La Comunidad de Madrid actúa en 306 residencias desde la puesta en marcha del plan de choque

Consiste en la inspección física de los centros y moviliza un centenar de profesionales como sanitarios, bomberos o militares

El plan de choque en residencias activado el 27 de marzo por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha permitido inspeccionar hasta el momento 306 centros en toda la región, en los que se atiende a cerca de 14.000 residentes. A este dato hay que sumar al menos otros 10 reconocimientos que el Ejecutivo regional ha previsto coordinar a lo largo del día de hoy en residencias.

Desde la activación de este dispositivo, el Ejecutivo regional ha coordinado y contabilizado, en estrecha colaboración con la Unidad Militar de Emergencias, la desinfección de 176 de estos centros.

Asimismo, hasta ayer, este despliegue de urgencia ha conseguido repartir en 457 residencias un total de 348.000 pares de guantes; 134.000 mascarillas; 5.400 litros de soluciones hidroalcohólicas; 5.100 gafas protectoras; 101.000 cubrezapatos; 15.400 batas; 14.000 gorros y 3.500 litros de agua.

Este material procede de los suministros gestionados en el Centro Logístico que el Ejecutivo regional ha dispuesto en el Instituto para la Formación Integral en Seguridad y Emergencias (IFISE) de la Comunidad de Madrid. Desde esta infraestructura se envía a las residencias también parte del material comprado en China por el Gobierno regional.

Mando único de Sanidad

El reconocimiento de residencias se inició con la declaración por parte del Gobierno central del estado de alarma -el 14 de marzo- y, desde entonces, han sido revisadas un total de 455 residencias de mayores y discapacitados, de las aproximadamente 1.500 que existen en la región.

El plan de choque en residencias se puso en marcha de forma urgente con el mando único de la Consejería de Sanidad, que coordina los trabajos de todos los departamentos implicados. El Ayuntamiento de Madrid participa de forma activa a través del SAMUR, el Cuerpo de Bomberos municipal y su Policía.

El plan consiste en la inspección física de residencias y tiene el objetivo de establecer un diagnóstico de toda la red asistencial. El dispositivo moviliza a más de un centenar de profesionales entre sanitarios, bomberos, agentes forestales, policías locales, soldados de la UME, trabajadores de los servicios sociales regionales y voluntarios de Protección Civil y Cruz Roja Española.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *