia en Castilla y León fue de 637,9 millones de euros en 2017. Junto a esto, señala que el gasto público por habitante en Castilla y León ascendió desde los 166,65 euros, en 2016, a los 180,59 euros, en 2017, mientras la media de este gasto público en España se quedó en los 129,72 euros. La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades destina 6 de cada 10 euros de su presupuesto a dependencia.

En la tabla global de puntuaciones, tras el análisis del conjunto de las escalas de valoración, el dictamen sitúa en primer lugar en atención a la dependencia a Castilla y León con un 9,3. La siguen Castilla La Mancha, con 8,2; Andalucía, con 6,4; La Rioja, con 6,1; Galicia, con 6,01; Murcia, con 5,7; País Vasco, con 5,7, y Cantabria, con 5,4. Por debajo del cinco se sitúan Madrid, con 3,9; Navarra, con 3,9; Comunidad Valenciana, con 3,6; Ceuta y Melilla, con 3,6; Asturias, con 3,2; Aragón, con 3,2; Cataluña, con 2,5; Extremadura, con 2,5; Baleares, con 2,1, y Canarias, con 1,8.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *