La colonia española en Cuba despide con emoción y agradecimiento al embajador Juan José Buitrago

El diplomático recibió el Reconocimiento ‘Miguel de Cervantes Saavedra’ y fue nombrado Presidente de Honor de la Federación de Sociedades Españolas

El embajador español Juan José Buitrago en el centro rodeado por directivos de las entidades.
Alberto Cartaya y Julio Santamarina entregaron a Juan José Buitrago el Reconocimiento Especial ‘Miguel de Cervantes y Saavedra’ y el título de Presidente de Honor de la FSEC.
Intervención de Adelis Gutiérrez.
Carmelo González y Juan José Buitrago.
Aurora Pita declamó el poema 'Airiños'.
Imagen de los asistentes.

Con un emotivo encuentro organizado el pasado 5 de octubre por la Federación de Sociedades Españolas de Cuba (FSEC) en el salón de actos del antiguo Palacio del Centro Gallego de La Habana, hoy Gran Teatro de La Habana ‘Alicia Alonso’, la comunidad española residente en la capital cubana despidió con tristeza al embajador de España, Juan José Buitrago de Benito, al término de su misión en la Isla.

Durante la actividad, el homenajeado recibió innumerables muestras de cariño, afecto y reconocimiento por su encomiable labor al frente de la diplomacia española en la mayor de las Antillas, el reforzamiento de los vínculos entre Cuba y España, y su siempre fluida relación con las comunidades hispanas en el país.

Además del embajador y su esposa, estuvieron presentes el cónsul general, Carlos Pérez-Desoy Fagés; la consejera política de la Embajada, María Salcedo Ortíz; el jefe de la Oficina de la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en La Habana, Jesús Chacón García; el presidente del Consejo de Residentes Españoles (CRE), Carmelo González Acosta; y el titular de la Federación de Sociedades Españolas de Cuba (FASEC), Julio Ramón Santamarina López. También acudieron funcionarios de la misión diplomática española, miembros de la Junta Directiva de la FSEC y del CRE, y presidentes de las asociaciones que representan a las comunidades en la Federación Española.

Palabras de despedida

En nombre del Centro Gallego, de la Federación Española y de las comunidades autónomas que representa, pronunció las palabras de despedida la joven Adelis Gutiérrez Paín, quien recordó en su intervención que en ese mismo lugar, el 19 de mayo de 2017, fue presentado oficialmente a la colectividad española el entonces nuevo embajador, Juan José Buitrago, a quien se le manifestó: “Las puertas de la casa de los gallegos, y sede permanente de la Federación de Sociedades Gallegas de Cuba, están abiertas para usted; considérese como en su propia casa. Y eso fue exactamente lo que usted hizo: sentirse como en su propia casa. Ha sido tal el apego por este emblemático sitio que, en cada visita a nuestro país de un alto funcionario del Gobierno español, siempre insistió en que fueran recibidos aquí. Después del obligado saludo, disfrutaba con mostrarles esta maravilla de obra y humanidad”.

Destacó también que “su peregrinar por la colectividad española no se ciñó sólo a este espacio y comunidad, alcanzó a cuanta región o asociación lo invitara a compartir un encuentro cultural, una festividad, o sencillamente una reunión de emigrados y sus descendientes”. Y añadió que “logró intercalar en su apretada agenda el espacio necesario para entrar en contacto con la emigración española radicada en otras provincias, al tiempo que desarrollaba las funciones inherentes a su cargo”.

“Señor embajador, hubiéramos deseado tenerlo mucho más tiempo al frente de la representación de España en nuestro país por tantas razones que no es necesario mencionarlas. Su afable relación con nuestra comunidad, siempre presto a brindarnos su tiempo, donde nunca fue desviada una llamada y las puertas de la Embajada siempre estuvieron abiertas, ha calado hondo y dejará un recuerdo perdurable” afirmó Adelis Gutiérrez.

Finalizó destacando que en el Reconocimiento Especial que poco después se le entregaría se indica: “Lleve siempre consigo la gratitud de las Sociedades Españolas, por su especial vínculo con nuestra comunidad y su valioso aporte al fomento de las relaciones entre nuestros dos países”.

Regalos y reconocimientos

La pincelada cultural corrió a cargo de la primera actriz de la radio y la televisión cubana, la emigrante gallega Aurora Pita, acompañada por el Alexander Suárez, gaitero de la Agrupación Artística Gallega (AAG) quien declamó el poema ‘Airiños’ de la excelsa poetisa Rosalía de Castro. Asimismo, y en representación de sus comunidades, los directivos, María C. Rico (Madrid); María A. Rabanillo (Castilla y León); Renato García (País Vasco y Navarra); Caridad Álvarez (Aragón); Carmelo González (Canarias y CRE) y Manuel Álvarez, en nombre de la sociedad gallega O Valadouro, trasmitieron breves y emotivos mensajes de saludo al homenajeado y le hicieron entrega de sendos presentes.

Alberto Cartaya, secretario social de la Federación Española, dio lectura a la Resolución 2-2018 de la FSEC, por la cual se otorga a Juan José Buitrago de Benito el Reconocimiento ‘Miguel de Cervantes Saavedra’ en su categoría Especial “en ocasión del final de su misión como Embajador de España en Cuba”. Asimismo, se le hizo acreedor de la condición Presidente de Honor de la Federación de Sociedades Españolas de Cuba. Ambos títulos fueron entregados a Buitrago por el presidente social de la FSEC. Julio Santamarina.

“Ningún embajador puede conocer este país si no os conoce a vosotros”

“Me tenéis que creer cuando os digo que, de todas las despedidas que afortunadamente nos están haciendo estos días a mi esposa y a mí, esta es la que más ilusión me hacía, este es la que más huella va a dejarnos en el recuerdo y nosotros vamos a recordar Cuba en gran parte por esta despedida y por la relación que hemos tenido con todos vosotros”. Con estas palabras inició su intervención de despedida el embajador Buitrago.

“Cuando yo llegué a Cuba os dije que venía con la intención de colocar al ciudadano español, al residente español, en el centro de la actividad de la Embajada, del Consulado, y lo hemos intentado, porque creo que en cierta medida hemos conseguido que ese acercamiento se haya producido. Y como dijisteis antes -y eso me enorgullece mucho- que las puertas de la Embajada, que las puertas del Consulado, que las puertas de la Consejería de Trabajo han estado siempre abiertas”.

“Este es el momento de agradeceros vuestra generosidad, vuestro cariño, vuestra cercanía. Yo siempre me he sentido aquí como en mi casa (….) y cuando he ido a provincias también. Yo me acuerdo mucho de vuestros compañeros de provincias que están en una situación muchas veces más difícil que aquí en la capital, y donde he sentido un calor español, un calor de compatriota enormemente gratificante”, señaló el diplomático.

En un discurso lleno de emoción, Juan José Buitrago indicó que “creo que ningún embajador de España, ningún funcionario español puede entender este país si no os conoce a vosotros, es imposible. Vosotros sois el nexo de unión, ese vínculo tan fuerte que hay entre España y Cuba. A través de vuestras historias personales -lo que pasaba con vuestros abuelos, con vuestros bisabuelos- uno entiende la epopeya de la gente que tuvo que dejar nuestro país porque no podía comer y tuvo que cruzar el Atlántico. Quien no entienda eso no entiende Cuba, porque este país lo fundaron españoles, pero lo hicieron españoles, lo han hecho vuestros antepasados de los que sois descendientes. Y quiero darles las gracias porque aquí uno entiende España, porque aquí han llegado desde todas sus provincias y aquí se han hecho más españoles, aquí hubo una unión de la comunidad, y bajo el amparo de esta bandera hemos sido todos iguales (…) todos somos españoles y todos hemos sabido aquí ser solidarios”.

Por todo lo anterior, el embajador ensalzó el trabajo que realizan las entidades españolas en el país. “Hay que reconocer siempre mucho más lo que hacen las sociedades regionales españolas aquí en Cuba, y hace falta un esfuerzo mayor para recoger esa memoria de lo que hacen esas sociedades por los españoles desde hace más de 150 años. Eso es algo, eso es un valor, un capital, que no solamente está ya hecho, sino que está aquí, que está vivo, pero que hay que recordar todos los días”.

Agradeció, a las entidades su labor “de mantenimiento de nuestra personalidad, de nuestra memoria histórica, eso es algo que nunca se reconocerá suficientemente”. “Nosotros no nos vamos, nosotros nos quedamos en Cuba, yo creo que Cuba es un país que atrapa, un país que nunca te deja indiferente y al que siempre vuelves física o espiritualmente”. “Muchísimas gracias de corazón, en nombre de mi esposa, y de parte de este funcionario que se va antes de lo que preveía, pero que se va muy contento porque creemos que en estos meses hemos trabajado bien, y vuestro reconocimiento para nosotros es la mayor satisfacción. Muchas gracias”, finalizó.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.