La colonia española en Uruguay celebró la fiesta de San Juan en diferentes puntos del país

Entidades gallegas, valencianas, asturianas, vascas y españolas organizaron diversos eventos entre el 21 y el 23 de junio

Centro Gallego de Montevideo
Queimada en el Centro Gallego de Montevideo.

La colectividad española fue la protagonista el fin de semana del 21 al 23 de junio de las hogueras de San Juan, agregándole la tradicional queimada en un invierno gélido en todo el Uruguay.

El día 21 de junio fue el salón de fiestas del Valle Miñor de Montevideo que recibió con anticipación la ‘noite de San Xoan’, participando los grupos de baile de la institución, así como el ‘bruxo’ que no es otro que el presidente de la Federación de Asociaciones Gallegas del Uruguay (FAG), Martín Rodríguez Caridad.

El sábado 22 de junio comenzaron por la tarde los festejos en la sede de la Unión Hijos de Morgadanes, donde se anunciaba ‘furancho con queimada’ y allí estuvieron el cuerpo de baile de la institución divirtiendo a los asistentes que se vieron invadidos con las ‘meigas cos seus caldeiros’ e ‘os feiticeiros’ que hicieron arder el agua ardiente para repartir la queimada.

Centro Pontevedrés de Montevideo
Banda de gaitas en el Centro Pontevedrés.

Por la noche, se repartieron las fiestas por toda la capital montevideana, en el Centro Ourensán fueron los socios de A Casa de Galicia que, a sala llena, disfrutaron de una velada acompañada de pizzas a discreción, con el espectáculo artístico del grupo Obradoiro que dirige el incansable Ramón Álvarez, la escuela de gaitas y percusión Celestino Pichel, a cargo de Carlos González, presentándose también por primera vez la escuela de canto y pandereta a cargo de Tito Mañana. Y, por supuesto, la queimada con rosquillas hecha por el presidente de la FAG, Rodríguez Caridad.

También esa noche, la Asociación Comunidad Valenciana celebró su ‘nit de Sant Joan’, en tanto el Centro Asturiano Casa de Asturias del Uruguay realizó una gigantesca hoguera frente a su Virgen de Covadonga para saltarla los presentes cuando amainó el fuego y quemar las cartas con los deseos.

Queimada para afuera de la colectividad

En tanto, el complejo polideportivo de Carrasco del Centro Gallego de Montevideo recibía en la gélida noche a unas 400 personas que dirigidos por Ramón Lorenzo proponían una “noche de magia”.

Centro Gallego de Montevideo
Unas 400 personas se dieron cita en el Centro Gallego de Montevideo.

El menú de invierno sumado con las tradicionales gastronomías de fiestas gallegas, fueron cautivando a los asistentes que, según aseguró Lorenzo a España Exterior, “muchos son vecinos ajenos a la colectividad gallega y ya nos preguntaban cuando hacíamos la siguiente queimada”, aseguró.

Otra de las sorpresas en esta queimada fue la innovación en las presentaciones de los cuerpos de baile (Raigames y Alborada) que dejaron la tradicional danza gallega para realizar coreografías que arrancaron aplausos de todos los presentes.

El presidente del Centro Gallego más antiguo del mundo explicó que “a eso estamos apuntando, es una de las cosas que hablamos con Natalia (la directora), porque la innovación trajo aparentada la renovación y sangre nueva en los conjuntos, saliendo de lo tradicional, aunque se mantiene lo místico, pero poniéndole un toque moderno, entonces la gente participa mucho más de eso”. “Tanto para uno que está acostumbrado a verlo, siempre nos muestran algo distinto”, reflexionó.

Centro Gallego de Montevideo
En el Centro Gallego de Montevideo se presentaron novedosas coreografías.

También fue conteste en recalcar la importancia que ha tomado la queimada en Uruguay, donde “hasta las bodegas están haciéndolas. Mucha gente ha venido y nos pregunta para más adelante, porque quedan enganchados con un ritual muy lindo”.

Anunció que el 5 de julio harán un espectáculo ‘ás santas meigas’ en la sede del centro y también el 27 un festival de música y danza gallega donde participarán otras instituciones invitadas.

El Centro Gallego se sigue preparando para celebrar su 145 aniversario el 7 de septiembre buscando, además, “la participación de jóvenes y gente de edad mediana”, explicó Ramón Lorenzo quien clarificó que “esa participación lleva a que se involucren más”, precisando que “yo soy de la idea de que la gente que trabaja en la institución participe y haga así continua la obra, no que siempre seamos las mismas personas y mucha gente que solo quiere aparecer en primera plana. Uno tiene que darle participación a la gente y nos ha dado muy buenos resultados, ojalá lo sigamos haciendo”.

Vascos y gallegos se unen en Florida

La festividad de San Juan continuó el día 23 de junio en Montevideo con la ‘festa do peixe’ en el Centro Pontevedrés, donde también se realizó una fogata y una queimada.

Además de la tradicional hoguera en la plaza pública José Pedro Varela, que organiza en la víspera del 24 de junio el Casal Catalá de Montevideo, también se registró otra llamarada calificada por la directora de Turismo de la intendencia de Florida, Carmen Pasarela, como “la fogata más grande del país”.

Se trata de una celebración organizada por la Asociación Española de Florida junto a Vasconia Florida. Los primeros, presididos por César González, están cumpliendo 140 años de existencia, en tanto los vascos, dirigidos por Servando Echeverría, están constituyendo su asociación que da continuidad al colectivo que ha dejado tantas huellas euskeras en este departamento.

San Juan en Montevideo
Hoguera en Florida.

La misma se llevó a cabo en la sociedad criolla Patricios del 25, a unos cien kilómetros de Montevideo, donde el frío del domingo de invierno uruguayo no amilanó a los visitantes que disfrutaron de comidas típicas de España y Uruguay, así como también con juegos infantiles, una feria artesanal y el canto y danzas de los pueblos separados por el Atlántico.

La animación artística estuvo a cargo del grupo nacional Dejando Huellas con bailes típicos del folclore uruguayo, y las bandas Voces del Sur, Doña Carmen y la participación del grupo del Centro Euskaro de Montevideo integrado por Baldomero Anso y su hijo Alejandro, que le pusieron la música a canciones típicas de Euskadi que fueron coreadas por todos los presentes.

Ya cuando el sol se estaba por alejar, se armó la gran hoguera que fue encendida en tanto en el escenario un viejo conocido de la colectividad española de Montevideo, Walter Echenique, comenzaba a preparar la queimada.

Justamente sobre ella comenzó a explicar al público las viejas tradiciones gallegas, nacidas en la diáspora como ha sido su himno, A Rianxeira, y la queimada que, si bien son un incentivo a la alegría, no dejan de ocultar la morriña que sienten aquellos emigrantes y sus descendientes en la actualidad por la tierra del Noroeste español.

Florida Uruguay
Walter Echenique preparando la queimada.

A Echenique le acompañaron un par de parejas de baile de las instituciones gallegas de la capital, que deleitaron a los asistentes. El final del espectáculo estuvo regado por el brebaje sagrado que era repartido desde el escenario por los quemadores gallegos, tal como se los conoce tierra adentro.

De esta forma culminaba el fin de semana más ardiente del invierno uruguayo, cultivado en varias ciudades con la danza, música y gastronomía española en una divulgación de una de las colectividades más populosas de esta margen del Río de la Plata.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.