La Comisión Constitucional aprueba el dictamen del Proyecto de Ley de Memoria Democrática

El pleno del Congreso dará el visto bueno a la norma la semana que viene y podría aprobarse definitivamente en el Senado en el mes de septiembre

Votación en la Comisión Constitucional del lunes 4 de julio.

La tramitación del Proyecto de Ley de Memoria Democrática ha dado un paso de gigante después de que el PSOE haya llegado a un acuerdo con EH Bildu sobre varios aspectos de la norma. Así, la ponencia de la Comisión Constitucional del Congreso aprobó su informe el pasado martes 28 de junio y el lunes 4 de julio la Comisión Constitucional aprobó el dictamen gracias al sí de EH Bildu, PNV y PDeCAT sumados al del PSOE y Unidas Podemos. ERC y JxCat se abstuvieron y continuarán negociando el texto hasta la próxima votación en el pleno de la Cámara Baja, previsto para la semana que viene, ya que lo ven “insuficiente”. Tanto PP como Vox y Cs han votado en su contra y han reprochado al PSOE que saque adelante la ley con “los herederos políticos de los asesinos de ETA”.

Una vez sea aprobada por el pleno del Congreso, el proyecto pasará al Senado y podría aprobarse definitivamente en el mes de septiembre, aunque es probable que su tramitación en la Cámara Alta no sea tan rápida con la que se prevé para la reforma del voto exterior. El proyecto de ley seguirá en el Senado el procedimiento de debate en ponencia, comisión y Pleno. La Cámara Alta podrá aprobar el texto en sus términos, presentar enmiendas o proponer un veto. En el caso de los dos últimos supuestos, la iniciativa regresará al Congreso de los Diputados para la celebración de un último debate antes de su aprobación definitiva.

Hay que recordar que el Proyecto de Ley de Memoria Democrática incluye en la Disposición adicional octava una regla para la adquisición de la nacionalidad española para nacidos fuera de España de padres o madres, abuelas o abuelos, exiliados por razones políticas, ideológicas o de creencia, a lo que se ha añadido “o de orientación e identidad sexual”.

También podrán adquirir la nacionalidad los hijos nacidos en el exterior de mujeres españolas que perdieron su nacionalidad por casarse con extranjeros antes de la entrada en vigor de la Constitución de 1978, así como a los hijos mayores de edad de los españoles a quienes les sea reconocida su nacionalidad de origen según lo dispuesto en la propia Ley de Memoria Democrática o en la Ley de Memoria Histórica.

En todos estos supuestos, la declaración para acceder a la nacionalidad española deberá formalizarse en el plazo de dos años desde la entrada en vigor de la ley. Al terminar este plazo, el Consejo de Ministros podrá acordar su prórroga por un año.

Por otro lado, la norma declara la ilegalidad del régimen franquista y la nulidad de las resoluciones de sus tribunales, pero no modifica la ley de Amnistía de 1977, una de las reivindicaciones de los partidos independentistas que reclamaban tocarla para investigar y juzgar en España los crímenes del franquismo.

A raíz de los acuerdos del Gobierno español con EH Bildu y el PDeCAT el texto ha incorporado algunos elementos reivindicados. Los aberzales votaron a favor de la norma tras acordar, entre otros, incluir declarar de forma explícita la ilegalidad e ilegitimidad de los tribunales franquistas, así como la nulidad de todas sus resoluciones y condenas. El pacto implica también extender el límite temporal de aplicación de la ley hasta finales de 1983 y la creación de una comisión independiente que contribuya a esclarecer las violaciones de derechos humanos durante la dictadura franquista.

Por lo que se refiere al PDeCAT, algunas de las mejoras que han incluido en el texto son la incorporación de las instituciones de autogobierno catalanas como objeto de reconocimiento y reparación y la consideración de víctimas de las lenguas y culturas catalana, vasca y gallega. El diputado del PDeCAT Sergi Miquel ha remarcado que las enmiendas que han incorporado hacen que la ley sea “más ambiciosa y valiente” y que será “la base para que dentro de unos años se pueda ir más allá”.

El diputado del PSOE Indalecio Gutiérrez ha invitado a ERC, Junts y BNG a apoyar la ley y ha reconocido “la importante aportación” que han hecho los republicanos a la ley. En cuanto a EH Bildu, que ha facilitado el desbloqueo de la votación de la norma, la diputada Bel Pozueta ha avisado de que el partido seguirá reclamando medidas legislativas en paralelo a la ley para garantizar que los tribunales pueden perseguir a “los responsables del terror franquista”.

El diputado del PP Jaime Mateu Istúriz, familiar de víctimas de ETA, ha indicado que la nueva ley solo es una “bomba de humo” para intentar “encubrir” lo que considera pésima gestión del Gobierno ante la crisis económica. Y ha lamentado que, para sacar adelante la nueva ley, el PSOE de Pedro Sánchez rompe con el ejemplo de los socialistas de la transición y se apoya en el voto de Bildu, “los herederos políticos de los asesinos de ETA”.

Francisco José Contreras, de Vox, ha acusado a los socialistas de haber convertido a Bildu en “juez de la memoria” justo cuando se cumplen 25 años de graves atentados de ETA como el largo secuestro de José Ortega Lara y el asesinato de Miguel Ángel Blanco.

Desde Ciudadanos, Guillermo Díaz ha contrastado el distinto trato que se da a las víctimas del franquismo con la de ETA, hasta el punto de que “los antiguos miembros de la banda son ahora interlocutores del Gobierno para pactar la memoria de España”. “El PSOE ha entregado todo, hasta lo más sagrado, a un partido dirigido por terroristas”, ha afirmado.

4 comentarios en “La Comisión Constitucional aprueba el dictamen del Proyecto de Ley de Memoria Democrática

  1. Lo más justo sería que aprobaran la nacionalidad hasta los hijos mayores de aquellos nietos que obtengan la nacionalidad por la Ley de la Memoria Democrática para cuando se apruebe que no existan colectivos separados.

  2. tengo la nacionalidad española por la ley de memoria histórica de 2007, pero mis hijos ya eran mayores por lo que no pude heredarles la nacionalidad. Aunque tienen pasaporte comunitario por la abuela(italiana) han deformado nuestro apellido por no existir en aquel alfabeto la letra Ñ. Considero que sería elemental otorgarles la nacionalidad de origen.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *