La colectividad se vuelca con los residentes en el Hogar Español de Montevideo en el Día del Abuelo

Varios grupos folclóricos de entidades españolas y jóvenes de la colonia llevaron la alegría a los emigrantes mayores

Los jóvenes de la colectividad divirtieron a los ancianos del Hogar Español.

A pesar de la pandemia, jóvenes y emigrantes españoles rodearon a los ancianos residentes en el Hogar Español con un espectáculo de danza y música, festejando el Día del Abuelo que se celebra en Uruguay el 19 de junio.

Esa jornada se celebró en Uruguay el natalicio del prócer José Gervasio Artigas, pero también como todos los años el Día del Abuelo, conmoviendo a nietos a acercarse a ellos y, aunque para muchos es un día comercial, para algunos que no son abuelos o que sus nietos no van a verlos, pasa a ser una jornada de tristeza.

Así se ha vivido en estos años de pandemia en muchos hogares de todo el mundo, pero en particular en uno que toda la colectividad quiere entrañablemente como lo es el Hogar Español de ancianos, donde la Comisión de apoyo se encargaba de organizar festejos en esa jornada haciendo olvidar de las ausencias o de la falta de visitas a sus residentes añosos.

Vista de los residentes del Hogar Español.

En esta oportunidad, de los noventa y nueve emigrantes que allí viven en la actualidad, poco menos de dos decenas pudieron ser trasladados a presenciar el espectáculo que varios grupos folclóricos de la colectividad habían organizado para alegrarles.

Así es como las panderetas de la extinta Casa de Galicia, las gaitas del Valle Miñor, los bailes de jóvenes de toda la colectividad, y el cariño de estos nietos postizos, sembraron ternura entre los ancianos del Hogar Español.

Una de las actuaciones.

Por un instante, los directivos del buque insignia de la colectividad española de Montevideo, han olvidado los problemas por los que atraviesa la institución, que son tras dos años de pandemia tan angustiantes como insolubles, y todos, con mascarillas junto a trabajadores, celebraron el Día del Abuelo apañando a los que más precisan de paz y tranquilidad en sus últimos años de emigrantes en esta tierra de acogida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *