La colectividad española en Uruguay confía en reanudar sus eventos presenciales en julio

El país se acerca a la normalización de las actividades / Las asociaciones han demostrado su espíritu solidario durante la pandemia

Charla del músico Gustavo Ripa.

La colectividad española en Uruguay espera que en el mes de julio ya puedan iniciarse actividades culturales, deportivas y las fiestas privadas que permiten sostener muchas de las instituciones. Aunque nuevos brotes del coronavirus en el interior de país, así como la pandemia en Argentina y principalmente Brasil por sus fronteras terrestres, hacen pensar que todo puede dar marcha atrás.

En Uruguay se ha infectado una persona por cada 4.000 habitantes por el virus SarsCovid 19, muriendo tres de cada cien enfermos del coronavirus. Al mismo tiempo que la acción gubernamental de salud y los prestadores privados unidos para atender toda la población en cada rincón del país, ha permitido que cada vez que se detecta un caso positivo se puede rastrear y localizar a todos los contactos para así examinarles y realizar una cuarentena preventiva.

Durante el mes de junio volvieron algunos escolares a sus escuelas en forma restrictiva, así como también en la última semana lo hicieron los estudiantes de secundaria, más bien en zonas donde no hay casos del coronavirus o los mismos son mínimos. Sin embargo, un brote en el departamento de Treinta y Tres llevó a que se cerraran nuevamente las escuelas y secundaria, hasta que se disminuya los casi medio centenar de contagios comprobados.

La enseñanza en Uruguay se está dictando a través de los ordenadores que lleva distribuyendo el Gobierno de forma gratuita desde hace más de diez años, lo que posibilitó que no se detuviera e inclusive en las universidades se aplica el mismo sistema. A primeros de julio comenzarán en varias universidades clases presenciales de cursos de laboratorio y otros que solo se pueden dictar en esta forma, al tiempo que comenzarán a asistir a los centros de enseñanza los alumnos liceales y escolares, aunque no hay obligatoriedad para hacerlo.

Atención presencial en el Consulado con cita previa

El cónsul general de España, José Rodríguez Moyano, emitió un comunicado para confirmar la información proporcionada por el canciller uruguayo Ernesto Talvi, que da a conocer que en la primera semana de julio comenzarán los vuelos entre Montevideo y Madrid, para lo que se está elaborando un protocolo que deben seguir los viajeros.

Asimismo, Rodríguez Moyano aseveró que “a la vista de la progresiva normalización de las actividades en Uruguay, os informo que se ha retomado la atención presencial en este Consulado General únicamente con cita previa, respetando plenamente el protocolo establecido las autoridades uruguayas (en particular, Ministerio de Salud Pública y Ministerio de Trabajo y Seguridad Social), con el fin de proteger tanto al personal como a las personas que se dirigen a realizar trámites en esta Oficina”.

Por otra parte indicó que “también favorecemos la atención por correo electrónico y aconsejamos que toda la documentación solicitada para trámites sea presentada a través del buzón situado sobre la calle Libertad en el acceso al recinto”.

“Exhortamos a las personas mayores de 65 años y a los menores de corta edad a no solicitar citas para trámites a menos que sea de impostergable necesidad”, remarcó el cónsul en su misiva.

La solidaridad del colectivo español

Una de las improntas de todas las instituciones españolas durante la pandemia ha sido continuar con las instrucciones del Gobierno previniendo la salud por encima de la economía, por tanto todas las instituciones han cerrado sus instalaciones viendo afectados sus menguados recursos.

Algunos, como el Hogar Español de Mercedes, el Espacio Cultural Islas Canarias Uruguay-Identidad Guanche y el Club Villa Española, están actuando en sus inmediaciones para ayudar a los más necesitados en esta pandemia, especialmente a aquellos que han quedado sin trabajo y no tienen ninguna o escasa asistencia gubernamental para subsistir.

Preparando las donaciones en el ECICU Identidad Guanche.

Así es como el presidente del Villa Española, Miguel Romero, explicaba que “hace unas semanas eran 250, pero hoy son más de 400 familias las que reciben apoyo. Las necesidades del barrio crecen, y por ello más que nunca es necesaria la solidaridad”.

En la misma situación se encuentran los directivos del Hogar Español de Mercedes y los de la más joven ECICU Identidad Guanche, los primeros asistiendo a escuelas y los segundos colaborando con los refugios de migrantes que tiene la institución Puentes de Solidaridad, destacando en la publicidad para recoger donaciones que “no olvidamos que los canarios también fuimos emigrantes, ayudar a esta institución nos hace mejores seres humanos, agradecidos y con memoria”.

El cónsul también agradeció el esfuerzo de ellos y del Hogar Español de ancianos por actuar con encomiada solidaridad, remarcando también que “tal como indicaba en mi correo electrónico del mes de marzo, es importante que los Centros de la Colectividad española en Uruguay identifiquen y ayuden en todo lo posible a aquellos españoles que se encuentren en una situación más vulnerable”.

En ello están trabajando “un grupo informal de voluntarias en pro de la colectividad española, a las que desde aquí quiero felicitar por su labor”, precisó el cónsul Rodríguez Moyano.

Las pantallas nos unen

Mientras tanto, las actividades de las distintas instituciones se han detenido en la mayoría de ellas, aunque muchas de las que funcionan económicamente con el alquiler de sus salones de fiestas, ven la posibilidad de que en los primeros días de julio el Gobierno uruguayo autorice con determinados protocolos, volver a realizar fiestas para decenas de asistentes.

Otras, como el Club Bergantiños, han anunciado el inicio de sus clases de baile, pandereta y canto tradicional gallego, además de patín, en el mes de julio, si es que todo continúa como en la actualidad y siempre con autorización y los protocolos establecidos por el Gobierno uruguayo.

La misma situación esperan otros centros también como el Valle Miñor, Centro Gallego, Casa de Galicia, Pontevedrés, Alma Gallega, Hijos de Morgadanes, Comunidad Valenciana, y el Club Español que ya ha abierto su mesón.

Casi todas las instituciones han dictado cursos a través de medios telemáticos, tal es el caso del Centro Gallego que ya lleva, además de sus clases de baile, dos charlas por Zoom con María José Lois que inauguró el ciclo ‘Ejercita tu mente’, y la pasada semana la segunda con el músico Gustavo Ripa.

También la Cámara Española de Comercio y la Asociación de Empresarios Gallegos del Uruguay (AEGU) están dictando coloquios y encuentros por esta vía telemática con la aplicación Zoom, lo que ha llevado a que se fortalezcan los lazos entre empresarios al tiempo que se alientan a continuar y subsistir con sus empresas ante la crisis provocada por la pandemia del corona virus.

La Federación cancela centro de enseñanza de informática

Sin embargo, la crisis provocada por el encierro o aislamiento solicitado por el Gobierno uruguayo, que se ha hecho más enfáticamente a mayores de 65 años, ha resultado crítico para una colectividad española envejecida.

Esta población añosa es la que concurre y sustenta con su actividad a las instituciones y a los eventos que los clubes realizan.

La nota triste la escribió el profesor Alberto Fraga que estaba al frente del instituto de informática Galicia, que sostiene la Federación de Sociedades Gallegas del Uruguay en el local que cede la mutua Casa de Galicia en el centro de Montevideo.

Fraga explicó en una misiva que “desde mediados de marzo cuando esta ingrata pandemia nos recluyó a todos, suspendimos los cursos a poco de comenzar. Ahora ya en junio con la situación en parte controlada, empezábamos a ver la posibilidad de retomar los cursos en un principio con un par de grupos de 6 alumnos y los cuidados sanitarios que ya de alguna manera tenemos incorporados”.

Sin embargo informó que “en esos aprontes estábamos cuando de Casa de Galicia me llegó (la noticia) y en forma un tanto casual, que no se podría continuar allí el funcionamiento del Instituto”.

El local, por otras prioridades de la mutua que está en pleno plan de construir allí un nuevo emprendimiento asistencial, requeriría las salas que usa la Federación desde hace 14 años.

Así fue como Fraga confesó que “sin duda con cierto dolor pero asumiendo las realidades es que entiendo por terminada mi actividad en el Instituto, decisión que por otra parte pensaba tomar a fin de año, digamos que en lo personal esto solo adelantó dicha decisión”.

Mientras tanto, los directivos de la Federación de Sociedades Gallegas del Uruguay si bien oficialmente no han dado su versión, se asegura que están buscando otra locación para el instituto que tanto ayuda a los emigrantes más veteranos a incorporar en su vida las nuevas tecnología y así acercarse a sus seres queridos en la otra orilla del Atlántico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *